[:es]MUBI Podcast Encuentros | T5[:]

En este episodio, se habla del cine como un motivo para regresar y marcharse del lugar de origen.

Elena López Riera es una directora española. Dirigió los cortometrajes Pueblo, Las vísceras y Los que desean, tres obras con un exitoso recorrido y el último de ellos premiado con el Pardino de Oro del Festival de Locarno. En 2022, su ópera prima El agua, se presentó en la Quincena de Realizadores de Cannes, Toronto y San Sebastián y fue nominada a dos premios Goya. En su filmografía, rodada enteramente en Orihuela, ha explorado la sensación de convertirse en extranjera, el deseo y la tradición oral de su pueblo natal, conjugando de forma sensible la realidad con la fantasía y el documental con la ficción. También ha trabajado como programadora para los festivales de Sevilla, Entrevues Belfort y Visions du Réel.

Por otro lado, Eduardo “Teddy” Williams es un director argentino, cuyo singular reconocimiento comenzó con su primer cortometraje Pude ver un puma, estrenado en la Cinéfondation del Festival de Cannes. Tras dirigir varios otros cortometrajes, en 2016 estrenó su ópera prima El auge del humano en Locarno, donde obtuvo el Premio Cineastas del Presente. Siete años más tarde, volvió a la competencia oficial de este mismo festival con El auge del humano 3 y obtuvo el Premio Tabakalera de San Sebastián. En su filmografía, caracterizada por su innovación técnica y espontaneidad, se ha aproximado a la virtualidad, escenarios geográficamente distantes y el desenfado y el malestar de distintos jóvenes alrededor del mundo.

Elena y Eduardo hablan aquí de la necesidad de reconocer otros esquemas de producción que hoy permiten la creación de un cine diverso.

Invitados

 

Créditos

Con la participación de Elena López Riera y Eduardo "Teddy" Williams

  • Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea y Ricardo Giraldo
  • Producción y supervisión:Ricardo Giraldo y Fernando Peña
  • Productores ejecutivos: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna y Gael García Bernal
  • Sonido y música original: Andrés Solís
  • Investigación, guion y transcripciones: Andrés Suárez
  • Transcripciones y apoyo en guion: Fernando Peña
  • Coordinación de invitados: Mónica Pérez
  • Voz: Elvira Liceaga
  • Marketing y comunicación: Sofía Chacón y Fabiola Quintero
  • Grabación de Elena López Riera en Argentina: Agustín Alecha en MCL Estudio
  • Fotografía de Teddy Williams: Norman Wong

La Corriente del Golfo Podcast y MUBI todos los derechos reservados © 2023

Transcripción

CRÉDITOS INICIALES E INTRO

  • Arranque sonido de prendido de “proyector” o sonido que considere Javier
  • Créditos producción (Voz Elvis): 

MUBI y La Corriente del Golfo Podcast presentan

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música
  • Nombre del pódcast y ID sonoro (Voz Elvis): 

ENCUENTROS, un podcast de MUBI. La plataforma de cine seleccionado a mano.

  • Extracto conversación 1 

TEDDY WILLIAMS: “Bueno, inventar tu manera de trabajar también es un talento”, ¿no? Obviamente uno no lo siente así cuando lo está haciendo o yo ni me pregunto, no hago preguntas sobre mi propio talento porque sería un desastre. Pero sí tiene que ver con esto que decías de la industria o de cómo conseguir dinero, digamos, y con inventar tus propias maneras de trabajar.

  • Statement (Voz Elvis): 

Las voces más destacadas de Latinoamérica y España se reúnen para compartir y explorar el cine que nos gusta ver.

  • Extracto conversación 2

ELENA LÓPEZ RIERA: Yo hago cine por eso, porque me fui, si no me hubiera ido, nunca hubiera hecho cine. Siempre hice cine desde la nostalgia de ese lugar. Tengo como los recuerdos que se me escapan y no quiero que se me escapen y, y, y los necesito, ¿no? Grabar de alguna manera o volver a revisitar. Pero si no me hubiera ido del pueblo nunca, nunca habría hecho cine.

  • Presentación de invitadxs 

En este episodio, se habla del cine como un motivo para regresar y marcharse del lugar de origen. 

 

Elena López Riera es una directora española. Dirigió los cortometrajes Pueblo, Las vísceras y Los que desean, tres obras con un exitoso recorrido y el último de ellos premiado con el Pardino de Oro del Festival de Locarno. En 2022, su ópera prima El agua, se presentó en la Quincena de Realizadores de Cannes, Toronto y San Sebastián y fue nominada a dos premios Goya. 

 

En su filmografía, rodada enteramente en Orihuela, ha explorado la sensación de convertirse en extranjera, el deseo y la tradición oral de su pueblo natal, conjugando de forma sensible la realidad con la fantasía y el documental con la ficción. También ha trabajado como programadora para los festivales de Sevilla, Entrevues Belfort y Visions du Réel. 

 

Por otro lado, Eduardo “Teddy” Williams es un director argentino, cuyo singular reconocimiento comenzó con su primer cortometraje Pude ver un puma, estrenado en la Cinéfondation del Festival de Cannes. Tras dirigir varios otros cortometrajes, en 2016 estrenó su ópera prima El auge del humano en Locarno, donde obtuvo el Premio de Cineastas del Presente. 

 

Siete años más tarde, volvió a la competencia oficial de este mismo festival con El auge del humano 3 y obtuvo el Premio Tabakalera de San Sebastián. En su filmografía, caracterizada por su innovación técnica y espontaneidad, se ha aproximado a la virtualidad, escenarios geográficamente distantes y el desenfado y el malestar de distintos jóvenes alrededor del mundo. 

 

Elena y Eduardo hablan aquí de la necesidad de reconocer otros esquemas de producción que hoy permiten la creación de un cine diverso. 

 

  • Continúa música 
  • INICIO 

[Elena se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS: A ver qué hacemos ahora.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: No sé, ¿qué hacemos? Eh, pues, eh, bueno, lo primero, qué loco que yo esté en Buenos Aires (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, ¿no?

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) y tú en Atenas, ¿no?

 

TEDDY WILLIAMS: ¿Por qué estás en Buenos Aires? 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Buena pregunta, ¿por qué estoy en Buenos Aires? Eh…

 

TEDDY WILLIAMS: Si querés contar, no tenés que contar todo tampoco.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Luego te cuento todo en cuanto cerremos los micrófonos. [Teddy se ríe] Pero bueno, no, principalmente porque estoy… No, porque, porque estoy escribiendo para la próxima película y quizá filmo una parte aquí y estoy como buscando lugares, pero, (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Ah, qué bueno.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) pero no sé muy bien qué estoy buscando. Y, y justo cuando estaba leyendo tus extractos de tus entrevistas que, que me enviaron para preparar esta charla, me hizo mucha gracia lo que decías de que conocías, conociste el mundo primero por Internet.

 

TEDDY WILLIAMS: Ah, sí. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y ahora estoy buscando algo que no sé qué… como que estoy buscando cosas que… o sea, lugares que me inventé un poco, que vi por internet, que… Y es una sensación que nunca había tenido porque como siempre filmé en mi pueblo que conozco muy bien, de repente (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Claro.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) no sé qué hago acá, [se ríe] como… no sé qué estoy buscando. Pero ya está, estoy súper contenta de estar acá.

 

TEDDY WILLIAMS: ¿Y esta va a ser en tu pueblo y en Buenos Aires o Buenos Aires y otro lugar?

 

ELENA LÓPEZ RIERA: No, mi pueblo ya fue, ya, ya fue. 

 

TEDDY WILLIAMS: Ah, ya fue. Ah, muy bien.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí.

 

TEDDY WILLIAMS: Bueno, te puedo decir. Después si buscás cosas te puedo ayudar a pensar.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Vale, sí, después te pregunto.

  • INSERT MÚSICA 
  • Nombre de episodio

Episodio 5. Un deseo colectivo

  • INSERT MÚSICA
  • Fragmento película

FRAGMENTO DE EL AGUA 

-Que me tengo que ir… Que tengo miedo del agua
-Pero ¿qué estás diciendo? ¿Estás loca o qué?

-¿Por qué estoy loca? Tú deberías saber mejor que yo que a veces tienes que irte y ya está…
-Ya... Es que yo no sé muy bien lo que es irse. 

-Ya lo sé, ¿qué te crees, que soy tonta? Ya sé que nunca has estado en el extranjero y que me has mentido

  • (Voz Elvis):

Acabamos de escuchar un fragmento de El agua, de Elena López Riera

  • Inicia la conversación


ELENA LÓPEZ RIERA: ¿Cómo describo mi relación con mi lugar de origen? Pues bastante esquizofrénica, creo, porque por ahora siempre, siempre trabajé en mi, en mi pueblo, mis cortos y mi largo lo hice en mi pueblo, que es un pueblo donde nací y donde crecí en el sur de España, que se llama Orihuela. Y bueno, siempre quise irme de ahí desde que tengo uso de razón, como que mi obsesión era huir, como que lo odié mucho durante toda mi adolescencia y luego me fui a los 18 años y, y, y no paro de volver ahí, ¿no? Como que hay algo de no, no, no resolver esa tensión entre querer ser de un lugar y querer no ser de ese lugar al mismo tiempo y a través… O sea, creo que sí que el cine me ha servido para, bueno, resolver la duda, ¿no? Porque sigo teniendo la duda de… bueno, la sensación de que estoy mal en todas partes, sí, que no soy como de ningún lugar, eso no se resolvió, pero creo que sí que hay algo del cine que te permite, bueno, ver los lugares de otra manera, que a mí eso sí que me interesa como ejercicio, ¿no?, del lenguaje cinematográfico. Como volver a lugares que conozco súper bien, donde crecí, donde tengo todos mis recuerdos, mi familia, todo… bueno aparte de toda mi familia sigue ahí, soy la única que emigró y todo el mundo está muy feliz de estar ahí. Y como que volver con una cámara o volver con una historia de ficción y encontrar a la gente de allá del lugar… O sea, como que volver con la herramienta del cine sí que… bueno, te obliga a mirar las cosas de otra manera, ¿no? Aunque sean cosas que conoces muy bien. Y eso me gustaba mucho cuando leía tu, tus entrevista, ¿no? También como… Por eso decía antes que quizá tenemos como contradicciones, pero que se tocan en un punto, ¿no? Bueno, que me da la sensación a mí cuando veo tus películas que como que el medio es, es, es esencial, ¿no? Como que acercarte a esos lugares que quizás no conoces, pero a través de la herramienta del cine hace que lo veas de otra manera completamente distinta, ¿no?, me imagino… 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y eso creo que aunque lo hacemos de manera muy distinta, es algo… O sea, al final es la misma pregunta, ¿no? Como cómo el cine te ayuda a relacionarte con el lugar. 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí. [Carraspea] Sí, de una, con el lugar y con la gente, es verdad. Ehm, no sé, estaba pensando… Los primeros cortos que hacía en la universidad eran en mi casa y en mi barrio, o sea, empecé muy por donde estaba y ahora hago cosas muy lejanas en lugares muy lejanos. Ehm, o sea, al principio grababa, no sé, tengo una relación… creo que también pensaba en relación a lo que, a lo tuyo, que donde yo vivía es un lugar por ahí, un barrio del suburbio de Buenos Aires, pero el tipo de lugares que es muy común hoy en día en muchos lugares, donde no hay mucha identificación con el lugar en general o yo qué sé, no conocés a tu vecino, no hay como un sentimiento que por ahí en ciudades chicas y pueblos chicos todavía hay, creo. Y yo tampoco me… Mis amigos eran todos de otros suburbios lejanos del sur y del oeste, yo vivía en el norte, entonces no sé, nunca tuve tanto apego por ahí y después tuve curiosidad por… En realidad no empecé a tener, empecé a mostrar películas que hacía en Buenos Aires en… y ahí empecé a viajar, antes no viajaba, y entonces empecé a descubrir qué era estar rodeado por gente que habla otros idiomas, por otros tipos de sensación en el aire, por otros paisajes, por otras combinaciones de ciudad, naturaleza, etcétera, que me sorprendían mucho y me daban curiosidad y, y después… No, no sé, siempre tuve curiosidad y cuando tuve un poco de plata por primera vez, que fue cuando fui a una escuela en Francia, se me ocurrió “¿Qué puedo hacer que sea útil o que me vaya a enseñar algo que sea bueno de hacer con el dinero?” y se me ocurrió que viajar a un lugar al que probablemente nadie me vaya a invitar y del que sabía poco, era algo útil y fui a Sierra Leona a hacer un corto. Todo esto igual se está desmarcando un poco del origen de la pregunta, pero bueno, así soy, parece, pero [se ríe]... 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Pero está buenísimo esa idea de desmarcarse, ¿no?

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Creo que te representa de alguna manera, ¿no? Como ese desvío de irte hacia otro… Está bueno. 

 

TEDDY WILLIAMS: Cierto, se ve que no soy muy apegado al origen. No, igual tampoco tengo un rechazo ni una cosa en contra, para nada. O sea, los primeros veinticinco años de mi vida viví en Buenos Aires y obviamente reconozco que eso me formó y así eso influye mucho en quién soy, [se mueve el micrófono] pero, pero sí, siempre soy un poco de como mirar para adelante y seguir y tener curiosidad y no estar muy tan apegado con, con eso de, del origen o de dónde soy. Igual sí me interesó después de haber vivido unos años fuera de Buenos Aires para el primer largo que hice, El auge del humano, volví a Buenos Aires a grabar y ahí grabé en los suburbios de Buenos Aires, pero en otros. O sea, quería volver y ver cómo miraba yo mi lugar, habiendo vivido ya un tiempito fuera y… Pero sí me daba curiosidad ir a otros barrios del Conurbano bonaerense, que es gigante y nunca terminaré de conocer. Y entonces grabé, digamos, en el lugar, mi lugar de origen, pero variando un poco y creo que eso fue bastante bueno. Después volví a salir y esa peli y grabamos en Mozambique y en Filipinas, pero… Bueno, sí, un poquito…

 

ELENA LÓPEZ RIERA: ¿Y te parece que miraste diferente Argentina al volver? 

 

TEDDY WILLIAMS: Mmm, supongo que sí. O sea, eso ya pasó, fue en el 2015, lo cual me parece tan lejano ahora que ya no recuerdo. Seguro que sí. Recuerdo mucho la primera vez que volví a Buenos Aires después de haber estado creo que uno o dos años afuera, eso fue muy fuerte para mí, como que me parecía increíble las dimensiones del lugar, era de la ciudad que conocía, pero en las avenidas que recordaba enormes, me parecían chiquitas o las cosas que recordaba chiquitas me parecían enormes [golpes en el micrófono]. También me pareció muy loco darme cuenta de obviamente –es algo muy obvio, pero por ahí cuando no has viajado no lo sabes tanto, creo– como toda la carga que tiene, ¿no? Tu ciudad. Los recuerdos, el tiempo que está ahí guardado en esquinas, en parques, etcétera, que cuando vivís ahí ya lo das por hecho, pero cuando vas a ciudades que no tienen ninguna carga o tienen cargas diferentes, digamos, no de recuerdos de tu vida, volvés y decís “Uff”. Y a mí eso, yo prefiero escapar por ahí un poco, entonces no me gusta tanto, pero sí fue interesante, ¿no? darte cuenta de esa… 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: ¿Preferís escapar de los recuerdos? 

 

TEDDY WILLIAMS: [Se ríe] Un poco sí. O sea, trato de no tanto, pero… o sea, intento que no sea muy extremo porque no creo que sea algo muy bueno para hacer. [Elena se ríe] Pero sí, o no sé, siempre estoy como en una de... Sí, no sé, por ahí con… sí, por ahí porque en Buenos Aires tuve cosas muy así… bueno, como todo, ¿no? Épocas de tu vida que fueron más duras, capaz no te agrada tanto revivirlas y, y ahora no siento eso, pero ahora vivo en movimiento, la verdad. O sea, no, no llegué a, a crear eso en otra ciudad, digamos. Me muevo mucho. ¿Pero vos cómo fue tu, tus diferentes vueltas? Porque has tenido varias, a tu pueblo y te diste cuenta como si tu mirada cambiaba o cómo cambiaba o todo eso. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, o sea, de hecho escuchándote ahora pensaba que, que yo hago cine por eso, porque me fui, si no me hubiera ido, nunca hubiera hecho cine. Siempre hice cine desde la nostalgia de ese lugar. O sea, fue como lo contrario, tengo como los recuerdos que se me escapan y no quiero que se me escapen y, y, y los necesito, ¿no? Grabar de alguna manera o volver a revisitar. Pero si no me hubiera ido del pueblo nunca, nunca habría hecho cine. Para mí es, es, es, es como muy raro hacer cine en el lugar donde vives, como hay algo de lo cotidiano que no me… O sea, no sé, viví en París trece años y jamás, nunca en la vida se me ocurrió hacer una imagen de París. O sea, era como, yo qué sé, hostia, no sé, como hay algo de lo inmediato que conmigo no va. O sea, necesito como esa distancia de lo extraño, justo, de, de… eso justo que estabas diciendo, que nunca lo había pensado, cómo vuelves y tú crees que tu recuerdo está muy fijado, ¿no? Esta calle era así, este olor era así y no, o sea… [se ríe] Y vuelves y es todo diferente. Y a mí en esa diferencia que me genera mucha atención porque, porque como decía antes, pues es esquizofrénico y nunca me siento bien en ningún lugar. Digo “Ah, bueno, yo tenía mi recuerdo y mi casa y mi lugar de origen”, ¿no? Esa cosa de la identidad que parece que te protege. Puedo volver, puedo volver a casa y vuelves a casa y no es tu casa. O sea, hay algo ahí que nunca existe ese lugar, ¿no? Y siempre está mal [se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Entonces esa sensación que es muy dolorosa, o sea, y sobre todo para mí, es muy doloroso que, que me vean como una extranjera, porque obvio que soy una extranjera ya en cualquier lugar, ¿no? Y eso me… Desde que hice mi primer corto, en realidad, que… Bueno, hay una parte documental, ¿no?, donde grababa la fiesta del pueb… la Semana Santa y, y grabando retratos que me gusta mucho. El, el… Un chico me volvió la mirada, ¿no? Y era como “¿De qué vas?”, ¿no? Que… O sea, era una mirada muy desafiante, que es el último plano de ese corto, de Pueblo y, y ahí me dio vuelta todo porque dije “Claro, es que no soy yo mirando ese lugar, es ese lugar mirándome a mí, recordándome que ya no soy de ahí y que ya no soy de ningún lugar”, ¿no? Entonces pues decidí trabajar con ese dolor, a partir de ahí. O sea, en vez de esconderlo, ¿no? Como decir “Bueno, ya no soy de ningún, de ningún sitio” y es, y es muy loco. O sea, para mí es imposible hacer lo que tú haces… O sea, por eso me parece interesante, porque soy súper fan, pero es como lo opuesto a lo que yo, a lo que yo haría, ¿no? Como hacer lo inmediato, en donde estoy… Eso para mí es como, no sé, muy raro. Es muy raro trabajar con lo inmediato, necesito dolor, dolor posterior. [Se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS: Claro, wow. Yo justo cuando dijiste lo de que, ehm, hacés cine porque te fuiste, para mí es exactamente lo contrario: porque hago cine, me fui. Porque el cine fue lo que me llevó a, a viajar primero y a seguir viajando después. O sea, antes de, de hacer, de hacer películas había salido solo una vez de Argentina y, y nada, eso. Pero es verdad que… O sea, lo de lo inmediato es interesante, es verdad, y la urgencia también, ¿no? Es algo que uso mucho para trabajar. A veces es estresante, pero también es útil, creo. Pero sí, es verdad que por ahí como el tema de los recuerdos y eso, por ahí yo huyo un poco más a conectar con el dolor, tal vez, pero, pero sí, o sea, no hago películas donde vivo porque en general voy a lugares a hacer la película y en general voy, no sé, un mes y medio, porque es más o menos el tiempo típico que voy, y voy a hacer la película y sé que la tengo que hacer. Después el desafío es cómo hacer y qué hacer, ¿no? Pero no es que voy a pensar si la hago. Muchas veces voy a lugares que nunca fui, a veces voy a lugares a los que ya fui, pero, pero sí es eso, eso de lo inmediato sí tiene que ver, ¿no? Como voy, bueno, y tengo que tengo tanto tiempo para pensar, tanto tiempo para hacerla, después me tengo que ir y así es que haces en eso cómo se van a transformar tus ideas en ese tiempo, qué lugares vas a encontrar, todo, qué personas, cómo lo van a tomar, cómo lo van a transformar, ojalá, todo eso tienen que ver por ahí, bah, creo, ¿no? Tienen que ver con lo inmediato que decías y con cierta (...)

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, yo…

 

TEDDY WILLIAMS: (...) cosa urgencia. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: O sea que en tu trabajo hay algo que a mí me fascina, seguramente porque, porque nunca lo voy a poder hacer, que es eso, ¿no? Y me acuerdo que lo hablamos una vez en, en Bogotá que diste una charla súper interesante y como siempre dices, ¿no? “Yo no soy bueno para pensar en mi cine”, un poco las palabras, y en realidad no es verdad eso, pero bueno [se ríe]. O sea, quiero decir que la manera en la que explicas tu trabajo, tiene que ver con tu trabajo, ¿no? Y había algo… Me acuerdo que hablábamos y, y explicabas esa manera de hacer de “Llego a un lugar, no conozco a nadie, me contacto con gente”, ¿no?, “por Facebook”, me acuerdo que me contabas que–creo...  

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y ahí surge todo y hay, pero hay algo que es, que es muy hermoso… o sea, parece contradictorio, creo que no lo es, y en El auge del humano, que, bueno, me parece sublime esa peli, la 3, soy súper súper fan, porque hay algo de esa inmediatez, ¿no? Como de se, se, se siente esa inmediatez, es como la, la, a base del trabajo, pero al mismo tiempo yo tengo la sensación de estar viendo como un recuerdo que se fabrica. Bueno, también porque yo estoy obsesionada con la nostalgia y los recuerdos, pero, pero veo ahí como “Vale, es inmediato, hay algo de que, que no puedes como”, ¿no?, “como aprehender o tocarte o quedártelo, pero al mismo tiempo tengo la sensación de que va a ser un recuerdo del futuro”, ¿no? O sea, hay algo como de fantasmagórico ahí que me gusta mucho, ¿no? Como eso inmediato, pero sé que, que se va, que… No sé, hay como una nostalgia que no sé muy bien describir y eso me, me… O sea, no sé si pasa por los lugares, los paisajes o la gente que encuentra, ¿no? Pero hay algo ahí que… Bueno, te quería preguntar por la gente… O sea, ¿cómo te relacionas con esa gente que encuentras? Que me parece súper interesante porque al final es como son distintos, pero siem… O sea, no creo que los chicos que aparecen en El auge del humano 3 sean muy distinto de los de Pude ver un puma. O sea, no sé, hay algo como de la manera de relacionarse que es, ¿no? Parecida.

 

TEDDY WILLIAMS: Cierto. Sí, sí, sí, es verdad. Que no sé bien… O sea, bueno, en realidad sí. O sea, para buscar a las personas intento usar la mayor cantidad de métodos que se me ocurran y en el intento de buscar personas que sean de la mayor variedad de orígenes posibles. O sea, en cada ciudad donde voy, obviamente hay gente de muchas situaciones económicas, de muchas situaciones familiares, culturales, etcétera, e intento dentro de lo posible que sea lo más amplio, igual siempre, siempre es escaso y siempre hay más, por suerte siempre hay más diversidades para descubrir. Pero bueno, no sé, lo que hago en general es voy por la calle con papelitos para un casting y los reparto, los pegamos en paradas de bus y en parques o a veces en los lugares más chicos es fácil caminar y encontrarse con personas por casualidad y charlar. Después hacemos por internet también, como decías, eso, lo que más me sirve eso es que puedo hablar con gente que no tenga un segundo idioma o que tenga un segundo idioma que no es el mío, entonces no, no, no dependo del inglés, que es lo más típico, o de otros idiomas. Usando traductores puedo hablar, puedo pasarles el mensaje de lo que, digamos, de lo que buscamos, pero lo que buscamos es súper simple: alguien que tenga ganas de participar de la película. La verdad no tengo grandes especificidades, salvo en la última peli que sí buscamos con más, eh, incentivamos especialmente a que personas LGBTIQ vengan, porque también me parece que a veces es necesario ese incentivo, especialmente en algunos contextos en los que por ahí es un poquito más hostil. Entonces, si ves que está incentivado que vengas, creo que te da un empujoncito de animarte y eso es bueno. Ehm, y después por WhatsApp y todo y mandan videítos, cosas así y lo que… Creo que se refiere un poco a lo que decías de yo también, o sea, en el momento no me doy cuenta, pero cuando veo las películas sí se siente como una especie de ser… [se traba] similaritud, o similitud, perdón, de, de las personas de tantos lugares diferentes y de tantas situaciones diferentes. Creo que en principio es porque cuando, digamos, elijo a las personas, lo que, la primera razón es que sienta que yo me siento bien con ellas y ellas conmigo, lo cual supongo que ya restringe un poco a cierto tipo de sensibilidad o de ánimo o de… no sé. Uno se lleva bien con algunas personas naturalmente y con otras por ahí no tanto o surge una manera más fácil de dialogar y eso. Y me parece que eso está bueno porque también el trabajo que hago antes de grabar es charlar, o sea, no hay mucho más que eso. No es que practicamos actuación ni nada relacionado a eso, especialmente porque, o sea, yo no sé explicar muy bien la película antes de hacerla. No sé, no hay una sinopsis, no hay una historia, hay cositas sueltas, pero que, en general, cuando trato de decirlas generan más confusión que otra cosa. [Elena se ríe] Entonces creo que compartiendo tiempo entre las personas que van a actuar y yo, creo que ahí nos entendemos mejor, me ayuda a mí a imaginarme qué cosas de las que tenía pensadas puedo hacer, qué cosas nuevas vienen y también a las personas creo que las ayuda a darse cuenta un poco qué tipo de película voy a hacer sin que yo lo explique, ¿no? Al menos el ánimo, el espíritu de la película en algún modo, ¿no? Y creo que eso, por eso… Y después también está porque son pelis muy parecidas en muchos sentidos, como decías de las tuyas, ¿no? Como que a veces uno siente casi siempre la misma película con algunas variaciones y creo que eso también le da como que las personas se parezcan. Tal vez fuera de la peli se parecen un poquito menos que en las pelis, pero… Y después hay algo de ritmo, de tipo de diálogos, que creo que también las une un poco y une a las pelis. Pero sí, creo que me di cuenta de que al final, en el momento no me doy cuen… O sea, es así, es como gente que después de dos o tres días de haberla conocido, te queda en la cabeza o te despertó alguna curiosidad. Ehm, esas cosas. Pero nunca actuamos hasta que llega el momento de hacer una escena en el rodaje, digamos. Pero bueno, después también están esas estrategias, ¿no? De qué escenas pones primero para–que sabes que van a ser momentos un poquito más de nervios para todos y eso. Pero vos que creo que… Bueno, no sé. Bueno, vos primero hacías todo sin actores profesionales y después en el largo mezclaste un poco, ¿no? Bah, o no sé cómo es tu relación con eso. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Eh, pues esquizofrénica también [se ríe]. Yo hago cine para intentar ser, estar un poco menos loca, la verdad. No sé si lo consigo mucho, pero como que no tengo tampoco mucha planificación. O sea, no sé, no hice escuela, no sé, voy como inventándome a cada… Y en El agua solamente hay dos actrices profesionales que son la Bárbara Lennie y Nieve de Medina, que hacen de madre y de abuela, y todos los demás son gente del lugar. O sea, como que me fui… Sí, hay algo que eso sí que creo que es común y que para mí es súper importante, no sé si es un criterio muy profesional, pero es que te puedas ir a un bar con la persona que vas a filmar. O sea, para mí eso es súper importante. Si no me puedo ir a tomar cañas contigo, no… O sea, no sé, como… No entiendo, y hay gente que lo hace, pero es algo que para… yo no entiendo la misantropía en el cine, o sea, no entiendo gente que filma gente que no ama. O sea, para mí es súper extraña esta sensación. Y como espectadora tampoco. O sea, porque se siente, ¿no? Como que no hay amor. O sea, que igual es una palabra un poco cursi, pero para mí es súper importante. Siempre, siempre la uso para hablar de cine, pero porque es que, no sé, es como… Sí, esto que decía, ¿no? Como que alguien te queda y no sabes muy bien por qué, tiene algo de la magia, ¿no?, de esta persona “me interesa y quizá no es más interesante que otra, pero a mí me interesa”, ¿no?, y se me queda la cabeza. Y bueno, la del trabajo en El agua pues estaba muerta de miedo porque no, nunca había dirigido actores en realidad, ni profesionales ni no profesionales. También como la gente me pregunta mucho eso de, supongo que a ti también, ¿no? “¿Cómo trabajas con actores no profesionales?” y yo siempre pienso “Pero si la primera no profesional soy yo, si es que yo no sé ni cómo se llaman los planos”. O sea, cómo no le voy a poder decir a alguien [se ríe] cuando yo tampoco sé. Y no, y fue muy, fue muy bonito porque fue durísimo pero, pero fue bonito también como encontrar, eh, los person… a las personas que iban a, a encarnar esos personajes que en mi caso sí estaban muy escritos, era un guión como, bueno, más clásico, como con, eh, con una estructura muy definida al principio. Y lo que pasó luego es que no sabía cómo se tenía que dirigir a los actores, tenía como intuiciones. Y sí me pasó, no sabía que tu trabajabas así, pero sí me pasó un poco que yo tenía la intuición de que no tenían que haber le… O sea, como que no tenían que conocer muchas cosas de, de la historia, de los diálogos antes de empezar y no leyeron el guion hasta como una semana antes del rodaje. Y lo que hicimos fue pasar un montón de tiempo juntas. O sea, eh, me llevé a una coach, entre comillas, que no es una coach, es una poeta, que eso también me hace mucha gracia porque cuando leo tus entrevistas siempre hablas mucho de poesía y has trabajado con textos de Mariano Blatt y es como algo que te, ¿no?, creo que te nutre [golpe en el micrófono] bastante (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) y a mí también, entonces me llevé a una amiga poeta a hacer de coach de actores y fue buenísimo porque Violeta Gil, que es una, bueno, una poeta que admiro mucho –bueno, es poeta, escritora, dramaturga, un montón de cosas– y creo que hicimos una, no sé, un coaching muy poco ortodoxo que era, bueno, pues leíamos poesía, corríamos por los naranjos, jugábamos. O sea, pasamos un montón de tiempo y, y yo creo que eso sí que, bah, no sé si es muy profesional, creo que no, pero para mí era como súper importante poder construir un vínculo entre esas personas que no se conocían antes de la película y que yo no conocía antes de la película tampoco. Y, y bueno, sí que creo que en eso algo común tenemos, ¿no? De venir de una especie de documental o de idea del documental o de, bueno, hacer con lo que hay, ¿no? Con una cámara y lo que tienes a tu alrededor y para mí era importante que se crearan estos vínculos en la realidad y no que se crearan por un guión.

  • Arranca música de ENCUENTROS 
  • Sonido de que se acaba el primer rollo/carrete como en proyecciones análogas o sonido/s que considere Javier
  • Arranca música de ENCUENTROS 
  • INTERMEDIO 
  • Espacio de promo MUBI Voz MUBI (ELVIS):

MUBI, la plataforma de cine en línea que presenta una selección con curaduría. 

 

Películas increíbles, interesantes y hermosas de todo el mundo. Obras maestras del cine, retrospectivas de directores, programas especiales, estrenos exclusivos y selecciones de los principales festivales de cine del mundo. 

 

Siempre hay algo nuevo por descubrir. 

 

Para ver lo mejor del cine en streaming visita mubi punto com / encuentros y prueba MUBI gratis durante 30 días. 

 

Esto es M-U-B-I punto com / encuentros para obtener 30 días del mejor cine gratis.

  • Charla sobre películas favoritas Voz (ELVIS):

En este espacio, Elena López Riera y Eduardo Williams hablan de algunas de sus películas favoritas.


TEDDY WILLIAMS: Por decir lo primero que se me venía a la cabeza y no dar tantas vueltas ni ser tan complicado, ehm, y hacer un camino por ahí desde las primeras películas que por ahí me influenciaron, que eran películas con las que ahora no siento por ahí para nada mucha cercanía, yo qué sé, era cuando iba al cine con mi abuela en un shopping y veíamos películas de Hollywood, que era lo único que sabíamos que existía, bah, al menos yo, seguro ella sabía también de otras cosas, pero… En realidad, por ejemplo, me acuerdo, la única que me acuerdo que me produjo esto fue Star Wars, pero, pero también me pasaba con otras. Era como esta cosa de, bueno, entrar al cine y cuando salía de una película que me había atrapado por alguna razón, tenía esta sensación tan fuerte de ver todo a mi alrededor de una manera diferente, ¿no? Salía y salía del mismo shopping al que había entrado, pero era todo tan diferente pero de una manera física, ¿entendés? No era que empezaba a pensar “Bueno, esto no es como yo creía” o cosas más mentales. Era como que me duraba, no sé, algunos minutos, no sé cuánto tiempo, como… sentía que caminaba diferente, sentía que veía todo diferente, que… no sé, todo era diferente, lo sonoro, lo visual, era algo como muy fuerte que me atrapaba y que no tenía mucha explicación y que me pasaba solo con el cine, ¿no? Y que creo que tiene relación con el tipo de cine que hago ahora, ¿no? Pero después también, en ese momento, yo nunca me, ni me imaginaba que podía hacer cine también porque este tipo de películas son tan lejanas a mí que por más que me gusten, ni siquiera me hacía la pregunta de si yo puedo hacer cine o no porque veía Star Wars y no, no conectaba desde ese lugar. Sí me atrapaba y me llevaba a otro mundo por así decir, pero nunca me veía yo como que podía hacer parte de ese mundo, ¿no? En cambio, cuando después crecí un poquito y empecé a ver cine latinoamericano, sí tuve esa sensación y por ahí sí me nació esta idea de “Ah, yo puedo hacer esto tal vez”, obviamente no es que dije “Puedo”, pero en el sentido de que lo veía como algo más cercano y que convivía un poco más con… desde también la, la producción, ¿no?, como que uno se siente aunque no entienda mucho, sentí que es más cercano y también de las cosas que hablaban. Y una película que me acuerdo que me había gustado fue Luz silenciosa, de Reygadas, pero que también ahora por ahí ni siquiera puedo decir de qué se trata. La verdad es esa, lo que más me acuerdo es yo estar casi solo en un cine en el centro de Buenos Aires al que había entrado por casualidad, sin pensar demasiado y sentir una sensación tan fuerte, de otro tipo seguramente de descubrimiento también, de por ahí no ser tan consciente de que ese tipo de pelis existía, de también de esa capacidad del cine de llevarte a ritmos muy especiales de, de pensamiento y de, y de, de recorrer con tu mente, que son… que para mí es algo muy bueno del cine, ¿no? Como atra… Cuando logra atrapar tu mente y hacerla vivir en un ritmo en el que en tu vida normal no podés vivir. Y me parece que eso está bueno y que se relaciona mucho con lo que puede pasar después, cuando accedés a ese ritmo, también se aplica en otras partes de la vida para mí. Y eso creo que me pasó con esa peli y seguro con otras de esa época también. Y después pensaba también en alguna peli que haya visto hace poco, que me acuerde un poco más y de las que últimas que vi, me gustó… Pasa que ahora me cuesta más decir por qué, tal vez, pero bueno, no importa. Me gustó una de Hamaguchi que se llama Evil Does Not Exist que salió hace poquito. No sé, creo que me gusta también algo del ritmo y de ciertos usos de la cámara un poquito extraños en una peli en la que no me lo esperaba. Algo que me hizo pensar un poco en tu peli… Bah, no, muy lejanamente, pero cuando la vi en ese último plano de… creo que… no me acuerdo cuál de tus cortos en el que el chico mira a cámara y que después está muy bueno lo que vos decís con respecto a eso, pero que ya en el momento me encantó, como que la película termine así, que de una manera un poco inesperada y que tiene mucho sentido.Y acá hay una manera, hay un momento en el que la cámara es como una planta de wasabi que me parece muy bueno, el punto de vista de la cámara es el de una planta de wasabi y cómo llegás a eso y todo me pareció que estaba bueno. También me interesa mucho un poquito cómo habla de la relación con la naturaleza y con, no sé, las corporaciones, pero también cómo lo dice, ¿no? Por ahí dicho así no parece muy interesante, pero bueno, esas son las tres películas que vinieron. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Wow, qué diversidad [se ríe]. De Star Wars, unexpected total. Eh… sabés que no vi Star Wars [se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS: Yo, o sea, no puedo decirte nada, no conozco los personajes, ¿sabes? Es totalmente como todo...

 

ELENA LÓPEZ RIERA: No, me da mucha vergüenza, pero no, tengo, tengo que verla.

 

TEDDY WILLIAMS: No…

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, o sea, son… Esas tres películas es que las tengo muy presentes porque son películas a las que vuelvo todo el tiempo, o sea, como las veo cada, yo que sé, cada año o cada seis meses, o sea, no sé, como que…

 

TEDDY WILLIAMS: Wow.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, me gusta mucho volver ahí. Cada una la vi… yo creo que las descubrí bastante mayor, o sea, de hecho, claro, porque no, porque como decía que tampoco tengo una cultura muy cinéfila de pequeña porque no vengo de una familia de la cultura, ni había cine en mi pueblo ni nada, y porque nunca nadie me habló de ellas tampoco en la universidad. O sea, es como pelis muy pequeñitas, muy residuales de las directoras. Y, y bueno, de Chantal Akerman sí que News From Home recuerdo que, que alguien me la recomendó porque, bueno, con esa cosa que tenía yo de volver a casa y de la nostalgia del lugar y lo que dejas y todo eso. Y me voló la cabeza. O sea, me pareció, me parece como la peli más hermosa del m… y también porque es muy imperfecta, ¿no? O sea, las tres pelis que me gustan, son películas muy imperfectas y son películas que hay algo en lo que decías como del referente, ¿no? Que decías cuando viste Luz silenciosa pensé: “Esto sí lo puedo hacer”. O sea, a ver, perdón, no es que me esté comparando a Chantal Akerman ni muchísimo menos…

 

TEDDY WILLIAMS:  No, obvio. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Pero había algo de cómo está hecha la peli que dije “Ah, esto sí lo puedo hacer”. O sea, yo no puedo hacer, no sé, pues eso, Star Wars o una peli de Hollywood, ojalá, ojalá me llame Hollywood para hacer películas, creo que no, o sea, como que no me puedo proyectar ahí, pero digo, una película de una chica que se va a Nueva York y hace planos fijos y escucha la voz, o sea, las cartas de su madre, eso sí me puedo imaginar haciendo algo así. Y eso me gusta mucho. Y sobre todo porque estoy obsesionada con la voz, ¿no? Y con la voz de cada una. Las tres películas son tres directoras que utilizan su voz para hacer la película, ¿no? Y hay algo también de esa exposición, pero que es una exposición un poco cobarde porque no se está viendo tu cara, ¿no? Pero estás poniéndote, pero al mismo tiempo escondiéndote, ¿no? Hay algo ahí que es un poco… 

 

TEDDY WILLIAMS: No, pero tu voz es un montón. De hecho, yo prefiero aparecer caminando en una película, que a veces lo he hecho porque necesitábamos un extra más, que escuchar mi voz, que a veces es mucho más fuerte. Bah, depende para cada persona, ¿no? Pero puede ser muy fuerte. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: No, pero sí, sí, estoy completamente de acuerdo y por eso decía antes que, que siempre pienso en la voz como en el momento íntimo de estar en la cama con alguien, ¿no? Porque en realidad es súper íntima a la voz. O sea, nadie quiere escuchar su voz, nadie quiere escuchar su voz. Una foto la puedes ver, pero nadie quiere escuchar su voz, porque también no te suena igual… Eso sí que es el, el… Que lo pienso mucho, ¿no? Como la representación imposible. Tú nunca vas a escuchar tu voz como la escuchan los demás.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Jamás. Tu imagen la puedes ver muy parecida, pero la voz nunca. Entonces hay algo de cómo, bueno, Chantal Ackerman en esta, en esta película utiliza… ¿No? Y cómo toma el lugar de la madre. Bueno, es que esto, o sea, para mí es como con su voz está, está leyendo las cartas que su madre le envía, ella nunca escucha la respuesta de ella, solo las cartas de la madre. Y había algo en esa peli que me sigue obsesionando un montón, que es la simpleza. O sea, decir cosas tan complejas con un dispositivo tan sencillo que es planos fijos y, ¿no? Como había algo de la simplicidad (…)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) que es sobrecogedor, ¿no? O sea, cómo llegar a ese lugar. 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, tal cual.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y luego la de, la de Marguerite Duras, Le mains négatives, también creo que tiene un poco los mismos elementos, ¿no? Es un, no sé si la viste, es como un plano desde un coche en… 

 

TEDDY WILLIAMS: ¿Que hay una rotonda o algo así? Con una escultura. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, sí, sí.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí, igual mi memoria es pésima, pero me acuerdo de eso.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Bueno, es como… Es una cosa súper sencilla que es un plano desde el subjetivo de un auto al amanecer en, en París y que está como la ciudad y amaneciendo y como distintos lugares y la voz de Marguerite… Bueno, es súper romántica porque soy una romántica, y es como una especie de carta de amor así… La carta de amor más bonita de la historia de la humanidad. Claro, que también la vi y dije “¡Hostia, qué guay! También. Qué fácil esta película, solamente eso…” y luego pensé tienes que ser Marguerite Duras para escribir un texto que esté a este nivel, ¿no? Que por eso la peli es tan…

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí… 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Bueno, no sé, es como muy… pero muy sencilla. O sea, son como obras maestras así, como esta palabra que odio de “obras maestras del cine” pero… que no me gusta nada emplearla pero bueno, tienen algo de… Bueno, son pelis muy importantes, creo, por lo menos para mí, pero son muy sencillas al mismo tiempo y eso me gusta mucho, como poder imaginarte en las películas, ¿no? Como que tu proyección no sea… Y la película de esta de Le mains négatives tiene algo de eso. Y bueno, la última sí que ahí ya sí que me voló la cabeza. Me la recomendó un amigo, que es esta película La casa es negra de Forough Farrokhzad, que era una poeta iraní. La película la hizo en el 63, creo, y nunca más hizo películas, es su única película y, y… No sé si la viste, está en YouTube… 

 

TEDDY WILLIAMS: No, creo que no. Qué bueno.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y bueno, hace poco me enteré por un amigo, que también es la película preferida de Jonathan Glazer [se ríe]... porque es muy distinta también de lo que él hace, pero.. O sea, es como una peli, es una pequeña joya. Es como aparentemente muy sencilla, pero, pero tiene un ritmo de montaje alucinante, increíble y la propuesta de la película era hacer un documental sobre una leprosería, como lo peor, o sea, el peor encargo del mundo, ¿no? Como “Vete a una leprosería y haz una película hermosa”. Y la película es hermosa. O sea, es como en ningún momento puedes pensar en algo feo, ¿no? Es como, como esa mujer… Bueno, claro, que también era una poeta increíble, cómo transforma la lepra en belleza, ¿no? O sea, hay algo alucinante. Y también utiliza su voz, es un po… utiliza poemas que, un poema que escribe ella para la película y tienes al mismo tiempo la imagen de gente, bueno, con un cuerpo en descomposición, ¿no? Y, y hay algo de… Bueno, las tres, ¿no?, que es algo que a mí me obsesiona mucho del cine y, y que está en tus películas y creo que por eso soy tan fan también, como de que esas palabras y ese sonido no tiene una correspondencia con lo real, ¿no? O sea, con la imagen, perdón. Y la imagen también está muy apegada a lo real y se genera ahí una especie de fantasía que para mí es súper potente. Como la imagen es lo más inmediato que tengo, incluso en los tres casos están… bueno, rodadas como con equipo muy pequeño, muy asequibles y la, el sonido viene a crear ahí una colisión, así como que todo [hace sonido de explosión], como el amor, como que todo esté de repente fuera de control, ¿no?

  • Arranque sonido de prendido de “proyector”
  • Voz MUBI (ELVIS)


Segunda parte

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música (se queda de fondo para el arranque de la conversación, desaparece en fade out)
  • Retoman la conversación

ELENA LÓPEZ RIERA: No sé, de hecho, esto no estaba en las preguntas pero, pero ahora que pienso, ¿cómo te relacionas tú con esto de la producción y de la industria? Que creo que, que también determina mucho, ¿no? Cómo hacer, cómo hacemos las películas, porque es súper difícil.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: ¿No? O sea, salirte del camino de la industria. Quizás una película… O sea, una pregunta, perdón, menos romántica, pero creo que, que determina un montón la manera de hacer el cine. Bueno, a mí me determina un montón. 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, estoy de acuerdo, totalmente. De hecho, pensaba cuando hablabas algo que tiene relación con esto, que… con lo del talento que decías y digo: “Bueno, inventar tu manera de trabajar también es un talento”, ¿no? Obviamente uno no lo siente así cuando lo está haciendo, o yo ni me pregunto, no me hago preguntas sobre mi propio talento porque sería un desastre. Pero sí tiene que ver con esto que decías de la industria o de cómo conseguir dinero, digamos, y con inventar tus propias maneras de trabajar, ¿no?, que es algo que se complica más todavía. Creo que cuando querés encontrar tu propia manera de trabajar y a la vez, obviamente, necesitás dinero, a veces es difícil entender cómo hacerlo. Para empezar, lo hacía sin dinero, o sea, con muy poquito, realmente poco. Después qué es poco, es muy diferente para cada persona, ¿no? A veces voy a países más ricos en los que piensan que sin dinero es lo que para nosotros es muchísimo en Argentina y así. Pero, pero sí, lo empecé haciendo con amigos y amigas, lo cual es algo muy importante y creo que es lo más importante que me dejó la Universidad de Cine, digamos, más allá de muchas cosas que aprendí. Tener un grupo de personas que está como en la misma situación que vos y que queremos hacer cosas juntas, creo que es algo muy importante y necesario, no hubiera podido empezar sin eso. Y, y una vez que fui a hacer unos cortos… O sea, también trabajaba de cualquier cosa al mismo tiempo y ahorraba durante mucho tiempo hasta tener el mínimo para, no sé, para comida, transporte, las cosas mínimas que necesitábamos y después empecé a mandar los cortos a festivales sin saber nada. O sea, no tenía ni idea de qué era un festival de cine, sabía que existían, pero entré a internet así, mandaba DVDs por el correo en los lugares que no te cobraban fee, ehm, y así, no tenía idea de a quién le podía gustar, a quién no, mandaba muy al azar, la verdad. Era como mandar DVDs al mundo y ver qué pasa y después de a poquito empezaron a ser mostrados en lugares y después hice como un corto por año, lo que creo que me ayudó–Me salió naturalmente, no fue como una estrategia, pero creo que me ayudó un poco porque también yo veía al cine, eso, como un ejercicio también. Obviamente uno está “¿Por qué hago películas? No sé nada”, tenés todas esas inseguridades y decía “Bueno, al menos lo voy a practicar lo más que pueda”, ¿entendés? Para aprender practicando. Para mí, o por lo menos mi manera no era tanto volverme loco pensando porque ahí creo que me hubiera hundido en mis propias inseguridades también, en mis propios miedos, y en… Si me pregunto demasiado por qué voy a hacer yo una película, siempre voy a pensar que otras personas lo harían mejor. Pero, pero bueno, dije “Confío en que cada uno tiene su propia punto de vista sobre la vida y sobre el cine y sus propias maneras de usar las herramientas y, e intentar practicarlo lo más posible hasta que dé a ver si sobrevivís”, más o menos era eso. Porque mi… También mi objetivo a nivel dinero y eso que hablamos, era eso, intentar sobrevivir haciendo algo que me guste, ¿no? Que, que cuando era chico era, me parece algo muy difícil. O sea, bueno, es algo normal, ¿no? Pero la mayoría de gente que conocía tenía trabajos que no les interesaban para nada y pasaba la mayoría de su tiempo haciendo cosas que no les interesaban y eso es lo más común en el mundo y a mí me parecía un horizonte muy desolador y dije “Bueno, al menos voy a intentar que no sea así, después veremos si me sale” y creía que lo más probable era que no, pero digo, bueno, por lo menos sí lo intenté, después me voy a sentir bien con que lo intenté, ¿no? Y bueno, entonces era eso, hacer un corto por año, mandarlo lo más posible, no dejarte llevar mucho por ideas exageradas de éxito y de fracaso por ahí, que a veces hay mucho, ¿viste? Como también… O normal, yo que sé, empezás a mandar tu corto a lugares y muchos empiezan a decir que no y uno empieza a sentirse mal, obviamente, pero bueno, también tratar de, nada, eso, seguir adelante, concentrarse hasta que empiecen a decir un poquito más que sí. Y nada, después con lo de la industria… Me estoy yendo un poco por las ramas. Pero no, eso me sirvió mucho para después hacer mi primer largo, creo que todavía lo hice sin fondos clásicos. O sea, en todo este período no tuve fondos de institutos de cine porque creo que en general se basan la mayoría en escritura, ¿no?, que es lo que a mí menos me sale o me sale a mi manera, digamos. O sea, escribo y es útil como herramienta para mí y para mi equipo, creo, pero no para que sea algo interesante de leer o que los fondos o eso por ahí, yo lo entiendo por ahí como, como un objeto literario, no me parece interesante. Y a veces sospecho, no sé bien, depende de cada persona en cada fondo, pero que a veces es difícil ver el interés en algo escrito si no lo tiene como objeto literario, ¿no? Pero bueno, eso no es necesariamente hacer una película interesante. Pero bueno, entonces… Y después la primer, el primer largo, o sea, me ayudó mucho haber hecho muchos cortos antes, que creo que a mucha gente le mostró el tipo de películas que hago, variaciones, cortos que hice en Argentina, en Sierra Leona, en Vietnam, ehm, en Francia, ehm, en… No, y después se para el largo, volví un poco al origen, o sea, lo empecé haciendo también con mis amigos y amigas de la universidad con un poco de plata que ahorré trabajando, un poco que me prestó mi hermano y los equipos de la Universidad del Cine, que es donde estudié, que por suerte te prestan los equipos hasta muchos años después de haber terminado de estudiar, lo cual es muy útil. Y después con pequeños fondo, pequeño fondos de productores que para… tienen un poco de plata y para ellos por ahí eran poca plata, supongo, y les interesaba las pelis que hice. Siempre, en esta época siempre me fue… La gente que me ayudó fue porque vio una peli que hice, nunca porque leyó algo que quería hacer, digamos. Y digamos que fui encontrando eso, pero bueno, a la, a mi manera y nunca… sin, sin saber, porque no es algo institucionalizado, entonces siempre estás ahí como volando en una nube de, de confusiones y por suerte siempre lo logré, también con ayuda de productores y amigos muchas veces y recién en el último largo es el que tuvimos así más fondos institucionales que, que bueno, creo que también ayudó todo lo que hice antes, que fue bueno tener un poco más de plata, supongo, principalmente para poder pagar mejor a la gente con la que trabajo, pero también trajo todo un nuevo, un nuevo grupo de problemas a enfrentar y a aprender y a todo que, bueno, nada, es una… algo que ya veré si quiero repetir o no y cómo y bueno, nada, es todo, todo otro mundo que tiene sus, sus cosas buenas y malas también. Pero, pero sí, a mí a veces lo que pienso sobre esto es que me gustaría que haya por ahí –no sé exactamente cómo– pero que haya más fondos que no dependan tanto solo de la escritura, ¿no? No sé, pienso que podría haber… Que algunos dependan de la escritura obvio que está perfecto, porque también hay mucho cine que se hace desde la escritura y que está buenísimo, no es que estoy en contra de eso. Pero también creo que hay mucho cine que se hace desde otros lugares y que creo, al menos en los fondos que conozco, que tiene poco lugar, ¿no? Desde fondos que analicen tus pelis previas más que otra cosa o fondos que en los que puedas mandar, no sé, otro tipo de material y que la escritura o no esté o esté de un modo más secundario o acompañando, pero no sé, estaría bueno que haya una diversidad en cuanto a qué analizan los fondos para pensar qué es una buena película o qué puede ser. Obviamente siempre te puedes equivocar utilizando la escritura u otras cosas, pero nada, no sé, muy larga mi respuesta, ¿pero vos cómo te relacionas con esto? 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Bueno, yo te he hecho la pregunta adrede porque soy muy militante de esto. O sea, creo que cada vez que tenemos un micrófono en la boca hay que decirlo. Estoy cien por cien de acuerdo contigo. Igual, si yo transité en El agua un camino bastante más clásico, quizá por eso. Creo que tenemos que empezar a reivindicar que las maneras de producción también son formas estéticas y políticas de hacer las películas, ¿no?, y que no, no… Porque te determina tener que hacer un guion que esté súper escrito, súper… O sea, cosa que yo hice para poder tener fondos, digamos, públicos, de una manera clásica, ¿no? En tres países coproductores además. Y yo dije “Vale, quiero hacer esta película, quiero, bueno, probar esta manera tradicional que nunca había probado de hacer el cine”. Y tardé como dos años en escribir un guión que madre mía, o sea, que luego no rodé y que no monté, ya lo sabía yo que no iba… [Se ríe] Ya sabía que no lo iba a utilizar, pero bueno, digamos que probé esa manera de, de hacerlo más clásica. Y lo que me molesta mucho, igual creo que bueno, en este caso sí me sirvió escribir para mí algunas cosas, pero creo que hay que reivindicar lo que tú dices, o sea, una diversidad, que en el cine, que no existe la manera de producir y que determina las películas que vamos a hacer y lo que no puede ser es que se, es que se base todo en un objeto que además no tiene, o sea, es inútil el gui… O sea, voy a decir una barbaridad que me van a matar todos los guionistas, pero que se supone que es un medio para hacer una película, no es un objeto en sí mismo, ¿no? No es literatura, (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) no, no, no es un objeto artístico. Bueno, se puede discutir, ¿no? Y aquí abro como debate. Pero, pero creo que, que, que se le da tanta importancia en todas las comisiones públicas a ese objeto que después no se utiliza, que, bueno, que hace que al final todas las películas y los modos de producción se parezcan un poco, ¿no? Y en tu caso me parece muy interesante porque, porque me gusta mucho, que luego si quieres podemos hablar eso, que era una de las preguntas, ¿no? ¿Cómo utilizas los diálogos? A mí me, me alucina cómo utilizas la palabra en tu, en tu cine, y creo que tiene mucho que ver con, con que sí que entran en tu manera de escribir o de hacer, sí que entran objetos literarios, ¿no? La poesía creo que…no sé. Que, que hay otras maneras, hay otras fuentes que pueden nutrir una película. Entonces sí que creo que, que merece la pena que los cineas… que las cineastas y los cineastas hablemos de eso, ¿no? De como la financiación de las películas determina la película que vas a hacer o, o det… o hace que te vuelvas loco, ¿no? Como luchando contra cosas que no puedes luchar porque son más grandes que tú y que ponga la energía en lugares que no tienes que ponerla, ¿no? Y que hay… Y creo que sí que vale la pena que hablemos de procesos, de cómo llegamos a las cosas porque, porque si no parece que sólo hay uno, ¿no? Y, y, y el cine así… antes no era así. Yo sí que soy rata de filmoteca, así cinéfila, estudiar la historia del cine y todo eso, es que… Por ejemplo, me acuerdo cuando… Igual me estoy yendo un poco por las ramas, pero creo que es útil. Cuando estaba preparando El agua y era una lucha constante contra… Igual tengo la suerte de trabajar con productores que me acompañan y entienden mi manera de, de hacer las cosas y por suerte me salvaron la vida. Pero digamos que la industria, los trabajadores de la industria clásica todo el tiempo te están diciendo “Esto no se puede hacer”, ¿no? “Esto siempre se hizo así” y a mí me volvía loca, decía “¿Pero cómo, quién es la policía del cine que va a venir a decirte que, que necesito siete asistentes de dirección? Pero si estoy en mi pueblo, la piscina de mi pueblo…”. O sea, a mí era algo que, que no, que no entendía y siempre hay alguien para venir y decirte “Siempre se hizo así” ¡y es mentira! Vos vas a ver los títulos de crédito de una película de Renoir o de La maman et la putain y eran cuatro personas en el equipo, ¿no? Y dices “¿Pero cómo, cómo Jean Eustache con, con, con cuatro personas en una habitación y una cámara de 35mm hizo La maman et la putain y a mí me estás pidiendo que tenga siete asistentes de dirección?”. O sea, no… No sé, creo que sí que determina un montón la manera en que se hacen las pelis y la manera como te acercas al paisaje, a la gente, a todo, ¿no? Como, para mí no sirve tener veinticinco mil personas en un set de rodaje.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, totalmente. Y muchas veces puede ser contraproducente. Pero sí, sí, es súper importante. Y más que nada la diversidad, yo que sé. Obviamente es eso, como que cuando todo tiende a centrarse en una sola manera de hacer, creo que no es bueno para nadie, ¿no? Y después, nada, siempre todos los procesos van a ser, digamos, van a tener sus fallas. Pero bueno, al menos, al menos si hay diferentes tipos de procesos uno puede ir intentando. Pero sí, supongo que todo tiende a, no sé, a siempre… bah, uno lucha por, por la diversidad en muchos sentidos y hay otras fuerzas que luchan por lo contrario. Pero, pero sí está bueno hablar de eso, me parece. 

  • Fragmento película

FRAGMENTO DE PARSI 

- Parece Nachito

- Parece algo raro

- Parece que es bueno de verdad

- Parece blablablá…
- [...]
- Parece que hoy me voy a dormir temprano
- Parece la luz amarilla de un día a la tarde
- Parece un corto reflejo de luz sobre una superficie líquida…

  • VOZ MUBI:

Acabamos de escuchar un fragmento de Parsi, de Eduardo Williams

  • Retoman la conversación


ELENA LÓPEZ RIERA
: Me pasaron tus entrevistas y decías que, que no le prestas tanta atención al diálogo o que te lo encuentras por el camino y, y a mí hay algo que me alucina mucho de tu trabajo es que para mí los diálogos son súper importantes en tu trabajo porque justamente están como medio desubicados, ¿no? Y como que te llevan a otro lugar que no es el que estás viendo, de alguna manera, ¿no? Hay algo muy mágico… O sea, no sé, para mí como es como ciencia ficción. Todos los diálogos de tus pelis están como en otro… O en la poesía o yo qué sé, eso que te lleva a otro lugar que no es el que te está llevando la imagen necesariamente. Y nada, quería preguntarte cómo trabajas, que me intriga mucho el trabajo con los diálogos con otras lenguas, que también es, me parece dificilísimo. O sea, yo no sé cómo haría de trabajar con una lengua que no entiendo y nada, y lo de la poesía. O sea, una de mis pelis que más me gustan tuyas es Parsi y no sé cómo trabajas, o sea, no sé, como con la poesía, como con el ritmo, creo que hay algo de la cadencia, ¿no? Que es de este ritmo que viene, no sé, sobre las imágenes, que me ha gustado un montón y te quería preguntar cómo trabajas eso.

 

TEDDY WILLIAMS: Bueno, tiene que ver un poquito, no del todo, pero con lo que decíamos recién de la producción y el peso de las palabras en, en muchas partes de nuestra sociedad y me parece que el cine tiene algo bueno que puede ser… muchas veces hay un cine que se basa mucho en las palabras y yo siento que sí son importantes los diálogos en mis pelis, pero siempre intento que nunca tomen el poder, por así decir, en el sentido un poco de lo que decías vos, como que nunca pasen a ser algo que, que cubra toda la atención o que acapare el sentido y que no le deje espacio a los otros sonidos y la imagen de también estar contando cosas, ¿no? Siento que a veces, depende cómo uses las palabras, hay algunas que, que toman todo el poder y terminan a, no sé, terminan por tomar el poder de lo que uno ve y siente en la película. Pero sí, y por eso también me interesa que haya diálogos y a la vez ver cómo pueden estar– O sea, no necesariamente no tienen que estar, digamos. Entonces qué tipo de diálogos pueden estar ahí constantemente, ehm, y no tomar el poder. Algo muy simple que me ayuda como un ejercicio a ver esto, es cuando uno no entiende, ¿no? Igual en las películas uno tiene subtítulos, pero también por eso creo que me da tanto placer estar en lugares donde no entiendo el idioma, como que te libera todo ese lugar en el cerebro que se ocupa por el sentido de las palabras, las imágenes y de todo lo que las palabras representan y generan cuando las escuchas y las entendés, entonces ves a gente que está hablando y se está comunicando, pero está usando sonidos súper diferentes a los que vos estás acostumbrado, ritmos diferentes, musicalidad diferentes y además tenés todo un espacio nuevo en el cerebro para observar la situación. Entonces, cuando empecé a viajar un poco por casualidad o por curiosidad, me empecé a dar cuenta de eso y, de hecho, el primer lugar donde fui fue Sierra Leona, que el idioma principal es un idioma que usa partes del inglés porque eran colonia inglesa y después de eso… o sea, no entendía nada igual yo, pero se parecía un poco estructuralmente a los idiomas que entiendo. Entonces dije “Quiero ir a un lugar donde entienda menos” y se me ocurrió ir a Vietnam, que tiene un idioma tonal, que seguro que no puedo explicar muy bien, pero una manera muy básica de explicar esto de lo tonal es que los tonos, el tono en el que uno habla, cambia el sentido de las palabras y para uno, en nuestros idiomas, al menos los que yo conozco, el inglés, el español, el francés, el tono en el que uno dice las cosas, no cambia nada, es una emocionalidad, es una intención, pero no cambia el… Entonces, bueno, nada, me pareció muy bueno… me dio mucha curiosidad eso y me pareció muy útil ir y tratar de hacer una película en ese contexto. Y también me encanta mucho ver qué pasa con las traducciones en general desde que escribo un diálogo hasta que llega el subtítulo, hay tres, cuatro o cinco traducciones en el medio entre que yo lo escribo o lo agarro de un libro en español, después al inglés, después al idioma de cada lugar, después cada persona lo toma y lo adapta a sus propias palabras y después vuelve al inglés y a veces vuelve a otro idioma para el subtítulo… Me int… Es muy lindo ver cómo fue cambiando o no, cuáles sobrevivieron muy parecidos, cuáles no, qué cambios hubo, todo eso me parece muy lindo y principalmente porque también para eso, eso me di cuenta que es que me sirve viajar, ¿no? Que igual lo podría hacer en cualquier lugar, ¿no? Pero a mi viajar me sirvió también para intentar que mis ideas sean tomadas por otras personas y otros contextos y otros idiomas y cambien en general para mejor, me parece a mí. No me interesaba tanto hacer una peli que sea tan centrada solo en mis ideas, quería ver, quería llevarlas a otros lugares y otros contextos y ver qué pasaba, ¿no?, con ellas, con esas intenciones o esas curiosidades que, que nacían de mí. Y bueno, el dialogo tiene que ver con esto. Y después también me interesa mucho como la mezcla entre improvisación y diálogos escritos, que es lo que más hago en mis películas. O sea, hay escenas en mis pelis que son totalmente escritas y terminaron siendo súper parecidas a lo que escribí, escenas que son totalmente improvisadas y en muchos casos, como decías, ni siquiera entendía lo que decían en el momento. Y la mayoría son una mezcla de las dos, y es eso lo que, o por lo menos es lo que más hice en la última peli, creo que en la otra también, y es ver cómo cambia la manera de hablar, todo, y cosas que a veces digo “Bueno, algunos espectadores sí se darán cuenta de esto y otros no, pero sí creo que genera algo más allá de que uno sea consciente o no de eso”. Y, y no sé, a veces caminamos por la selva y bueno, cuando… “Digan lo que quieran y cuando pasemos por este árbol, vos tenés que decir esta frase”, que por ahí es una frase que no tiene nada que ver con nada. Ya el ejercicio de ver cómo la meten y después de ver cómo eso cambia y después cómo vuelven a hablar de lo que quieren y después cómo a la otra persona le tocó meter otra frase. Todo esto entre ser uno mismo y ser otra persona totalmente diferente, que se da mucho en el cine, que tiene que ver por ahí con la ficción y el documental y todo, y cómo esto se puede dar en una caminata, en un lugar, en una ciudad, en una selva, en un bosque y cómo podemos ver el cambio, esto, de esto. No sé, me parece que es algo interesante de los diálogos. Parsi que me decías, que es un corto que hicimos, que hice en Guinea-Bissau y que tiene mucho… Es el que más tiene la carga de la palabra, por así, el que más claramente se ve la poesía, obviamente, porque bueno, es un corto que empezó por la idea de Mariano Blatt, que es un poeta argentino, que somos amigos hace mucho tiempo también y que yo muchas veces había usado ya sus, partecitas de sus poemas o cositas así, pero en general terminan muy convertidos, los pongo acá, allá, en todas las traducciones que decía. Todo, todo se queda, queda más el espíritu de eso que realmente la frase o lo que pude haber sacado. Pero bueno, él me propuso hacer un, una película usando su poema –que es un poema que se llama “No es” y que es un poema que él escribe para toda la vida y que siempre le sigue agregando frases. Y me gustó la idea. En principio no sabía qué iba a ser ni nada, pero bueno, ya sabía que me relacionaba con lo que él escribe, entonces obviamente me encantó y después fui tomando decisiones, no sé, un poco arbitrarias, dije “Bueno, quiero que la película dure lo que él tarda en leer el poema” y que era creo que 22 o 23 minutos, después quise llevar este poema que muchas veces es súper específico de Buenos Aires, de, de LGBT, de todo, cositas muy así como de, de lugares muy específicos de ciertos espacios, y llevarlo a Guinea-Bissau, llevarlo a ver cómo se relacionaba con gente también LGBT de allá, ver cómo se relacionaba o no y, y con la palabra, eso, me interesaba… Es la primera vez que cuando iba a grabar no sabía qué iba a hacer. Fui a Bissau, que es la capital de Guinea-Bissau, y sí, ahí me di cuenta, es la primera vez que tengo palabras todo el tiempo encima de lo que quiero hacer y qué voy a hacer, cómo relaciono con nuevas palabras que pueda agregar o no, ehm, pero estuvo muy bueno. Y sí, fue donde más estaba presente la idea de ritmo también, ¿no? Y musicalidad. De hecho, algo que me gustaba mucho del poema era eso, también por eso me gustaba que lo lea Mariano también y no otra persona y, y también algo que me gustó de esa película, y que me parece que tiene que ver con esto de los diálogos, es que la fil… la grabé con una cámara 360 y después la, el encuadre lo hice usando un casco de realidad virtual y grabando mi movimiento, ¿no? Y lo bueno también era que estaba escuchando el poema, entonces mi movimiento de cabeza o de cuerpo para ver qué mirar en cada momento, tenía que ver también con el ritmo del poema, que por ahí era algo que hubiera sido mucho más difícil de hacer en el rodaje, ¿no? Que sí podría haber estado escuchando en el rodaje, pero bueno, en general estás con miles de otras cosas alrededor. Pero, pero también me gusta…. Ahora no me acuerdo, pero lo que nos mandaron decía que teníamos maneras muy opuestas de relacionarnos a la palabra, eso me pareció lindo. Y, y también me llamaba la atención, no sé por qué, pero igual porque es algo que también yo no haría pero sí me gustó mucho, que también en tus pelis hablás vos much… creo que siempre o muchas veces al menos. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí.

 

TEDDY WILLIAMS: Y eso me pareció interesante, ¿no? Como elegir hablar vos me parece lindo y obviamente en algunas también usás texto, en otras usas las palabras de diferente manera, no sé, vos vas a saber decir mejor, pero no sé cuál es tu relación con, con esto. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, eh… Bueno, pues una relación de búsqueda también, ¿no? Creo que, que eso sí que lo tenemos en, en común, ¿no? No saber muy bien qué vas a hacer antes de hacerlo y como que cada peli te ponga un reto nuevo, ¿no? Como esto que decíamos antes del talento, la falta de talento, que da igual, o sea, da igual. O sea, creo que lo interesante es encontrar los recursos para ir respondiendo cada vez. Y, y en Parsi, o sea, no sabía todo esto que habías explicado, pero en Parsi sí que había algo que a mí por lo menos me influye, o de las pelis que más me gustan, y, y es como encontrar otros… O sea, a mí me, contrariamente a ti, me obsesiona la palabra, me encanta que la palabra tome el poder, como que me interesa mucho lo que significan. O sea, no sé, me relaciono de otra manera con eso. También me gusta muchísimo la poesía y volviendo a lo de la escritura del guión y los objetos literarios, creo que, no sé, para mí ha sido súper útil que la poesía me influya más a lo mejor que la narrativa a la hora de hacer pelis, ¿no? Como hay algo de justo lo que decías, ¿no? Del ritmo, de la cadencia. No sabía que habías filmado así Parsi pero tiene todo el sentido, que es una experiencia que casi nunca hacemos, o no conscientemente, yo lo intento hacer, modestamente… Bueno, intento aplicar esa cosa de la, del lenguaje poético, de la cadencia y de la voz, que estoy obsesionada con la, con utilizar la voz como elemento estético también, no solo lo que dice la voz, no solo que contiene la voz, sino la voz como, como una herramienta en sí misma, ¿no? Como que te va marcando un ritmo, una visión, una manera de percibir. O sea, que que la voz tenga accidentes, por ejemplo, me interesa un montón. Y eso creo que tiene que ver con la poesía también, ¿no? Como que la poesía es el único texto que está pensado para ser dicho de alguna manera, ¿no? Bueno, esto, yo qué sé, me lo acabo de inventar, igual no es así, pero, (…) [Se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS: Perfecto.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: [Se ríe] (...) pero me gusta pensarlo así. O sea, me gusta pensar que, que la poesía es el texto, el, el, el texto literario más humano de alguna manera, ¿no? Como que requiere de una voz, no es tan introspectivo como otras cosas y eso, eso me gusta mucho, como esa idea de la cadencia y la letanía, creo que en tu cine hay algo de eso. Yo sí eso sí que lo intento trabajar, no sé cómo se hace, pero mi obsesión… o sea, para mí la, la, el ideal de mi vida sería hacer una película como una letanía, que solo tenga voz. O sea, no sé, como que… Y eso te lleva a hacer, te lleve al cine de alguna manera. No, no lo he hecho, pero es, eh, es el objetivo de mi vida hacer un cine como, como una letanía, como algo que tiene que ver con, con una voz propia –que ahora explicaré por qué utilizo mi voz– y con una voz colectiva, ¿no? A mí hay algo que me obsesiona mucho de la voz, es en qué momento, esos momentos que tienen que ver con el éxtasis y con lo místico y con la idea de letanía que creo que está en Parsi, ¿no? Y por eso me gusta tanto, y en la poesía de Mariano que también me gusta mucho. Como de que, de que no sabes dónde termina tu voz y empieza la de los demás. Hay algo de repetir una cosa, repetir, repetir, repetir y si la repites con más voces, bueno, no sabes dónde te diluyes, ¿no? Y eso es algo que a través de la experiencia, solamente del sonido de la voz, pues pasa cuando, no sé, cuando vas a la iglesia y repites una oración, cuando haces yoga, cuando follas, no sé, hay algo ahí de esa cosa sonora que me obsesiona mucho de la voz. Y, y sobre todo en mis cortos lo he intentado utilizar, en el largo era más complicado porque estaba más escrito, pero igual me interesa mucho cómo viene la voz a marcar… o la voz en off, ¿no? Como de repente que no tiene un sentido narrativo explícito, pero tiene que ver con esta idea de la oración y todo eso y utilizo mi voz… No sé muy bien por qué utilizo mi voz en realidad, pero para mí es súper importante… Bueno, luego nunca he vuelto a ver mis películas, jamás, [golpe al micrófono] porque no, porque me pone súper mal y me da mucha vergüenza, las odio, o sea, tengo esta relación esquizofrénica con todo lo que hago y conmigo misma, que por es… que no termino de resolver, pero creo que para mí sí que es importante marcar siempre que las cosas las veo yo, o sea, es mi visión de las cosas y no es las cosas, sobre todo cuando haces documental, ¿no? En, en… tanto en Los que desean como Las vísceras, que son dos cortos que hice prácticamente sola porque, nada, el equipo era yo. Y a veces venía un dire de foto, a veces no, a veces… Eh, sí que tenía, era importante decir “No, esto no es un documental”, o sea, esta cosa clásica del documental es una visión objetiva del mundo antropológico, etnográfico, es como: es mi visión. Y la única manera que yo tengo, y para mí la más personal y la más íntima, es, o sea, la voz. Desde luego, creo que lo más íntimo que hay de una persona, ¿no? Y me gusta esta idea también de utilizar la voz con, como un objeto de, o sea, como un instrumento de transmitir la intimidad. Siempre pienso cuando hago la voz en off, es como si estuviera en la cama con alguien y para mí es una voz muy particular, ¿no? O sea, no, no… ¡Es que yo lo comparo todo [se ríe] siempre al amor y a esas cosas! Pero también me parece como, no sé, como un elemento útil para hacer películas, ¿no? ¿Si no para qué hacemos películas? Eh, y siempre pienso eso, como que es que estoy en ese contexto de intimidad y, y la voz es distinta, ¿no? Es distinta cuando estás en el espacio público, es distinta cuando estás en lo íntimo (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) y creo que hay algo de los accidentes de la voz que me, que me obsesiona y no sé cómo se traduce en cine. O sea, todavía estoy como haciéndome la pregunta constantemente. 

 

TEDDY WILLIAMS: Cierto, eso es re-interesante. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA:  Bueno, no sé si me fui por ahí a… 

 

TEDDY WILLIAMS: Pero… ¡No, no, te seguí! Y pensaba dos cosas, una era que también estaba bueno que se ve mucho en tu largo, pero supongo que también tal vez tiene relación en tus cortos, con lo que decías un poco de la tradición de la narración oral, ¿no? Que eso está muy bueno. Por ahí en mi vida no lo tengo tan presente yo, pero me parece que está buenísimo y que es una manera súper interesante y que existe. Obviamente es una manera muy antigua de usar la voz y de la primera manera en la narración, supongo, que está muy buena, y recién… 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí bueno, la tradición oral también para mí es súper importante porque es como la primera manera de cine. O sea, yo no, yo no… Cuando yo crecí, claro, yo soy más mayor que tú, cuando, donde yo crecí y cuando yo crecí no había internet. O sea, es que esto es loco, pero no… O sea, igual había en el mundo, en mi pueblo no había internet, en mi casa no había internet. Y no había cine, yo no tenía video en casa y no ten… O sea, la manera para mí de… por eso mi aproximación al cine es como muy intuitiva, muy visceral, porque para mí el cine era mi abuela contándome historias y yo imaginándomelas, pues no estaban esas imágenes. 

 

TEDDY WILLIAMS: Claro. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Entonces es súper importante… y también es otra pregunta que no he resuelto, ¿cómo, cómo se traduce eso en películas? No lo sé. Y en El agua probé como lo más literal que era filmar la tradición oral, así como intentar poner, darle a esa palabra de esas mujeres también el, el respeto y el espacio que requerían porque muchas no querían hablar, me decían que no sabían hablar, (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) que esto a mí me dio vuelta a todo, me volvía muy loca. Yo pensaba “¿Pero como una persona que, que está hablando dice que no sabe hablar?”. O sea que, que, ¿qué opinión tienen ellas mismas de su propia palabra? ¿No? Como que esto me, me… Pero igual no estoy de acuerdo que en tu película, en tus películas no haya tradición oral. O sea, para mí al contrario, ahí hay algo que yo intenté plantear en El agua, no sé si lo conseguí, y que sí está en tus películas, que es cómo se actualiza esa tradición oral. O sea, la oralidad no se va a perder nunca. En tus películas todo el rato están contando cosas (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) y cosas que no tienen que ver con lo que vemos, que es eso la tradición oral, ¿no? Como estamos acá en este lugar, pero te voy a hablar de otro que existe o no, de otro tiempo que (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Cierto.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) existe o no, ¿no? Como siempre es traer esa tradición oral y a mí lo que me gusta mucho de tus pelis también es eso, cómo llegas a representar la tradición oral hoy con otras generaciones, con, de otras maneras, ¿no? Incluso internet, que tiene muchísimo para mí de esa tradición oral. O sea, yo esas cosas que veo en tus películas de internet y esos cuentos de gente que siempre se está imaginando otro lugar, otra cosa nueva que, una historia de un amigo que no está ahí pero se la contó, era mi abuela con sus amigas contando… O sea, no hay tanta diferencia, solo que son otros canales, ¿no?

 

TEDDY WILLIAMS: Me gustó la relación entre pensar en la tradición de la narración oral e internet y pensé que se parece mucho, un poco, y a la vez es lo opuesto, ¿no? Porque creo que en la, lo que tenía también en la narración oral era que siempre te la decía alguien que conocés o que de alguna manera es próximo, puede ser tu abuela o alguien de tu pueblo o lo que sea. E internet tiene mucho de compartir historias, pero en algo súper opuesto que a veces son anónimas, no sabes de dónde vienen y eso también cambia mucho la relación, qué relación tiene uno con ese relato, ¿no? Pero ahora pensaba cuando vos decías, sí, que en mis pelis hay narra… hay algo de esto, pienso que tal vez como que en mis películas también intento llevar algo de ese mundo virtual al mundo físico. Entonces, tal vez lo que en internet a veces tiene otras, otras formas, acá se lo está diciendo una persona enfrente a la otra y por ahí eso cambia un poco, ¿no? 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, es verdad, no había pensado en esto de la identidad. Pero sí que creo que la oralidad está súper presente en tus pelis de una manera bastante parecida a lo que es la tradición, ¿no? De narrar mundos, ¿no? Que no están en este (...)

 

TEDDY WILLIAMS: Sí.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: (...) y que sí que están al mismo tiempo, eso me gusta. 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, estoy de acuerdo, estoy de acuerdo. También es que depende cómo la miramos. Bueno, eso es lo que intento hacer, películas que se puedan mirar desde muchos puntos de vista diferentes y creo que después me doy cuenta, uno las asocia con lo que le interesa a uno siempre, ¿no? Como todo lo que a uno le interesa, porque se relaciona con una manera, un punto de vista que te interesa a vos…  

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Aparte en El auge del humano 3 me parece que está súper presente esa tradición oral constantemente, ¿no? De cómo contar lo… ¿no? Y ese lugar un poco mítico, mítico, ese paisaje que nunca se termina de reconocer, de recorrer, pero que está ahí. O sea, para mí, yo te… Bueno, claro, uno, como tú dices, se relaciona con lo que le interesa y yo [se ríe] me interesa mi pueblo, yo decía “Mira, pero si estos chavales son como mi abuela y sus amigas en el pueblo, están haciendo lo mismo”.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí, ¿no?

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Contar lo que viven, sin saber muy bien cómo es, ¿no?

 

TEDDY WILLIAMS: Tal cual. Sí, te dejo que sigas explorando Buenos Aires con… A ver si encontrás o qué encontrás… Ay, no sé si… bueno, por ahí ya es tarde, pero igual me daba intriga, perdón, que si te dabas cuenta como, como ahora es la primera vez que estás pensando en hacer una película que no se relaciona a tu lugar de origen, si es algo que todavía no pensaste mucho y te salió nomás o es algo que estuviste pensando, no sé, o cómo se dio, no sé, me daba un poco de intriga, aunque… 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: En realidad me salió igual que lo de mi pueblo. O sea, yo viví en Buenos Aires hace 20 años y no había vuelto nunca hasta el mes de junio. 

 

TEDDY WILLIAMS: Ah, wow.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Pasaron 20 años y volví y era como volver al pueblo. O sea, que en realidad es lo mismo, solo que en otro pueblo más grande.

 

TEDDY WILLIAMS: Claro. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Pero fue porque de repente me pasó eso justo que decías al principio de no era, no era como mi recuerdo y al mismo tiempo sí, ¿no? O sea, había algo de la persona que yo era cuando vivía acá con 20 años, o sea, había algo como de… que me pasó igual cuando me fui del pueblo y volví. O sea, es algo de no… En realidad lo mismo, el mismo mecanismo de una nostalgia que tienes ahí que te hace, no sé, a mí por lo menos, que me hace como esa herida muy profunda. Y volví a Buenos Aires en junio y después volví a Madrid y me puse a escribir algo sobre Buenos Aires y dije “Madre mía, es que no puedo salir del pueblo, siempre vuelvo al pueblo”, aunque el pueblo sea Buenos Aires, pero sí.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, sí, sí, sí. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y nada. 

 

TEDDY WILLIAMS: Qué bueno.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Y estoy, bueno, buscando, ríos…. O sea, igual sigo haciendo la misma película eh, ríos pantanosos… 

 

TEDDY WILLIAMS: Inundaciones tenemos ambas en las películas. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, lo sé, lo sé, bueno, me copié un montón. Intenté copiarme, pero no era tan fácil provocar una inundación igual.

 

TEDDY WILLIAMS: No, está buenísima, me encanta la inundación en tu peli.

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, sí. 

TEDDY WILLIAMS: Bueno, te dejo. Si querés, si tenés cositas para decirme o preguntarme de Buenos Aires que te puedo ayudar… [se interrumpen y es ininteligible]

 

ELENA LÓPEZ RIERA: No, bueno, que también cambió Buenos Aires en 20 años. 

 

TEDDY WILLIAMS: Sí, bueno, yo no vivo ahí hace un tiempo, pero tengo amigos y amigas. Sí, sí… No, cosas, lo que quieras, bueno… 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Después te pregunto. 

 

TEDDY WILLIAMS: Dale, cuando no nos estén grabando. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Eso, te contaré todo, toda la verdad cuando no nos estén grabando.

 

TEDDY WILLIAMS: Sí. Bueno, gracias. Muchas gracias. Me encantó hablar con vos. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Sí, a mí también.

 

TEDDY WILLIAMS: De esta manera. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Esta manera grabada [se ríe]

 

TEDDY WILLIAMS:  Sí. Que tengas suerte y nos vemos pronto, espero. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Bueno, sí, espero. Un besito muy grande, Teddy.

 

TEDDY WILLIAMS: Beso. Chau. 

 

ELENA LÓPEZ RIERA: Chau. 

 

  • [Corte musical para marcar fin de la conversación y escuchar la despedida entre ambos]
  • Sonido de que se acaba el segundo rollo/carrete como en proyecciones análogas
  • ID DE CIERRE 

ENCUENTROS, un podcast de MUBI en español. La plataforma de cine seleccionado a mano.

  • ANUNCIO Voz MUBI (ELVIS):

Escucha otros episodios de nuestra quinta temporada de: ENCUENTROS de MUBI Podcast con Natalia López Gallardo, Fernando Trueba, Laura Huertas Millán, Lois Patiño, María Alché, Víctor Gaviria, Luis López Carrasco, Jerónimo Atehortúa, Agustina Comedi y Marcelo Martinessi

  • CRÉDITOS (Voz Elvis):

Esto fue Encuentros de MUBI Podcast, con la participación de Elena López Riera y Eduardo Williams

 

Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea y Ricardo Giraldo

 

Producción: Ricardo Giraldo y Fernando Peña

 

Productores ejecutivos: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna y Gael García Bernal.

 

Investigación, guion y transcripciones: Andrés Suárez

 

Apoyo en guion y transcripciones: Fernando Peña

 

Coordinación de invitados: Mónica Pérez

 

Edición y música original: Andrés Solís

 

Voz: Elvira Liceaga

 

Marketing y comunicación: Sofía Chacón y Fabiola Quintero

 

Grabación de Elena López Riera en Argentina: Agustín Alecha en MLC Estudio

 

La Corriente Del Golfo Podcast y MUBI todos los derechos reservados 2023