• Julio Frenk pertenece a la cuarta generación de médicos de su familia. Sus abuelos paternos huyeron de Alemania a principios de la década de los años 30 del siglo pasado para iniciar una nueva vida en México. Motivado por el profundo deseo de corresponder a la generosidad de otros, Julio Frenk se ha dedicado a una misión permanente por mejorar la salud, la educación y el bienestar de personas alrededor del mundo.

    Desde agosto de 2015, el Dr. Julio Frenk es el Presidente (Rector) de la Universidad de Miami. Antes de ocupar su posición actual, el Dr. Frenk fungió por casi siete años como Decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Harvard.

    El Dr. Frenk fue Secretario de Salud de México entre 2000 y 2006, periodo durante el cual se sentaron las bases de la cobertura universal en materia de protección social en salud. Esta ambiciosa reforma logró fortalecer los programas de prevención y establecer una nueva agencia de salud pública, la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios. Al mismo tiempo, se creó el Seguro Popular, el cual logró ampliar el acceso a servicios de calidad y la protección financiera para más de 55 millones de personas hasta entonces excluidas de la seguridad social.

    Entre los principales logros de su carrera, destaca el papel del Dr. Frenk como Director General Fundador del Instituto Nacional de Salud Pública de México, el cual se ha convertido en uno de los principales centros de enseñanza e investigación del mundo en desarrollo. Además, el Dr. Frenk ha ocupado posiciones directivas en la Organización Mundial de la Salud, la Fundación Mexicana para la Salud, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Instituto CARSO de la Salud.

    El Dr. Frenk también ha tenido una extensa carrera académica. Fue investigador titular en el Instituto Nacional de Salud Pública y profesor de la asignatura de salud pública en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Fue profesor titular en la Universidad Harvard y actualmente lo es en la Universidad de Miami.

    Su producción escrita incluye 186 artículos en revistas académicas, junto con un número nutrido de libros, capítulos de libro y artículos en revistas culturales y periódicos. Sus publicaciones académicas han sido citadas más de 28,000 veces. Entre sus libros se cuentan cuatro novelas para niños y jóvenes, las cuales explican el funcionamiento del cuerpo humano.

    Es miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos, de la Academia Americana de Artes y Ciencias y de El Colegio Nacional.

    El Dr. Frenk se graduó como médico cirujano por la Universidad Nacional Autónoma de México. En la Universidad de Michigan obtuvo tres grados avanzados: Maestría en Salud Pública, Maestría en Sociología y Doctorado Conjunto en Organización de la Atención Médica y en Sociología.

    Entre otros reconocimientos, ha recibido grados Honoris Causa por 10 universidades de México, Estados Unidos, Canadá y Europa. Así mismo, el Dr. Frenk recibió el Premio Clinton al Ciudadano Global por cambiar “la manera en que los prestadores de servicios y los tomadores de decisiones de todo el mundo piensan sobre la salud”.

  • Como ustedes se habrán dado cuenta, la birria está de moda. Existen birrias con ramen, birrias de res, quesabirrias… Por supuesto, nosotres quisimos subirnos a ese tren e imaginamos una birria vegana. “¿Cómo es posible una birria sin carne y sin fingir carne?”, le preguntó Diego a nuestro asesor Hugo Cruz. Sencillo: “La birria es el adobo.” Es cuestión tan sólo de mover el marco teórico. Una vez que se libera la mente de la costumbre, de la idea de que la birria está hecha de carne –carne de cualquier mamífero–, se abre un cajón enorme de posibilidades. Aquí, aprovechamos la temporada de lluvias en la ciudad de México y sus alrededores y tomamos la riquísima variedad de hongos que crecen en sus bosques para nuestra birria. (En la receta a continuación hay hongos fáciles de conseguir comercialmente pero la recomendación es buscar silvestres; el reino fungi es interminablemente variado.) No olviden esta frase: “La birria es el adobo”, y pronto estarán inventado birrias de cualquier cosa. Casi cualquier cosa.

    (más…)

  • En la portada de Cool beans, muy buen libro de Joe Yonan, hay un pan de masa madre cubierto de una especie de fabada vegetariana. (Todas las recetas en ese libro implican alguna leguminosa.) Esa foto nos abrió los ojos, revelándonos que todos los molletes forman parte de varios géneros: el de sándwiches abiertos, el de pizzas, el de leguminosas empanadas… Aquí, decidimos agregarlos al género de tortas ahogadas. Frijoles criollos con su caldo, brócoli para darle mayor corpulencia –este sería el segundo tiempo de nuestra cena–, queso maduro y una ensalada de yerbas fresquísimas con cebolla morada en curación rápida para servir como el inevitable pico de gallo de todo buen mollete. Nomás que ahogado. Fuentes de inspiración brotan en lugares inesperados.

    (más…)

  • Imagen: CRASH

    CRASH

  • Toda cocina es colaboración. Para la primera botana del especial Acceso a la salud propusimos un chicharrón de kale con polvito de chiles secos y apenas un poco de limón para ponerle en el último momento. Una receta de bien probada eficacia. Sin embargo, un día antes de rodaje Diego tuvo una inquietud: ¿no será muy poco para sostener la primera parte de la conversación con les invitades? Tal vez lo era. Nos regresamos a cocina e hicimos un guacamole que ya nos sabíamos de memoria: buena grasa para darle redondez al croc de ese platillo. Como pueden ver en el especial, resultó un combo ganador: una sorpresita escondida debajo de un emplatado minimal. En Pan y circo, como en la vida, todo lo hacemos entre todos.

    (más…)