[:es]MUBI Podcast Encuentros | T4[:]

En este episodio, se habla del cine y la literatura de horror como medios para observar aquello que resulta innombrable de la experiencia humana.

Mónica Ojeda es una escritora ecuatoriana, ganadora del Premio Príncipe Claus 2019 y finalista de los National Book Awards 2022, uno de los premios más prestigiosos en Estados Unidos. Es autora de las novelas La desfiguración de Silva, Nefando y Mandíbula, así como de los poemarios El ciclo de las piedras e Historia de la leche, y más recientemente del libro de cuentos Las voladoras. Ojeda mezcla en su literatura elementos de la cultura popular, el cine y un crisol de referencias literarias y orales. Es considerada una de las voces más potentes de la literatura latinoamericana contemporánea por problematizar el deseo, la sexualidad femenina y la maternidad como experiencias íntimamente ligadas al horror y la violencia.

Por otro lado, Michelle Garza Cervera es una guionista y directora mexicana egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica y becaria Chevening de la Universidad de Londres. Ha dirigido los cortometrajes Isósceles, La rabia de Clara y The Original, seleccionados en festivales como Toulouse, La Habana y SITGES. Después de colaborar en el largometraje antológico México Bárbaro, en 2022 presentó Huesera, su ópera prima, en los festivales de Tribeca, SITGES y Morelia, cosechando importantes reconocimientos del público y el jurado y liderando las nominaciones a los Premios Ariel de 2023. Su filmografía, protagonizada siempre por personajes femeninos, utiliza la ciencia ficción y el terror para exponer las violencias y temores de las mujeres en México.

Mónica y Michelle se reúnen aquí para reflexionar sobre las obras de terror latinoamericanas y reclaman un lugar mayor para este género en la historia del arte.

Invitados

 

Créditos

Con la participación de Michelle Garza Cervera y Mónica Ojeda

  • Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea y Ricardo Giraldo
  • Producción y supervisión:Ricardo Giraldo y Fernando Peña
  • Productores ejecutivos: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna y Gael García Bernal
  • Sonido y música original: Andrés Solís
  • Supervisión de edición: Javier Umpierrez
  • Investigación, guion y transcripciones: Andrés Suárez
  • Transcripciones y apoyo en guion: Fernando Peña
  • Coordinación de invitados: Mónica Pérez
  • Voz: Elvira Liceaga
  • Marketing y comunicación: Sofía Chacón y Fabiola Quintero
  • Grabación de Michelle Garza Cervera en México: Andrés Solís en NAAF Audio
  • Grabación de Mónica Ojeda en España: David de la Fuente en Robin Groove Estudio
  • Gracias a Edgar de los Santos

La Corriente del Golfo Podcast y MUBI todos los derechos reservados © 2023

Transcripción

CRÉDITOS INICIALES E INTRO

  • Arranque sonido de prendido de “proyector” o sonido que considere Javier
  • Créditos producción (Voz Elvis): 

MUBI y La Corriente del Golfo Podcast presentan

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música 
  • Nombre del pódcast y ID sonoro (Voz Elvis): 

ENCUENTROS, un podcast de MUBI. La plataforma de cine seleccionado a mano.

Cada día, una nueva película. En cada episodio, una nueva conversación. 

 

  • Extracto conversación 1 

 

MÓNICA OJEDA: Si no quieres mirar hacia allí porque te parece demasiado sórdido, está bien, pero te estás negando un lugar de pensamiento. Y algo que me parece interesante, justamente del terror, es que se abre de repente la puerta a todos esos territorios que son difíciles de mirar.

 

  • Statement (Voz Elvis):

Las voces más destacadas de Latinoamérica y España se reúnen para compartir y explorar el cine que nos gusta ver.

 

  • Extracto conversación 2


MICHELLE GARZA CERVERA: También me parece tan generoso del horror, ¿no? Como que te permite construir imágenes que hacen válidas esas emociones como que no podemos articular, ¿no?

 

  • Presentación de invitadxs 

 

En este episodio, se habla del cine y la literatura de horror como medios para observar aquello que resulta innombrable de la experiencia humana. 

 

Mónica Ojeda es una escritora ecuatoriana, ganadora del Premio Príncipe Claus 2019 y finalista de los National Book Awards 2022, uno de los premios más prestigiosos en Estados Unidos. Es autora de las novelas La desfiguración de Sigifredo, Nefando y Mandíbula, así como de los poemarios El ciclo de las piedras e Historia de la leche, y más recientemente del libro de cuentos Las voladoras. 

 

Ojeda mezcla en su literatura elementos de la cultura popular, el cine y un crisol de referencias literarias y orales. Es considerada una de las voces más potentes de la literatura latinoamericana contemporánea por problematizar el deseo, la sexualidad femenina y la maternidad como experiencias íntimamente ligadas al horror y la violencia. 

 

Por otro lado, Michelle Garza Cervera es una guionista y directora mexicana egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica y becaria Chevening de la Universidad de Londres. Ha dirigido los cortometrajes Isósceles, La rabia de Clara y The Original, seleccionados en festivales como Toulouse, La Habana y SITGES. 

 

Después de colaborar en el largometraje antológico México Bárbaro, en 2022 presentó Huesera, su ópera prima, en los festivales de Tribeca, SITGES y Morelia, cosechando importantes reconocimientos del público y el jurado y liderando las nominaciones a los Premios Ariel de 2023. Su filmografía, protagonizada siempre por personajes femeninos, utiliza la ciencia ficción y el terror para exponer las violencias y los temores de las mujeres en México.

 

Mónica y Michelle se reúnen aquí para reflexionar sobre las obras de terror latinoamericanas y reclaman un lugar mayor para este género en la historia del arte.

 

  • Continúa música 
  • INICIO 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Yo creo que así estoy bien, ajá. Sí. O sea, ¿para, por el micrófono? O sea, como que hablo un poco dirigido hacia acá, ¿no? Va, va, buenísimo. Muy bien, pues ¿arrancamos? 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, arrancamos. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Muy bien.

 

MÓNICA OJEDA: Qué chévere estar contigo, Michelle.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Igualmente, Mónica. Llevo leyéndote ya mucho tiempo, entonces cuando me invitaron a conversar contigo me emocioné muchísimo, la verdad, y, y también me encanta que, que nos conozcamos a través de nuestro trabajo, ¿no? Como que siento que lo único que yo sé de ti es, es leerte, ¿no? Entonces, es emocionante ahora tenerte aquí enfrente y poder charlar. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, es increíble. Yo, de hecho, mira, hasta que nos propusieron el podcast no había tenido la suerte de ver Huesera, pero sí que la había visto, había visto en, en Instagram, en redes el, eh, como comentarios sobre la película, todos muy positivos y vi que Clyo Mendoza subió algo y yo decía: “Bueno, ¿cómo veo esta película?”. Y bueno, como tú sabes que de repente ya te pones a pensar en otras cosas y ya está. Y luego se pusieron en contacto conmigo justo para este podcast y cuando me dijeron que eras tú y que, y que podía ver Huesera y que me iban a ayudar pasándome el link para vérmela yo dije: “Wow, increíble”. Y la verdad es que cuando la vi me sorprendí mucho, quiero decir, por los temas en común que vi que estaban claramente ahí, temas en común en torno al terror, al cuerpo femenino, a la maternidad… Y vi que teníamos como un background en común de perspectivas sobre el miedo y, y sobre cómo este se relaciona también con toda una tradición discursiva en torno a las mujeres y a la reproducción y a la brujería y, y a un montón de temas que de repente pues me hermanaron un montón con, con tu película. Pero además es que estéticamente me fascinó, me pareció bellísima. 

 

  • INSERT MÚSICA 
  • Nombre de episodio

Episodio 5. Un abismo innombrable

 

  • INSERT MÚSICA 
  • Comienza la conversación

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Muchísimas gracias. Sí, fíjate que yo desde que te leí… Desde Nefando, yo primero leí Nefando ya desde la pandemia, y encontré varios temas que tienen una conexión muy profunda con varias de, de las películas que creo que son tal vez formativas para mí, ¿no? Como que veo muchos temas en tu trabajo y también como, como, como el uso de los símbolos de una manera que es muy orgánica, ¿no? Que a mí como que es algo que me apasiona mucho en el cine y que de pronto toma como un peso como que tal vez muy fundamental, o al menos eso sentí también y sobre todo en Mandíbula, ¿no? Que, que también tengo ahí como muchas curiosidades de, de preguntarte, ¿no? De cómo, de cómo tejes y de cómo vas eligiendo esos símbolos, ¿no? Porque yo creo que lo tengo en Huesera con las arañas, porque encuentro una figura similar, ahora te cuento por qué, pero justo te quería preguntar más del tema de los cocodrilos, porque de verdad se volvió, como que siento que se volvió fundamental en Mandíbula, está presente, ¿no? Está presente en esta casa de libertad de las niñas, ¿no? Como estas visiones… y también como en la relación de ellas, como en el tipo de placer que se dan, ¿no?

 

MÓNICA OJEDA: Es verdad que en la novela sí que tenía ganas de, de trabajar desde distintas perspectivas el terror madre/hija, ¿no? No solo desde la perspectiva de la hija hacia la madre, como subrepticiamente está en la novela de principio a fin, pero también el miedo de la madre hacia hacia la hija, ¿no? Entonces un poco trabajé con estos personajes, con varios personajes que tienen relación con la maternidad de una manera muy disímil, ¿no? Pero y, sin embargo, sí que tienen cosas en común. Y el tema del cocodrilo, mira, justo cuando, cuando empecé a trabajar el miedo en la literatura empecé a trabajar lo de la escritura del miedo, algo que me pasó, y no sé si te pasó esto a ti también cuando empezaste a trabajar en cine esto, es que pensé en cómo a veces hay imágenes, y estoy pensando en imágenes literarias, pero también puedes pensar directamente, podemos pensar en imágenes cinematográficas, ¿no? Imágenes que uno no comprende del todo, que, pero que de alguna manera te abisman a una, a una cuestión desconocida en ti mismo, ¿no? Y creo que eso es a lo que llamamos “imagen poética”. Es una imagen que sugiere algo que está en un territorio del inconsciente y que por lo tanto conoces a medias, no conoces totalmente, y la fuerza que tiene es justamente por la parte casi que no conoces, ¿no? Es (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto.

 

MÓNICA OJEDA: (...) la parte que no conoces, es esa que la imagen contiene, ese desconocimiento que la imagen contiene, ese misterio es lo que le da la fuerza a la imagen, ¿no? Para mí el cocodrilo y los volcanes son súper importantes en mi literatura en general, porque de alguna manera son imágenes que sí que me abisman a la idea de lo desconocido y para mí encarnan un poco, eh, el, el terror a la muerte, a la fragilidad, pero también a lo antiguo, ¿no? Un cocodrilo es como un dinosaurio, [se ríe] es como una especie de dinosaurio en nuestros días y cuando uno ve un cocodrilo así frente a frente, de verdad que sientes el peso, el peso del tiempo, ¿no? El tiempo de, además de un animal que no ha evolucionado mucho desde hace millones de años, no ha cambiado casi nada, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: Y entonces tiene esta cuestión, pero también tiene esta, esta cuestión de, de lo que decía Lacan, que a mí siempre me ha impactado mucho, ¿no? La idea de que un cocodrilo tiene la mordida más potente del mundo animal y, sin embargo, para proteger a sus crías las guarda dentro de su máquina para triturar. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: Eso siempre me, me, me hacía pensar en la maternidad de una u otra manera, ¿no? Sí tengo que decir que a mí el terror y el vínculo con lo, con lo psicoanalítico siempre, siempre tengo una debilidad por eso. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: No, claro, la comparto.

 

MÓNICA OJEDA: Sí, y lo que te pasa a ti con las arañas justo, eh, yo te quería preguntar por eso…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí, de hecho, es bastante similar. Sí, porque se va tejiendo y como que le da una unidad. Y me encanta lo que mencionas de, de, del poder de una imagen como para dar representación a… Yo siempre decía eso como en Huesera hay algo que, que, que es un tipo de emoción que tiene el personaje de Valeria, la protagonista, que de verdad es muy difícil articular, ¿no? Y que es como eso que tiene la cotidianidad, que no te detienes a hablar luego de las pánicos que tienes en la noche, ¿no? De todo lo que no te deja dormir, porque es ahí donde ya como que quedas como una loca en la cena familiar, ¿no? Pero que justamente todo, todo, todo… Es lo que también me parece tan generoso del horror, ¿no? Como que te permite construir imágenes que hacen válidas esas emociones como que no podemos articular, ¿no? Y, y  fíjate que a mi me pasó que yo estaba muy inspirada por esta escultora Louise Bourgeois. 

 

MÓNICA OJEDA: Ay, la amo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: La francesa.

 

MÓNICA OJEDA: Me encanta.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí, es maravillosa, como que me había ido encontrando con ella como de pronto alguna, no me acuerdo dónde fue que vi alguna exposición de ella, pero también en México estuvo un tiempo afuera de Bellas Artes, estuvieron las arañas gigantes que justo son, es la pieza que se llama Maman, que ella compara su figura maternal con lo arácnido, ¿no? Y desde aquel entonces se me quedó, me clavé, porque justamente ella compara mucho la forma de la araña con el hogar, a la vez con una cárcel, ¿no? Y como que hablaba mucho de sus aspectos tejedores, ¿no? De cómo tejen para ser depredadoras, ¿no? Para atrapar a sus presas, pero también para, para procrear, ¿no? Como para proteger sus huevos, ¿no? Y anidar. Entonces ahí vi algo justamente que es muy similar con lo que dices de, de Lacan y de los cocodrilos, como que tienen ese aspecto dual de la maternidad, ¿no? Que puede ser, por supuesto, pues la línea entre el amor y la violencia, ¿no? Y que es muy frágil, ¿no? 

 

MÓNICA OJEDA: Total, yo justo estaba pensando en ese vínculo que, que creo que además se, se nota ahorita en lo que estamos conversando entre literatura y cine, específicamente de terror, pero en el amplio aspecto podríamos pensarlo en cualquier género, ¿no? Pero esta, esta, como esta mutua inspiración, ¿no? Que se gesta entre los dos, entre estas dos disciplinas, porque me parece interesante, estábamos hablando de la imagen justo y creo que de una u otra manera, eh, tanto en cine como en escritura, estamos tratando de construir esas imágenes, estamos tratando de pensar en imágenes y justamente en el cine de terror y en la literatura de terror se trabaja mucho poniendo en el centro eh, el, lo desconocido y el misterio, ¿no? Que por eso (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: (...) íbamos a la parte de la imagen poética. Y pero también lo que hablamos ahora de la araña y el cocodrilo, de lo animal, ¿no? Que creo que, creo que en el cine de terror y en la literatura de terror el tema de lo animal es súper, súper importante, porque de una u otra manera refleja nuestros terrores más esenciales, el terror de deshumanizarte hasta convertirte, hasta que lo único que quede de ti sea tu necesidad más extrema, ¿no? Toda esa, toda esa parte que consideramos, entre comillas, “vulnerable”, pero que en el cine de terror y en las, y en la literatura de terror también tiene una fuerza que es lo salvaje, que es lo animal, ¿no? En–también nos da miedo, ¿no? O sea, como especie le tenemos miedo a, entre comillas, “volvernos bárbaros”, ¿no? De repente, (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: (...) perder el lenguaje, habitar en un territorio en donde lo único que existe es el cuerpo, porque en realidad le tenemos muchísimo miedo al cuerpo, ¿no? Eso, también eso a mí me hace pensar en Huesera una vez más porque el terror corporal de la mujer que está embarazada en tu película es, es muy poético para mí, o sea, a mí me pareció increíblemente poético, es terrorífico, pero poético a la vez, ¿no? Porque justamente habla de esto, de esta especie de crisis de identidad que uno tiene entre su parte más animal y la parte que uno quiere construir como un humano, ciudadano del mundo (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: Como ciudadano de su espacio, ¿no?

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí. Y fíjate que hay una leyenda que de hecho, no sé si la conoces, que es la leyenda original de La Huesera. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, la busqué hoy justo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Yo la verdad… Ah, muy bien. La verdad es que tampoco es que sea tan conocida, o sea, yo la conocí hace unos diez años más o menos, y que es chistoso lo que opin–Lo que dices, porque justamente trata de esta anciana, ¿no? Que está en el desierto desenterrando huesos y va poniendo junto este esqueleto y es un esqueleto de un lobo, es un esqueleto canino. 

 

MÓNICA OJEDA: La parte del lobo no lo sabía. Había leído lo de la reconstrucción con huesos de algo que de repente hacer algo en plan Frankenstein, ¿no? Con los huesos, pero no sabía que era un lobo. Me encanta. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¡Es un lobo, es un lobo! Y de hecho creo que a La Huesera la conocen “Huesera” o como “La Loba”, o sea, como que se–la nombran a la leyenda de ambas formas y a través de un ritual, digamos, que toma forma de mujer, ¿no? Este lobo que corre por el desierto. Entonces justo tiene, tiene esos aspectos que tal vez sí, me gusta mucho cómo lo mencionas, porque creo que tiene que ver con abrazar esas áreas ocultas, ¿no? Como todo lo innombrable, ¿no? Lo prohibido, ¿no? Que veníamos hablando, ¿no? De todo lo oculto que tal vez comparamos con lo animal y que sí está muy presente en el cine de horror, ¿no? Y que claro que en Cronenberg o Carpenter, ¿no? Como que hay una constante. Por ejemplo, pienso mucho en La mosca, ¿no? Como que me viene mucho siempre (...)

 

MÓNICA OJEDA: Sí.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: (...) La mosca a la cabeza de, de lo maravilloso que hay. Y fíjate que es algo que quería hablar contigo, porque veo en ese cine de horror corporal que a veces es muy explícito, ¿no? Que como que no hay ese temor de mostrar la, la transformación literal del cuerpo, ¿no? Y que es distinto al, al horror de lo oculto, ¿no? Y que lo habla Stephen King, creo, ¿no? Que todo lo que hay detrás de la puerta siempre va a ser más horrorífico cuando está detrás de la puerta porque siempre, aunque muestres un monstruo de 30 metros, siempre vas, tu mente va a pensar “Uff, pudo haber sido de 300 metros”, ¿no? 

 

MÓNICA OJEDA: Total, sí.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Como que, como que tenemos, como que también yo creo que la humanidad, vaya, presenciamos o hemos hecho cosas tan terribles que ya nada de lo que puedas entregarle casi que a la audiencia, por lo menos a nivel de imagen, va, va a ser igual terrorífico que lo que hay, de lo que puedes imaginar todavía antes de abrir la puerta, ¿no? No, no sé qué pienses de esto. Y la verdad es que creo que en la literatura sí que se puede. O sea, sí que puedes generar ese miedo de lo enorme, ¿no? 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, sí.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: En el cine me parece que es algo muy complejo. 

 

MÓNICA OJEDA: Es muy complejo, pero creo que hay estrategias y también creo que la literatura a veces puede fracasar en su intento porque a veces nombra. A veces, a veces los autores no podemos parar de nombrar. Y la cuestión es justamente lo que decías antes, a veces hay que saber controlar la, la voluntad de nombrar o de mostrar porque a veces funciona mucho mejor si no se nombra, si no se sujeta la imagen con tantas riendas, ¿no? Hay que dejar a la imagen un poco libre, eh, no querer sobreexplicar, no tratar tampoco al espectador ni al lector como si fuera un tonto o una tonta. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí. 

 

MÓNICA OJEDA: Eso es muy, muy, muy complejo de lograr, ¿no? Pero estaba pensando en lo que decías también, claro, con lo de, lo del terror corporal y la puer… Pero también la puerta cerrada, la idea de lo desconocido que no se debe mostrar o qué. Y hace poquito me vi una película que me gustó un montón se llamaba Barbarian, te la viste, ¿no?

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Ay, me encantó. 

 

MÓNICA OJEDA: Me encantó, me encantó esa película de Zach Cregger y además, después de verla me puse a ver como lo, los videos de, del backstage, de cómo habían hecho todo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¡Ay! ¿A poco?

 

MÓNICA OJEDA: Sí, y, y entonces lo escuché a él, pues que también es es el guionista de su propia película y, y fue interesante porque cuando él estaba hablando de la película, eh, y hablaba de un momento clave, yo no quiero arruinar a las personas que escuchen el podcast la película –por favor véanse la película porque está tremenda, da mucho miedo, eh…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Da mucho miedo. 

 

MÓNICA OJEDA: Y la… da mucho miedo–. Pero bueno, hay un punto en donde hay un punto de giro, ¿no? De repente hay un giro porque se ve algo que hasta cierto momento de la película no se había visto, de repente hay un momento en ese sótano que se ve lo que hay en el sótano, entonces cuando ya se ve eso, Zach Cregger dice en su entrevista: “Yo sabía, escribiendo el guión, que aquí podía tomar dos caminos: el uno, pues seguir con el terror dentro del sótano y de lo que pasaba y simplemente confiar pues en el terror corporal, en las heridas, en la persecución, etc, etc., o lo que finalmente hice que es, vale, ya aquí he, he hecho ver esto, ahora entonces vamos a darle otra vuelta de tuerca a esta película y vamos a hacer que la película vaya por otro territorio”. Y ahí me parece que esa decisión es a lo que llamamos “terror psicológico”, ¿no? Cuando no nos quedamos únicamente en la epidermis del miedo, que es el miedo a que te hagan daño, a la vulnerabilidad, a que te peguen contra la pared, te claven un cuchillo, etcétera, etcétera, sino cuando vamos justamente a tratar de ver de qué manera ese terror de la disolución física, en realidad, es también una especie de espejo del terror de la, de la disolución mental con respecto a determinados temas, ya sea en la maternidad que lo hemos estado hablando, o en el caso de Barbarian, que tiene que ver con, no sé, voy a ser muy simple diciéndolo, pero sí, bueno, relaciones tóxicas, o sea, tiene que ver con relacionarse dependientemente de personas que te hacen daño, creerles, no sé. O sea, como, cuando terminé de ver la película dije: “En ningún momento me espere nada de lo que está pasando”. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: No, claro.

 

MÓNICA OJEDA: Me sorprendió mucho. Es muy difícil hacer ahora mismo cine de terror que no, que no, eso, que no lo veas venir.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Y bueno, mira, hablando de cine, ahorita que estamos hablando de cine norteamericano, porque creo que la verdad sí ha definido… A mí me pasa mucho ahora mostrando Huesera que, que varias pers… O sea, sí me ha pasado muchos comentarios, ¿no? Después de las proyecciones que me dicen: “Es que esto no es horror” y yo me quedo, yo me pregunto luego “¿Pero por qué dicen que no es horror?”, porque creo que muchas de las películas que para mí fueron como fundación, ¿no? De hecho, se podría decir, se pueden ver claramente muchas referencias, ¿no?, que hay en Huesera. Lo que pasa es que sí hay como un estándar que tiene que ver con el cine taquillero hollywoodense, ¿no? Que tiene que ver, y que no me disgusta, por supuesto, pero que sí digo: “Órale, como que qué fuerza tomó tal vez este cine influenciado por el cine japonés, como de fantasmas y de sustos, ¿no? Como que tiene que haber un susto cada ciertos minutos”. Y claro que los slashers, ¿no? Como el cine de asesinos seriales… El giallo y tal vez el cine de exorcismos, ¿no? De posesión. Como que hay, hay como que ciertas ramas del horror que tomaron tanta fuerza, ¿no?, que es lo que muchas personas esperan a qué es el género y que viene con cierta decepción cuando no es, cuando no sigues esos rumbos, ¿no? Y que justamente la verdad a mí no me interesaban seguir y pero que me pareció muy interesante, hace poco que leí este, este, este ensayo de Stephen King de Danza macabra, ¿no? De cómo él realmente tal vez también fue tan efectivo en su momento porque Stephen King hacía lo cotidiano horrorífico y que es algo que veo en tu trabajo y que a mí me interesa mucho. Lo que pasa es que la cotidianidad norteamericana no va… Bueno, ves Carrie, ¿no? O sea, el mismo, este, Resplandor o Stand By Me, ¿no? Como que son películas que tal vez parten de cierta cotidianidad o como que tiene personajes que van muy arraigados al momento y que a eso le, le metió lo sobrenatural Stephen King y por eso también tal vez se volvió tan exitoso, ¿no? Lo que pasa es que nosotros lo consumimos en, en, en nuestros países y lo vemos alejado y sentimos que no es nuestro, ¿no? Y hay algo que sucede cuando sí escribes el horror desde, desde tu cotidianidad o desde, en el caso de Huesera, desde la Ciudad de México, que tal vez no es muy distinto a lo que, a lo que venían haciendo en Estados Unidos, ¿no?

 

MÓNICA OJEDA: A mí me parece interesante que ahora que se está haciendo terror también, tanto en literatura como en cine, desde distintos países, por ejemplo, latinoamericanos, que de repente nos, nos ha costado, pero creo que cada vez lo estamos, se está haciendo más, de repente desembarazarse de las narrativas del Norte y pensar de qué manera pensamos (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto.

 

MÓNICA OJEDA: (...) de qué manera nosotros vivimos el miedo en nuestros ambientes, con nuestro, con nuestra historia, con nuestra historicidad también, nuestras, nuestros espacios de socialización que son distintos, ¿no? Y algo que, por ejemplo, en literatura ahora se llama “gótico andino” o “el gótico rioplatense”, con Mariana Enríquez también el “bonaerense”, y de repente uno piensa por lo tanto en un terror geográfico, ¿no? En donde la geografía sí que genera unos, unas narraciones orales muy específicas y al final, cuando estamos hablando de narraciones orales de terror, estamos hablando de formas de contarnos miedos sociales, históricos, ¿no? Como pensamos, yo qué sé, en (…)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro, por supuesto.

 

MÓNICA OJEDA: (...) las mujeres a través del mito de la Siguanaba o de La Llorona, pensando la maternidad, etcétera, etcétera, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: No, y me encanta lo… Y leí un poco, ¿no? De lo que, de lo del gótico andino que, que me gustaría que, que me cuentes más, como, me da mucha curiosidad. Y sí, creo que, eh, hay algo ahí como que sí noto en el cine de horror latinoamericano y noté en, en, en algunas películas, ¿no? Que hay como esta tendencia, por ejemplo, a, a tratar de construir casas o espacios que vienen del cine norteamericano, ¿no? Como casas con áticos, casas con sótano, y es como “Bueno, pero… Bueno, por lo menos en México no tenemos ático”, ¿no? Y por qué…

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, sí, tampoco en Ecuador.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Y como que sí son esas herencias que… Y eso justo como que sí lo hablamos mucho en, en, en la escritura de Huesera, saber cómo crecimos. O sea, yo en la casa en la que crecí había cortes de agua cada fin de semana, cortaban el pinche agua y era horrible, ¿no? Y es como eso. O la alarma vecinal, ¿no? De la guardia de que tocas el… O sea, había unas historias magníficas en la colonia de mi papá de lo que tocan esta alarma vecinal y por cada cosa que son historias magníficas, de verdad sí mi co-escritora y yo nos preguntábamos “¿Cómo metemos estos aspectos de cómo le jalas al excusado acá donde no hay agua? ¿Cómo eso lo podemos meter a la historia para que se sienta que es de aquí?”, ¿no? O sea, y es algo que luego como que por algún motivo escribiendo como que tenemos esa tendencia de sí, muy instalada de lo que se supone que es el cine de género, pero que bueno, celebro mucho y por supuesto que lo veo mucho en la literatura de América Latina que dices: “Bueno, es que esto sí viene de aquí y el miedo se construye” y lo dices muy bien, porque, por ejemplo, no es lo mismo caminar en una colonia de las periferias de la Ciudad de México, como decías, como siendo mujer sola, ¿no? Si caminas por una zona industrial en donde no hay casas, donde no hay zonas residenciales, vas a tener un terror que es, tal vez que es un poco indescriptible para alguien que vive en un suburbio en Estados Unidos, ¿no? Y en donde es, no sé, en donde sucede la historia de Halloween, es otro tipo de miedo, ¿no? Porque funciona el horror de otra manera y me encanta cómo hablas de lo geográfico, de cómo cambia la narrativa, ¿no? Desde dónde se construye el horror, ¿no? En cada lugar. Y por supuesto que en México hay mucha, hay mucho que se está produciendo ahorita que tiene que ver con la guerra del narcotráfico, o sea, como que el cine o muchas veces el arte responde, ¿no? A las situaciones políticas de los países. Pero también veo extrañamente que hay como un temor de hablar de esos temas, a veces, como a través de una ficción de género, ¿no? Como que a veces hay algo que a mí me preocupa a veces del cine de horror, que como que pareciera que si hablas de algo muy delicado pareciera que hasta le estás faltando el respeto cuando dices: “Bueno, ¿pero por qué si hablo de algo que tal vez es muy delicado pero de manera ficcional o simbólica, por qué, por qué…?”. Y tal vez tiene que ver, igual ya me estoy viajando, pero tiene que ver con esas etiquetas de que al género se le denomina muchas veces “menor”, ¿no? Y es como bueno, si estás hablando de fantasmas con un tema tan escabroso, ¿acaso le estás faltando al respeto? Cuando yo digo: “No, al contrario, ¿qué, qué mejor manera de tomar un poco de distancia y no hablar literalmente de esos temas sociopolíticos?”

 

MÓNICA OJEDA: Sí, yo creo que tiene que ver también con que ha habido pocos espacios tradicionalmente llamados literarios para el pensamiento con respecto a la literatura de terror o espacios para pensar el cine de terror. Quiero decir que a veces el–Toda obra de arte se la puede tomar desde un lugar muy denotativo y olvidar todo el plano connotativo. Y creo que lo que ha pasado con el terror es que tiene una línea denotativa muy fuerte, muy potente, línea de entretenimiento que está allí, ehm, y por eso muchas veces se ha quedado la gente allí en la discusión, ¿no? Como “No, esto solamente en este plano denotativo”, pero no, tiene un potentísimo plano connotativo allí igual que toda, todo género artístico lo tiene. Y, y creo que, no sé por qué. Quizás ha pasado porque con el cine de terror y la literatura de terror convocan a mucha gente y pareciera que fuera mero entretenimiento porque convoca a mucha gente, cuando en realidad justamente convoca a mucha gente porque toca cosas de la emoción humana que a todos nos convocan. 

 

  • Arranca música de ENCUENTROS (está presente durante todo el intermedio)
  • Sonido de que se acaba el primer rollo/carrete como en proyecciones análogas o sonido/s que considere Javier
  • INTERMEDIO 
  • Espacio de promo MUBI, Voz MUBI (ELVIS):

MUBI, la plataforma de cine en línea que presenta una selección con curaduría. 

 

Películas increíbles, interesantes y hermosas de todo el mundo. Obras maestras del cine, retrospectivas de directores, programas especiales, estrenos exclusivos y selecciones de los principales festivales de cine del mundo. 

Siempre hay algo nuevo por descubrir. 

Para ver lo mejor del cine en streaming visita mubi punto com / encuentros y prueba MUBI gratis durante 30 días.

Esto es M-U-B-I punto com / encuentros para obtener 30 días del mejor cine gratis.

 

  • Charla sobre películas favoritas, Voz (ELVIS):

En este espacio, Mónica Ojeda y Michelle Garza Cervera hablan de algunas de sus películas favoritas.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Bueno, voy a decir como algunas que fueron referencias importantes para Huesera también. Está por supuesto, por supuesto Don’t Look Now, de Nicolas Roeg, que, que tiene una forma de narrar y justo las transiciones, o sea, no es tanto el tema, pero creo que el lenguaje, el lenguaje de la película me inspiró muchísimo. Claro que Possession, de Żuławski, ¿no? Que creo que…

 

MÓNICA OJEDA: Ay, por supuesto.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¡Qué barbaridad! También la acabo de volver a ver y es magnífica y me encanta como (...)

 

MÓNICA OJEDA: Es buenísima.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: (...) no temen a romper el tono y a llevar a la actriz a ese nivel, ¿no? Porque luego también eso sucede en el cine latinoamericano, que como que le tenemos terror al melodrama y le tenemos terror a, a gritar porque tenemos miedo de hacer telenovelas o algo así, pero que creo que no podemos siempre temerle, tenemos que cruzar esos tonos, ¿no? Y bueno, Possession es… 

 

MÓNICA OJEDA: Tenemos que apropiarnos de eso. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Tenemos que apropiarnos de eso porque tú vas a una comida familiar aquí y la gente grita, o sea, la gente es pasivo-agresiva todo el tiempo… Bueno, hay algo ahí. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí [riéndose].

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Y, este, y Perfect Blue, Perfect Blue a mí, de Satoshi Kon, que, de hecho, yo encuentro algo en ella que me recuerda a ti, que por supuesto a mí me impresiona en Perfect Blue… 

 

MÓNICA OJEDA: Ay, muchas gracias. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: El tema del internet, ¿no? Del personaje descubriendo el internet y este blog…

 

MÓNICA OJEDA: Es súper tétrico Perfect Blue.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¡Híjole! 

 

MÓNICA OJEDA: Me encanta.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Perfect Blue me perturbó mucho, pero también creo que tiene algo en su forma de narrar que, que me inspiró, me ha inspirado muchísimo, Satoshi Kon. ¿Y tú?

 

MÓNICA OJEDA: Ay, qué chévere. Bueno, a ver, yo voy a decir, y un poco anárquicamente porque no, nunca sé elegir tres de ninguna cosa, así que lo voy a decir ahorita un poquito así anárquicamente. A ver, hace poco me vi otra vez Trouble Every Day de Claire Denis (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Uff.

 

MÓNICA OJEDA: (...) que la verdad es que me gustó mucho, además tiene soundtrack de Tindersticks y me gusta mucho Tindersticks. Pero está muy bien, ¿no? Esta peli un poco vampirismo caníbal, eh, de deseos y relaciones…  

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Maravillosa.

 

MÓNICA OJEDA: No sé, me encantó, me gustó mucho. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Y que por ahí leí que no le fue bien eh, cuando salió porque no podían con el tema del horror para una directora como Claire Denis, que bueno, ¡qué ceguera!

 

MÓNICA OJEDA: Sí, no entiendo qué onda, pero a mí me gustó mucho esa peli.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Maravillosa. 

 

MÓNICA OJEDA: Eh, lo voy a decir: Audition, porque la primera vez que me la vi, de Takashi Miike, la primera vez que me la vi me sorprendió muchísimo, hay una relación sentimental con esa peli porque esa peli, claro, yo no esperaba, en lo absoluto no sabía nada de ella cuando la vi. Y también es una peli que tiene un punto de giro al principi… De hecho, ni siquiera sabía que me había puesto a ver una película de terror, la vi así como azarosamente en la televisión y, y de repente, claro, tarda el terror en llegar en la película y cuando llega hay un punto de giro y luego se vuelve una locura psicológica como de la mente del personaje, de uno de los personajes, un viaje como muy, muy extraño… que sí que me hizo pensar por primera vez que se podía, se podían hacer películas de terror de otra manera, ¿no? Donde de repente hubiese, hubiese mucha locura, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: Entonces… Y hay mucho de terror psicológico también, entonces eso también me interesa.

 

  • Arranque sonido de prendido de “proyector”
  • Voz MUBI (ELVIS)


Segunda parte

 

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música (se queda de fondo para el arranque de la conversación, desaparece en fade out)
  • Fragmento película

 

FRAGMENTO DE HUESERA


-¿Me pueden ayudar?
[El bebé llora. Una bruja la huele]
-Estás bien agarrada de la pata, mija. Bien agarrada…
[Se escuchan susurros de las brujas y el bebé llora]

 

  • VOZ MUBI: 

Acabamos de escuchar un fragmento de Huesera, de Michelle Garza Cervera 

 

  • Retoman la conversación


MÓNICA OJEDA
: Me sorprende que te hayan dicho que Huesera no es una película de terror porque para mí, evidentemente, lo es. De hecho, estaba pensando también en películas como The Witch, de Robert Eggers, ¿no? Esta película que también hubo gente que decía “Bueno, no es una película de terror” y digo: “¿Qué dices? No, si al final, al final hay un aquelarre, pero ni siquiera es eso lo importante, lo importante es que tiene mucho que ver con…” Y mira, no es terror corporal… Corporal en el sentido de que… Pero sí, o sea, es de, va de una chica que está de repente entrando en la adolescencia, su cuerpo está cambiando, empieza a menstruar y su familia, que es híperreligiosa, empieza a ver su cuerpo como si fuese una especie de monstrificación o… Eso, como que ve que puede haber un peligro próximo, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí.

 

MÓNICA OJEDA: El peligro de la sexualidad y del deseo como un lugar de poder también, pero como un lugar vinculado al diablo, vinculado a las brujas, vinculado a todo, a todo lo que puede ser peligroso y, y que eso es algo también que está en Huesera, ¿no? Que tú lo haces súper bien en tu peli sobre cómo al final… Bueno, al final, no, en varias partes de la película la protagonista está viviendo este, este miedo extremo, este miedo súper grande mientras está el, su hijo creciendo, su pequeña hija creciendo en su barriga y acude a, a, entre comillas, “brujas”, ¿no?  No sé si hay un nombre específico para, para, para ellas en México, porque cada sitio tienen nombres distintos –siempre llamamos bruja, pero es como más universal–. Pero a veces hay nombres muy particulares, ¿no? Ehm…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí.

 

MÓNICA OJEDA: Y es interesante eso, o sea, como el tema de la brujería con el terror actual, que está trabajando mucho con, con lo femenino monstruoso también, (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: (...) la idea de lo femenino. Y estaba pensando, eso, sí, como en películas como de The Witch, pero también como (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Fíjate, sí.

 

MÓNICA OJEDA: (...) Rosemary's Baby también (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí.

 

MÓNICA OJEDA: (...) o The Babadook, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro. Y mira, ve, es chistoso porque creo que lo veo en La bruja, como que de cierta… En The Witch hay como, como que justo parece que todo el tema de la brujería en The Witch es, es una aliada del personaje, ¿no? Como que la brujería es aliada y termina siendo… De hecho, como que va más conectado con, con la liberación del personaje, con algo que celebras, ¿no? Que no da…

 

MÓNICA OJEDA: Sí. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto que da terror, pero da más terror cuando, cuando ella está contenida y cuando está batallando con la familia. Pero una vez que lo abraza es, es, es liberador, ¿no? Yo creo que por eso salimos tan contentas. Pero fíjate que yo cuando fui a ver The Witch recuerdo a hombres quejándose en la sala, te lo juro, como que comenté varios, escuché varios comentarios de “Esto no es terror, ¿qué mierda es esta?”. [Se ríe] 

 

MÓNICA OJEDA: Ay, qué pesados.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Es muy fuerte, porque justamente sí, tiene que ver con esas expectativas, ¿no? Del género, pero que bueno, por supuesto que cuando, cuando…  Bueno, me encanta lo que, lo que dices de Huesera, que la verdad también me, me interesaba mucho, o sea, me interesa mucho como esa perspectiva de la brujería, de curanderas, ¿no? Como aliadas, como, como, como… Porque por ejemplo en Bebé de Rosemary sí, sí que, sí que cumplen como con lo tradicional de que te da, te da horror, ¿no? Sí son los antagonistas, ¿no? Y ella… Es algo muy curioso porque en Bebé de Rosemary, no sé si tú coincides, pero a final de cuentas hay como un… Bueno, yo sentía como que hay un comentario ahí de que no importa que te haya violado el diablo, que tu pareja te haya, ¿no? Como que sometido a todo esto a través de una traición, que tu hijo sea el mismo diablo, pero lo que, lo que vive en ella, lo que, lo que domina es el instinto maternal, ¿no? Al cual no va a darle la espalda. Y al final de cuentas era como la expectativa, ¿no? También.

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, sí.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Y tenía ella que quedarse, ¿no? Entonces es muy fuerte cuando, cuando analizas esas películas y dices “Wow”, ¿no? Y como que sí hubo algo ahí que… Por supuesto que yo no me puedo arrancar lo mucho que me influyó el cine de Polanski, ¿no? La verdad es que sí fue de tal vez esa trilogía de El inquilino y Bebé de Rosemary, Repulsión, tal vez fueron las películas que más vi de, cuando empecé a estudiar cine… Sí. 

 

MÓNICA OJEDA: ¡Wow, Repulsión es una…!

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Pero como que sí analizándolas decía “¿Cómo le damos la vuelta a esto?”, ¿no? O sea, ¿cómo narrarlo desde otra perspectiva? Si te soy muy honesta, en la Escuela de Cine, cuando yo empecé, había algo ahí que yo deliberadamente elegí: “Yo soy la que hace cine de horror”, o sea, como que yo quería como que casi que hasta se me etiquetara porque yo sentía que me protegía, me protegía porque obviamente en una Escuela de Cine, ya te imaginarás, había muchos intelectuales y como que todos eran de Bergman y Tarkovski, y había algo a mí ahí que yo decía: “Bueno, yo hago como eso que se cree aquí que es menor”, pero yo sentía que tenía una cierta protección de, como que yo ni competía, o sea, como que yo me sentía que tenía una casita de juego, que de verdad hasta a veces es como que yo creo que como que hay una cierta protección, bueno, yo sentía como haciendo cine de horror, como que, como encuentro una libertad allá adentro que me encanta, ¿no? Y que bueno, por supuesto que ahí hay muchas discusiones ahora de–Yo por supuesto que creo que que el cine y el género de horror probablemente tiene de las mejores obras de la literatura y de cine (...) 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, totalmente.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: (...) mundial, pero también hay esta tendencia de que si es muy serio le vamos a poner, a cambiar el nombre, vamos a decir… O bueno, no sé qué piensas tú de eso, pero como que a mí el tema de, del realismo mágico, como que luego digo “Ay…”. Como que luego siento que se inventan términos para escapar de lo, de la fantasía o del horror o, o como de, de esas etiquetas menores, ¿no? 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí. Yo creo que de cierta manera hay como un, eso, nunca mejor dicho, hay un temor. Pero sí, hay un temor como de realmente pensar que, que es posible realmente tener, hacer grandes obras de arte que traten temas que son realmente remecedores y que a la vez pueden manejar cosas pop, cosas underground y que puedan manejar a la vez una narrativa en donde la tensión narrativa esté perfectamente hilada y que funcione a varios niveles y que puedas realmente enganchar sin necesidad de que haya, necesariamente tengas que después irte a un cineclub a conversar sobre ello o después leerte ninguna crítica, simplemente conectas. Y es verdad que te puedes quedar dependiendo de tus referentes o de tu o de tus ganas de quedarte a pensarlo, te puedes quedar en el plano denotativo o puedes avanzar más allá, pero da igual, la gente conecta y entonces hay allí como una pura cosa como de, no sé, como de elitismo yo creo… Creo que al final de cuentas estamos hablando de un elitismo intelectual en donde pareciera que únicamente las cosas que pueden llegar a ser profundas son de difícil acceso, como si realmente no puede haber profundidad en aquello que es de fácil acceso. Y eso creo que es parte de un elitismo cultural que atraviesa mucho de ese rechazo a la literatura de terror y al cine de terror. Y estaba pensando, por ejemplo, en cineastas que tradicionalmente han hecho, yo qué sé pues, películas no consideradas de género como Luca Guadagnino, ¿no? Que de repente hace este remake de Suspiria, que pues de lo que yo sabía antes, no tenía ninguna película de terror, y de repente hace este remake de Suspiria en donde hay un momento además que en Huesera pensé en esa escena de Suspiria, de Luca Guadagnino, porque…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¿La de la bailarina…?

 

MÓNICA OJEDA: Sí, la de la bailarina. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Qué maravilla, ¿no?

 

MÓNICA OJEDA: Que fue una escena que a mí me, cuando yo la vi, además vi, vi justo Suspiria de Guadagnino en el Festival de SITGES. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Wow.

 

MÓNICA OJEDA: Y cuando lo vi fue en pantalla grande, ahí y tal y vi esa escena, dije “Dios mío, hace mucho tiempo que viendo una escena no tengo tanto miedo”. Y sentí… Me pareció maravillosa esa escena de baile en donde los huesos se le estaban, una bailarina por un lado bailando hermosa salvajemente y en otra habitación una mujer, el cuerpo rompiéndosele con cada movimiento de la bailarina, me pareció hermosísimo, o sea, de una belleza… Bueno, la belleza del terror, de la que hablábamos, es terrorífico, pero a la vez también hay una belleza, ¿no? Y, y pensé justo en Huesera en esa parte en la que, en la que están todos los cuerpos, que también son bailarines, me imagino que son bailarines, o por lo menos lo hacen muy bien, y todos estos cuerpos que de repente están como descomponiéndose en los movimientos, los huesos se rompen mientras se mueven y es un gran animal. Son varios cuerpos, pero en realidad es como si fueran uno y un gran animal, una gran araña, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí.

 

MÓNICA OJEDA: Que me pareció tremendo, ¿no? El tema del baile, también, esa relación del cuerpo con el terror me parece súper interesante. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto. De hecho, justamente ahorita como que tengo mucha curiosidad de lo musical con lo horrorífico, ¿no? Desde, desde lo…

 

MÓNICA OJEDA: ¡Ay, me encanta!

 

MICHELLE GARZA CERVERA: [Hablan al mismo tiempo] Desde nuestros países también, porque siento…

 

MÓNICA OJEDA: [Hablan al mismo tiempo] Yo también ando en eso, te lo prometo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Tengo sed así como de ver más narrativas como inmersas en el mundo del baile porque ¿sabes qué? También hay algo, hay algo como coral que a mí me encantó hacer de esa escena, ¿no? Y mira, la verdad es que siéndote muy honesta, tiene también por supuesto que ver con las limitaciones que luego existen en cuestiones presupuestales, ¿no? O sea, como que yo me estaba partiendo la cabeza y fíjate que viene–Es chistoso que lo hablemos, porque sí viene de esa teoría de esconder las cartas del póker, ¿no? O sea, de que, de que sí siempre va a dar más miedo cuando no muestras, cuando no muestras, pero yo sí creo que hay un punto en el que las vas a tener que mostrar, ¿no? Hay muchas formas de mostrarlas, ¿no? Y yo dije: “Yo voy a llegar a la escena en la que las muestre”, ¿no? Y ahí es donde se te puede caer la película sin duda, ¿no? Se te puede caer todo [se ríen]. Pero como que sí hubo algo ahí que tuvo que ver tal vez con limitaciones presupuestales, pero que me llevó a construir esa imagen a través de las herramientas que yo tenía, ¿no? Que decía: “Bueno, yo puedo trabajar con un grupo de bailarinas, yo puedo encontrar esta locación”, ¿no? Que a mí me parecía como una, una telaraña gigante, ¿no? Me parecía como que… Y la verdad es que no sé si te pasa, pero conforme vas trabajando tanto tiempo en un proyecto como que casi que la vida te va dando las respuestas, ¿no? O sea, es así de “Dios, ¿cómo vamos a llegar a este momento?”. Pero bueno, encontramos este bosque magnífico en medio de la Ciudad de México, aparte, tan cerca de mi casa. Y, y encontré este magnífico coreógrafo que se llama Diego Vega, que justamente yo había ido a una obra de teatro de él de danza, más bien una obra de danza en el que, ¿sabes qué? Él lo que hacía es que es tan lento, era tan lento el movimiento de los cuerpos desnudos que él ponía como bajo una luz muy fuerte, roja, que llegaba a un punto en el que desconocías las partes del cuerpo, o sea, ya no sabías qué parte del cuerpo del bailarín estabas viendo, ya se veía como una masa de huesos y carne. Es algo muy magnífico, como… De verdad te mete como en un estado hipnótico que dije “No, es que esto es, esto es y funciona perfecto y me lleva como a este clímax”, ¿no? Pero, pero sí tuvo que ver con mi decisión también de mostrar, ¿no? Que, que creo que, que, bueno, tiene algo de necesario también en el cine y en la literatura, como que en el momento en el que abres la puerta, ¿no? Cuando, cuando la puerta te protege y puede ser tan buena. No sé, pensaba por ejemplo en La bruja de Blair, ¿no? Que a mí fue de las películas que la verdad más me aterraron de niña o adolescente y que y que me pregunto o me preguntaba yo, porque ellos nunca, sí, es que nunca, nunca ves a la bruja, ¿o? Pero sí llega ese clímax magnífico, ¿no? No sé si te acuerdas en la escena esta en la cabaña y que todo se construye por haber tejido tan bien este concepto de, de, de parar a alguien en una esquina de cuarto, o sea, literal esa fue su mostrar las cartas, ¿no? 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí. Total. De hecho, creo que también algo interesante es qué es lo que terminas mostrando, porque al final tienes que mostrar efectivamente–No puedes escudarte siempre en estar alargando, digamos, la puerta cerrada. En algún momento tienes que mostrar algo pero justo lo que hablábamos al principio de la charla tiene que ver con “Vale, lo que muestras también tiene que dar, tiene que también contener ese misterio y también tiene que contener ese espacio a lo desconocido”. O sea, es por eso, esa, eso que se muestra tiene que estar súper, súper bien pensado, ¿no? Tanto en, tanto en literatura como en cine, ¿no? Y me parece interesante volver un poquito a lo que decías del baile y de la música, porque justo yo también estoy trabajando ahora, mi próxima novela trabaja mucho el tema del baile y la música y también la experiencia del miedo y estoy, estoy súper, súper concentrada en eso. Me he pasado leyendo un montón de libros de música, investigando un montón de cosas y hay un libro de Pascal Quignard que es un autor francés que se llama El odio a la música y en El odio a la música él habla sobre el terror sonoro y, y me encanta, ¿no? Esa idea del terror sonoro, él lo llama “horror sonoro” en realidad, ¿no? Pero la idea de, (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Qué maravilla.

 

MÓNICA OJEDA: (...) de que el sonido está realmente relacionado y la música también con la oscuridad. Por eso, cuando escuchas música cierras los ojos para poder escucharla bien porque hay algo que te invita realmente a la ceguera (...) Esa idea de que el sonido estimula de alguna manera la imaginación también no solamente para lo bueno, sino también para lo malo. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sin duda. Como que me gustaría conectarlo con el tema del horror cósmico, como, porque también leí algo en tus entrevistas y me da mucha curiosidad saber más de lo que piensas del horror cósmico, que a mí me parece de lo más horrorífico. Fíjate que yo en la pandemia descubrí a Thomas Ligotti, yo no había leído, yo leí este de La conspiración contra la raza humana que me traumó, y creo que no fue buena idea leerlo en la pandemia porque me hizo sentir muy miserable, pero como que sí siento que hay algo en la indiferencia que tal vez es de los aspectos más, es de lo que más horror puede dar, ¿no? Como la indiferencia de lo no humano… y por supuesto de nosotros mismos, de, y de los humanos unos con nosotros, ¿no?

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí. Yo recuerdo además, cuando era adolescente, mi primera crisis existencial fue cuando dejé de creer en Dios, ¿no? Y recuerdo haber tenido una conversación con mi madre porque la verdad es que mi familia tampoco era muy religiosa pero bueno, sí creen en algo, no, no sabría decirte qué. Quizás en los monstruos de Lovecraft incluso, no tengo idea de cómo son los dioses de mis padres. Pero, pero en todo caso sí que había crecido con toda la narrativa judeocristiana católica, como pasa en la mayoría de nuestro continente, ¿no? Y, y recuerdo que, que, que estaba yo pasando por una crisis súper fuerte y le decía a mi madre “Es que no entiendes, estoy sufriendo mucho y tengo mucho miedo porque no creo que Dios exista, por lo tanto es que nada tiene sentido y me puedo morir en cualquier momento e igual no hay justicia, igual nada sale bien, tal” y mi madre me decía “Pero ya, pues entonces cree otra vez”. Y yo le digo “Es que ya no puedo, ya perdí la fe, ¿entiendes que ya no tiene que ver con una decisión?”. Y era para mí…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Ya no hay vuelta para atrás.

 

MÓNICA OJEDA: Total. Y era súper súper crítico ese momento. Y recuerdo que ahí empecé a leer a Lovecraft, ¿no? Y justamente lo que… Yo en ese momento no lo podía enlazar porque tampoco pensaba mucho en torno a lo que leía, solo lo leía y ya está, pero creo que ahí sí que había un nexo o algo que me atrajo mucho de Lovecraft fue eso, ¿no? La idea de que estás realmente como, como realmente muy vulnerable en el universo y que tu vida es un pestañeo y que en cualquier momento… O sea, la fragilidad. Que creo que además es el fondo de, de, del terror, o sea, tenemos miedo y tememos como seres humanos porque somos, sabemos que somos frágiles y que somos vulnerables y es por eso que tememos, ¿no? Los dioses no temen, pero los humanos siempre temen, ¿no? Entonces ahí hay una cuestión como que a mí me parece fascinante, que por eso me parece que el terror es un género realmente potentísimo, porque estudia la fragilidad humana, ¿no? Es lo que hace, lo estudia.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto, hay algo… Sí, sin duda. Y bueno, yo lo, en tu trabajo es magnífico porque te atreves a hablar de temas tan innombrables y que es algo que de verdad, Mónica, porque tu presentación conmigo, porque fue, empecé con Nefando, es algo que se me quedó muy grabado y que me encantó, que es, que es como esta descripción de esta niña que va al circo, Es que sentí que como que hizo, fue una síntesis hermosa, ¿no? De… Que luego ya después descubriéndote, entendí, ¿no? Que es como vas a alejar todo ese show de querer minimizar, de querer confitar, ¿no? De querer distraernos de lo otro, ¿no? De eso terrible que acaba de pasar y que es, que, que no lo vas a poder borrar de la cabeza de nadie, ¿no? Pero como que todo este show que se arma para evitar hablar de esos otros temas que son el tabú, ¿no? Y como que tú si le entras así a full, ¿no? Al tema, ¿no? De todo lo…. Sí, la verdad, a temas muy escabrosos que, que fíjate que es algo que a mí luego me preocupa en el cine, ¿no? Porque siento una libertad en el texto, en las novelas, por supuesto, sobre todo, más que en, que en el cuento, que en los cuentos, pero como que siento una libertad de entrar a todos esos temas prohibidos, ¿no? Y lo veo claramente en ti y en, en otros escritores que me encantan y que luego me pregunto… Y por supuesto que hay cine que se atreve, ¿no? Por supuesto que hay películas que, que van hacia esos territorios, ¿no? Yo acabo de ver esta de Manticora, que no sé, si no la has visto, (...)

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, sí, me encantó.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: (...) la tienes que ver. ¿La viste? Uf, que maravilla. Y, y, y, y claro, otra de mis películas formativas es, es, una que que además me encantaban desde adolescentes, es esta de Mysterious Skin, de Gregg Araki, que…

 

MÓNICA OJEDA: Ah, esa no me la he visto, no.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: La tienes que ver porque es también como que habla justo del tema de, de abuso infantil de una manera que, de hecho, o sea, atraviesa el género, es magnífica. Y que luego yo me–como que te leo y digo “¿Qué, qué tanto tiene que pasar para que una película alcance esos niveles de hablar de lo tabú”, ¿no? Porque creo que tienes que pasar por un… Como que creo que tienen que suceder muchas cosas para que exista al final una película que se atreva, ¿no? A… Que por supuesto está Haneke, ¿no? Que sentí muchos… Claro que hay muchos cineastas, ¿no? Que llegan a ese nivel, pero que sí me parece que es difícil alcanzarlo, ¿no? O sea, como que, como que siento que hay temas que que también por la velocidad del cine, que es en dos horas ya lo viste y como que hay algo ahí que la censura puede ser más dura o puede definir más el rumbo de lo que se produce y lo que no. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, creo que además algo pasa con el género del terror que, que creo que está abocado justamente a trabajar temas difíciles y por eso también hay una pregunta ética que lo atraviesa de cabo a rabo, yo creo. O sea, que creo que si uno escribe terror o hace cine de terror tiene que preguntarse por cómo estoy trabajando este tema, lo estoy trabajando desde el morbo o no, eh, es un tema que se pueda trabajar desde el morbo, porque tampoco quiero aquí censurar la posibilidad de trabajar el morbo como una emoción humana que también nos atraviesa y que también estaría bien que nos lo hiciéramos ver también y que eso también es tema del arte, ¿no? Pensemos, por ejemplo, el morbo, ¿no? ¿Por qué, por qué de repente volteamos a ver cuando hay un accidente en la calle y ralentizamos la marcha de, del carro o del coche para ver si vemos al muerto? ¿No? O sea, ¿qué nos atrae y nos repugna de la muerte a la vez? Entonces ahí hay una verdad profundamente humana que (...) 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sin duda.

 

MÓNICA OJEDA: (...) si uno quiere mirar hacia allí, si no quieres mirar hacia allí porque te parece demasiado sórdido, está bien, pero te estás negando a un lugar de pensamiento. Y algo que me parece interesante, justamente del terror, es que se abre de repente la puerta a todo, a todos esos territorios que son difíciles de mirar. Y también se abre la puerta a toda esa experiencia humana que está atravesada también por el peso de lo inconsciente y que por lo tanto está atravesada también por la imagen, por lo tanto, por el símbolo, por lo tanto, por la, por la mirada poética, ¿no?Y, y claro, un poco para, porque estamos aquí conversando y saltando de un tema a otro, pero es que todo esto me emociona mucho, y hay algo que tú dijiste antes que lo anoté aquí en mi cuaderno para no olvidarme de volverlo a sacar, que es el tema de cómo narrar el terror o cómo narran algunos directores el terror. Ehm, y pensando en Polanski, ¿no? Y de qué manera trabajaba con el terror y también con el terror de lo femenino desde una perspectiva muy particular, que es la perspectiva justo de lo, de lo femenino monstruoso, pero también respondiendo, ehm, a, digamos, a, eh, personajes como la, El bebé de Rosemary, justamente como Rosemary, un personaje que al final decide que su maternidad sí que va a imperar por encima de todo y por lo tanto es un personaje con el que socialmente la gente se siente cómoda. Un poco (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: (...) te sientes cómoda con Ana Karenina porque Ana Karenina nunca quiere abandonar a sus hijos, pero Madame Bovary incomoda hasta el día de hoy porque en realidad ni siquiera quería ser madre, entonces no los quería tanto a sus hijos. Entonces le puedes perdonar a una mujer hasta que sea, entre comillas, “adúltera”, como se la llama en estos libros, en estas novelas, adúlteras, ¿no? A eso se lo puede perdonar, pero lo que no se le perdona a mujer es que no quiera sus hijos porque la maternidad es como algo santificado en nuestras sociedades, ¿no? Entonces me parece interesante cómo determinadas películas contemporáneas de terror están narrando el… Porque a ver, no quiero invalidar para nada las películas de Polanski. Por ejemplo, a mí me gusta mucho Rosemary Baby, Rosemary's Baby, Repulsion me encanta, no tiene que ver con eso, sino que tiene que ver con qué bueno que las narrativas del terror se puedan enriquecer desde otras perspectivas como justamente The Witch, en donde las, en donde el aquelarre es casi que festivo y más bien el terror viene del ambiente familiar, ¿no? O, o también pensando The Babadook, que también es una peli que además fue dirigida por Jennifer Kent, en donde se trabaja también el tema de cómo una madre puede de repente de verdad estar en una situación de tanto estrés psicológico como para quererle hacer daño a su hijo. O sea, es que esto es algo que puede pasar y no significa que sea una persona monstruosa o bueno, el monstruo sale en un momento, pero no significa que es permanente, ¿no? Que eso es algo que me encantó, que es algo que no sé si hubiese podido narrar tan eficientemente una persona hace 50 o 100 años, ¿no? O sea, esto lo hace Jennifer Kent, ¿no? En (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA: (...) hace relativamente poco tiempo, cuando sabemos más sobre la depresión postparto y etcétera, etcétera, ¿no?

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí. Y que fíjate que es interesante, yo no soy madre, pero por supuesto que con Huesera hicimos también mucha investigación, muchas de las involucradas, la protagonista y demás, gran parte del equipo, y es muy interesante ver cómo es tan común estas emociones, estos pensamientos pero tiene que haber… O sea, yo me di cuenta que contaban estas historias o estas anécdotas de momentos de pánico y de estrés y de, y de verdad de llegar a un odio profundo, ¿no? De querer salir corriendo de sus casas, que es bastante común. Lo que pasa es que tenía que llegar un proyecto, ¿no? De tantos años, como las ganas de hacer una película para que de verdad sintieran un espacio seguro de decir: “Yo también, yo también, yo también”. Como que es mucho más común y, de hecho, sí, como que no siempre solo es la depresión postparto, ¿no? Como que creo que es un ir y venir de muchas historias que yo creo que todas las madres atraviesan, pero que se las guardan, ¿no? Y que si se atreven a contarlas un día van a ser juzgadas eternamente, ¿no? Por, por haber contado esa historia, ¿no? Entonces creo que hay mucho ahí. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, de hecho, lo que decías del terror como algo, como algo que tiene que ver también con la represión y con la experiencia psicológica, ¿no? Claro, en Huesera se ve cómo la protagonista, esta mujer embarazada, siente que no puede hablar sobre lo aterrada que está, sobre el, el, el terror que está viviendo, porque se supone que está embarazada y tiene que estar feliz y tiene que estar agradecida con la vida por estar embarazada, y no puede hablar sobre ese terror que también es algo… Es una experiencia de terror psicológico (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí.

 

MÓNICA OJEDA: (...) que creo que la han pasado muchísimas mujeres. O sea, yo tengo amigas que justamente han tenido hijos y que me han hablado de eso, de periodos de, de infinito terror o infinito miedo, infinita depresión y que no podían hablarlo con nadie porque sentían que les iban a juzgar porque ese discurso no está permitido para una mujer embarazada, ¿no? Es una palabra que no puedes mencionar, ¿no? Y ahí está como de repente el tabú. Y me parece que (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Me gusta como…

 

MÓNICA OJEDA: (...) el terror de una u otra manera trabaja el tabú, ¿no? O sea, creo que al final sí que pienso que como humanidad vamos como perfeccionando las narrativas y por eso también no nos quedamos únicamente en los arquetipos, los arquetipos los seguimos, los seguimos utilizando, pero de alguna manera estamos buscando darles la vuelta de tuerca o el punto de giro como, como un poco lo que quiso hacer el director de Barbarian, dice “Vale, porque no nos podemos quedar únicamente aquí si esto ya se ha narrado mil veces de esta misma manera”. Entonces, los temas siguen siendo los mismos, siempre estamos trabajando los mismos temas de una u otra manera porque pues eso, los temas son inagotables, pero si son agotables las formas. Entonces estamos de una u otra manera tratando de ver de qué manera (...)

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Claro.

 

MÓNICA OJEDA:  (...) podemos trabajar este mismo tema, pero vale, no se ha narrado nunca desde esta perspectiva, no se ha narrado nunca desde esta otra, ¿no? Igual ya se ha narrado mucho la perspectiva de, de eso de la bruja, como en el Anticristo, de Lars Von Trier, vamos a buscar una manera distinta de narrar a la bruja, ¿no? Y eso me parece chévere, ¿no? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Por supuesto. Y de hecho Barbarian lo hace muy bien, porque si te sientes en ese lugar como de, nostálgico, ¿no? La película te da una sensación como de que estás viendo una, una nueva forma de articular ese cine al que hemos estado acostumbrados, ¿no? Y, y, y que me pasó con una que va a salir pronto, que tuve suerte de ver que se llama Talk to Me, que va a salir muy pronto de A24, que bueno, te recomiendo mucho…

 

MÓNICA OJEDA: ¡Me encanta esa productora! 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Híjole, en cuanto salga vela a ver antes de que te la spoileen, pero yo salí muy maravillada porque sentí que sentía esa familiaridad, esa nostalgia de ese cine como de que se inventa un universo por completo nuevo, pero que a la vez sí te hace sentir como en un lugar común pero completamente renovado. Como que siento que estos chavos son dos directores muy jóvenes, sí se–sí encontraron una manera de, de crear un nuevo universo, eh, que yo creo que va a abrir muchas puertas. O sea, como a, no sé, me da mucha curiosidad lo que va a suceder con esa película. 

 

MÓNICA OJEDA: Ay, qué ganas, me muero de ganas de verla. Pues nada, no sé si ahora nos dicen algo las personas porque yo creo que ya… 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Ah, ya veo que son las 11. Bueno, no sé, tú estás en, tú estás en Barcelona, ¿verdad? 

 

MÓNICA OJEDA: No, estoy en Madrid, llevo viviendo acá ya algún tiempo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: ¡Ah, muy bien! No sé por qué pensaba que vivías en Barcelona.

 

MÓNICA OJEDA: No, no… Bueno, viví un año en Barcelona, pero solo un año. 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Ah, buenísimo. 

 

MÓNICA OJEDA: Y ahora ya llevo viviendo…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Ah, bueno, igual y eso por Nefando, ¿no? Porque Nefando está en, está un personaje en Barcelona, ¿verdad? 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sí, de hecho, de hecho la escribí un poco en Barcelona por ese año que vivía en Barcelona, así que…

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Maravilloso. Y ya no pudimos hablar de todo lo del internet que te quería preguntar, pero bueno, ya habrá tiempo. Me encantará, me encantaría de verdad conocerte en persona pronto. 

 

MÓNICA OJEDA: Ay, sí, ojalá. O sea, bueno, no sé cuándo será la próxima vez que vaya a México, pero si vienes a Madrid ya sabes que me escribes. Además, nos tenemos ahora de contacto por Instagram, así que nada.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Muy bien. Sí, igualmente, ojalá.

 

MÓNICA OJEDA: Será cheverísimo. [Se interrumpen] Oye, ¿y estás trabajando, estás trabajando en otra película ahora? 

 

MICHELLE GARZA CERVERA: Sí, filmo la siguiente película en octubre y noviembre. O sea, ya estoy con eso encima, sigo re-escribiendo, me estoy partiendo la cabeza. 

 

MÓNICA OJEDA: ¿Y también es de terror?

 

MICHELLE GARZA CERVERA: De hecho, es, también es de terror, de hecho es home invasion.

 

MÓNICA OJEDA: Ay, amo.

 

MICHELLE GARZA CERVERA: De hecho estoy en ese, como que… Y tiene un poco ahí de lo cósmico que dije “¿En qué me metí?”. O sea, porque sí, como que estamos tratando de hacer algo ahí como de una fuerza antigua, que bueno, ya, ya, ya te contaré después. Ojalá que coincidamos en persona pronto y nos vamos por unas cervezas. 

 

MÓNICA OJEDA: Sí, sería cheverísimo, por favor, me va a encantar. [Se ríen] Yo creo que nos lo pasaremos súper bien.

 

  • Sonido de que se acaba el segundo rollo/carrete como en proyecciones análogas
  • ID DE CIERRE Voz MUBI (ELVIS):

ENCUENTROS, un podcast de MUBI en español. La plataforma de cine seleccionado a mano.

Cada día, una nueva película. En cada episodio, una nueva conversación.

 

  • ANUNCIO Voz MUBI (ELVIS):

Escucha otros episodios de nuestra cuarta temporada de: ENCUENTROS de MUBI podcast con Peter Lanzani, Julieta Zylberberg, Ilse Salas, Celina Murga, Sebastián Silva, Marina De Tavira, Guillermo Calderón, Mariana Di Girollamo, Catalina Saavedra y Rodrigo Sepúlveda. 

 

  • CRÉDITOS (Voz Elvis):

Esto fue ENCUENTROS de MUBI podcast, con la participación de Mónica Ojeda y Michelle Garza Cervera.

Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea y Ricardo Giraldo

Producción: Ricardo Giraldo y Fernando Peña

Productores ejecutivos: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna y Gael García Bernal 

Investigación, guion y transcripciones: Andrés Suárez

Apoyo en guion y transcripciones: Fernando Peña

Edición y música original: Andrés Solís

Supervisión de edición: Javier Umpiérrez

Coordinación de invitados: Mónica Pérez

Voz: Elvira Liceaga

 

Marketing y Comunicación: Sofía Chacón y Fabiola Quintero

Grabación de Mónica Ojeda en España: David de la Fuente en Robin Groove Estudio

Grabación de Michelle Garza Cervera en México: Andrés Solís en NAAF Audio

Gracias a Edgar de los Santos

La Corriente Del Golfo Podcast y MUBI todos los derechos reservados 2023