[:es]MUBI Podcast: Encuentros | T2[:en]MUBI Podcast: Encounters | T2[:]

MUBI Podcast: Encounters | T2Podcast

Cinema and history

Cristina Gallego and Jayro Bustamante

Cinema and history
0:00
/

MUBI Podcast: Encounters | T2

Cinema and history

This episode talks about cinema as a link between the present and the past, a way of confronting and rewriting the official narrative of History.

Cristina Gallego is a film producer and director. Her career is characterized by a long and close collaboration with director Ciro Guerra. Together they have formed a successful creative duo that has made some of the most relevant titles in contemporary Colombian cinematography. Los viajes del viento, Pájaros de verano y El abrazo de la serpiente —all premiered at Cannes and the latter nominated for an Oscar— are works that account for the complex Colombian geography and portray other sides of its history and culture. In addition, with her production company Ciudad Lunar, Cristina has collaborated with directors from other countries such as Abner Benaim, Pedro Aguilera and Annemarie Jacir.

On the other hand, Jayro Bustamante is a screenwriter, director, and producer from Guatemala, trained in France and Italy. His film Ixcanul won the Best First Feature Award at the Berlinale, with which he called the attention of the cinema critics in his country. His filmography has been characterized by frontally addressing the most acute social problems in Guatemala: racism, homophobia, and the most recalcitrant conservatism. His films have been presented at festivals such as Berlin and Venice and his most recent feature film, La Llorona, was nominated for Best Foreign Film at the Golden Globes.

Cristina and Jayro talk about cinema with a clear political commitment.

 

Guests

 

Credits

With the participation of Cristina Gallego and Jayro Bustamante

  • Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea and Ricardo Giraldo
  • Production and supervisionRicardo Giraldo
  • Executive producers Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna, Gael García Bernal and Paula Amor
  • Sound Javier Umpiérrez
  • Original score Andrés Solís
  • Voice Elvira Liceaga
  • Research, script and transcripts Andrés Suárez
  • Production coordinator, script and transcriptions Fernando Peña
  • Recording of Cristina Gallego in Bogotá: Camilo Martínez
  • Bogotá Jayro Bustamante in Mexico: Neil Damy in No Más Mellow Producciones
  • Photography of Cristina GallegoMateo Contreras
  • Photography of Jayro BustamanteLa Casa de Producción

Thanks to Andrés Carvajal

La Corriente del Golfo Podcast and MUBI all rights reserved.
© 2022

 

Transcription

CRÉDITOS INICIALES E INTRO

  • Arranque sonido de prendido de “proyector” o sonido que considere Javier
  • Créditos producción (Voz Elvis): 

MUBI y La Corriente del Golfo Podcast presentan

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música (se queda hasta la presentación y arranque conversación)
  • Nombre del podcast y ID sonoro – Presentación del podcast.
  • (Voz Elvis): 

ENCUENTROS, 

un podcast de MUBI. La plataforma de cine seleccionado a mano.

Cada día, una nueva película. En cada episodio, una nueva conversación. 

  • Extracto conversación 1

 

CRISTINA GALLEGO:

Me resulta súper bonito esa identificación con los personajes, el poder que tiene el cine pa’ conectarte y para sacarte de tus zapatos y meterte en los del otro, ¿no? O en los de otra cultura que es completamente diferente a la tuya.

  • Statement

(Voz Elvis): 

Las voces latinoamericanas más destacadas se reúnen para compartir y explorar el cine que nos gusta ver.

  • Extracto conversación 2

JAYRO BUSTAMANTE:

Yo me pregunto cómo ese placer se vuelve doloroso para otras personas, ¿no? Porque nosotros en Guatemala, los que estamos haciendo cine, somos pioneros en todo y, y he visto mucho cómo el público no quiere verse, le duele mucho verse.

  • Presentación de invitadxs

En este episodio se habla del cine como un vínculo entre el presente y el pasado, una forma de confrontar y reescribir el relato oficial de la Historia. 

Cristina Gallego es productora y directora de cine. Su carrera se caracteriza por una larga y estrecha colaboración con el director Ciro Guerra. Juntos han formado una exitosa dupla creativa que ha realizado algunos de los títulos más relevantes de la cinematografía colombiana contemporánea. 

Los viajes del viento, Pájaros de verano y El abrazo de la serpiente —todas estrenadas en Cannes y esta última nominada a los premios Oscar— son obras que dan cuenta de la compleja geografía colombiana y retratan otras caras de su Historia y su cultura. Además, desde su productora Ciudad Lunar, Cristina ha colaborado con directores de otros países como Abner Benaim, Pedro Aguilera y Annemarie Jacir.

Por otro lado, Jayro Bustamante es un guionista, director y productor de Guatemala, formado en Francia e Italia. Su película Ixcanul obtuvo el Premio a Mejor Ópera Prima en la Berlinale, con la cual ha conseguido atraer la atención de la crítica en el cine de su país. 

Su filmografía se ha caracterizado por abordar de manera frontal los problemas sociales más agudos de Guatemala: el racismo, la homofobia y el conservadurismo más recalcitrante.Sus películas se han presentado en festivales como Berlín y Venecia y su más reciente largometraje, La Llorona, fue nominado como Mejor Película Extranjera en los Globos de Oro. 

Cristina y Jayro hablan del cine con un claro compromiso político.

  • Continúa música (10 segs)
  • INICIO

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Yo me emocioné mucho con Cristina, saber que iba a hablar contigo, entonces te dejo liderar. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

No, ¡cuál! (Se ríe)

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

(Se ríe) ¿Ves cómo me zafé?

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Eso, eso me recuerda… Creo que estoy viendo un comportamiento repetitivo de un acta de un jurado (se ríe). Mira cómo te zafas de fácil. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

(Se ríe) Suelo ser así. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

No, es muy chistoso esta conversación porque, porque no sé, es un, es un poco extraño porque uno siempre está como con un moderador y con una o, o sea, en estas conversaciones así, como con alguien que, que se encarga de llevar la conversación, pero esta me parecía un poco más extraña, ¿no? Porque…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí, es como “vamos a jugar a ser profesionales”. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Pero es muy difícil (se ríe). 

 

  • INSERT MÚSICA –
  • Nombre de episodio

Episodio 4. El cine y la Historia

  • Comienza la conversación


CRISTINA GALLEGO:

 

No sé por dónde podemos arrancar. Lo que pasa es que tenemos tantas cosas en común, ¿no? Jayro y, y yo tenemos… No sé, como que muchas cosas se van juntando. La verdad que ponernos a los dos y ver tus películas, es también como reflexionar sobre, pues para mí sobre lo que hago y sobre lo que he hecho durante tantos años. Y no sé, como esa, esa pregunta tan fuerte que hay en tu cine sobre, sobre la historia de Guatemala. Yo la veía y veía las tres películas ya, o sea, como que viéndolas juntas, ¿no? Ahora como preparando este encuentro y… Lo primero que pensaba es como en esta, en estas historias que tenemos nosotros en Latinoamérica y en el… El cine se ha encargado de contarnos muchas historias de muchas… Contarnos historias de genocidios, contarnos historias de guerras, contarnos historias de la caída del muro de Berlín, contarnos la historia hasta de la guerra de los Balcanes. O sea, como que hemos podido ver eso a través del cine, pero viendo tus películas yo siento algo muy fuerte y está relacionado con la forma en la que nosotros como latinoamericanos abordamos nuestra historia está como este tabú en el que si hablas de la historia ahí como si no fuera correcto hablar de eso, como si no fuera correcto tocar ciertos temas, o sea, acá en Colombia hace poco una senadora de gobierno dijo que la masacre de las bananeras era una invención de García Márquez y esas son cosas que pues que a uno le cuesta creer y que siento o presiento que con pues con Ixcanul y con La llorona y también con Temblores, o sea, como que hubiera unos grandes tabús en nuestras sociedades, ¿no? Como bañadas por la moral, pero bañadas también por la política permea una cantidad de cosas. ¿Tú cómo sientes, cómo sientes eso, eso que haces allá en Guatemala? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Mira, un poquito, digamos que toda la razón en, en nuestro, en todos los puntos que tenemos en común, eh… A mí me, me pasa mucho que nuestra manera de contar el cine es, también existe como un lenguaje muy particular que es muy difícil explicárselo a otros, a otras culturas, que es el realismo mágico no es un movimiento literario, el realismo mágico es un estilo de vida y este estilo de vida nace de no tener protección gubernamental ni estatal. Entonces tenemos que ir a buscar la protección al más allá, en esas divinidades, en esos cuentos, en esas maneras de, de imaginarnos que no estamos solos, porque nuestra sensación cotidiana es que es una soledad y un abandono total. Entonces, a partir de ahí no nos queda más que contar las historias desde, desde ese punto, ¿no? Desde un punto también que se apega mucho más a lo ancestral, que se apega mucho más al… Haciendo La llorona, por ejemplo, y hablando de ancestralidad y pensando un poco en, en El abrazo yo quería afrontar una historia de horror, porque me parecía lógico que un genocidio se contara bajo,  el lenguaje del horror y me decía “Pero ¿cómo hablar de, de fantasmas si para nosotros los fantasmas no son horroríficos? Son nuestros antepasados, nos acompañan, les hacemos honor, vivimos con nuestros muertos y los muertos se vuelven nuestros guías”. Por eso le traté de dar la vuelta, ¿no? Por eso como que dije “Hay que poner la cámara dentro del, de la familia del mal y hay que ver cómo el malo se pinta de bondad y cómo el malo intenta ponerse esa máscara de héroe”, que eso me parecía como, como el reto más grande. Y en Guatemala la película fue… Hay una expresión que también los mexicanos creo que la tienen que es “chairisiarse” o volverse chairo, que es como ser de izquierda o ser defensor de los derechos humanos o ser pro-derechos de cualquier otro, que eso es lo peor que existe en Guatemala, o sea, eso es, tiene un insulto que es “comunista”, ¿no? Que es como… Y nos atacaron muchísimo con Temblores también, con Temblores los ataques fueron mucho más duros desde, desde el Estado, pero crearon publicidad y eso hizo que la película se moviera mucho más, entonces creo que por eso con La llorona no nos atacaron tanto y con Ixcanul fue mucho más penoso porque los insultos eran básicos, ¿no? “No voy a pagar un centavo para ver indios si los veo en la calle”, así de… Y me parece que es algo que tú también has vivido, nosotros juntos en festivales hemos vivido discriminaciones con las dos películas, ¿no? Con, con El abrazo y con Ixcanul juntos y con nuestros actores tremendos y hermosos que nos… Incluso fiestas V.I.P. en donde hemos tenido que negociar para que entren después de habernos ganado todos los premios. Es algo que no solo pasa en nuestros países. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Eso es tan fuerte, eso que tocas ahí es tan fuerte. Porque claro, nosotros además tenemos, eh, pues tú tienes una escuela allá de formación de actores. Yo me he dado cuenta de que en Colombia, o sea, tenemos una potencia en formación de actores también, pero eso se debe a que, a que no hay actores de cine, pero además también pues porque no tenemos, no teníamos historia cinematográfica, ¿no? Nuestros–ninguno de nuestros países tenía historia cinematográfica y la televisión siempre ha estado orientada hacia las telenovelas y hacia un, hacia un perfil físico que no tiene nada que ver con comunidades indígenas ni con pueblos oriundos, o sea, si uno piensa, Colombia es un país en el que hay una, una mezcla de cultura indígena, europea y negra súper fuerte, pero si uno quiere buscar indígenas, personas con rasgos indígenas, actores, no hay o hay dos o tres. O personas de comunidades afrodescendientes, no es… O sea, hay un actor o hay dos actores, entonces nosotros siempre hemos tenido este tema de trabajar con actores naturales, o sea, o trabajar con actores que son actores por primera vez, porque igual pasan un proceso de formación y ver esa, eso que pasaba así en los festivales, pero en las nominaciones también, como que estos actores como no son actores (se ríe), entonces tampoco pueden aspirar a categoría de Mejor Actor con unos personajes increíbles que han hecho, ¿no? Hay una discriminación per se en todos lados, ¿no?

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Claro.

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Creo que es una cuestión ahí como, como humana del que pertenece y no quiere dejar que nadie más acceda al pequeño grupo selecto y pues claro, nosotros hemos estado ahí tocando puertas y abriéndolas y abriendo cosas que muchas veces claramente no estaban, no estaban abiertas per se, y buscando que se abran. No solamente, no solamente para ellos, sino para los temas que hemos estado tocando, para las formas de, o sea, de hecho para hacer cine en países donde, donde no hay cine, donde no hay, en donde no existen todavía las formas de hacer, de producir, de levantar dinero, de coproducir, o sea, así, sí digamos que tiene ese, ese espíritu de pues es como igual combativo, ¿no? O sea, abriendo puertas o abriéndolas, yo no diría que a la fuerza, pero sí moviendo un poco un sistema.

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y todo es muy particular porque al final yo creo que, por ejemplo, en Guatemala hay un miedo muy grande sobre lo que vayamos a contar. Yo, yo de alguna manera, al inicio, estaba muy metido en tratar de hacer que el Estado se hiciera responsable sobre la memoria que el cine puede crear y muy vinculado, muy interesado en hacer que el, que la industria privada participara también de alguna manera en la creación de nuevos contenidos. Y tuve una reunión, que al inicio me pareció muy grata porque me reuní con, como con los directores del privado y querían invertir en cine y yo estaba, todo iba muy bien, o sea, creo que era como el sueño volviéndose realidad hasta que me dice uno de ellos: “Porque por no haber invertido, ustedes están contando las historias que les da la gana…” (Se ríen) Y entonces todo se derrumbó dentro de mí. Y, y bueno, y luego… Pero no solo pasa en nuestros países, ¿no? Hablando de un poco el fenómeno de “Ya no queremos oír historias de narcos” o “ya no queremos…” Cuando yo saqué Temblores a mí… No voy a decir el nombre porque es un festival que respeto mucho y que quiero, pero el discurso del, en el festival era: “Ya no queremos historias LGTB que cuenten sufrimiento en la comunidad.” Y yo dije: “Ok, tú lo puedes decir porque estás en un país en donde tus derechos humanos son respetados, pero nosotros todavía no… O sea, nuestras historias todavía están en eso, en ese dolor enorme”, ¿no? Es como… Y, y cuando nosotros sabemos que nuestra agenda moralista viene directamente de las iglesias estadounidenses en donde también acaban de pasar esta ley en la que se le prohíbe en Texas, y hay tres estados más, se le prohíbe a los médicos tratar a las personas transexuales. Y también las familias que ayuden a las personas transexuales pueden ser penalizadas, o sea, cuando sabemos que esto solo es el inicio de algo mayor que se va a venir, ¿no? 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

No…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Es como pensar que ahorita tenemos que empezar a hacer un cine que sea… Yo he oído mucho esta frase también de “haz una Amélie Poulain, ¿por qué no haces una Amélie Poulain, Jayro? Así, color.”

 

CRISTINA GALLEGO:

 

¿Una qué?

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Amélie Poulain, la película… Es “¿por qué no haces una historia con color, con alegría, con…?” Pues porque no me da mi sociedad para… No estoy en ese momento. O sea, es… Lo que estamos haciendo nosotros en el cine solo es un reflejo, el arte siempre lo ha sido, ¿no? Y cuando nuestro trabajo dé para que nuestra sociedad sea sonriente y colorida y que todos podamos sonreír y no solo algunos, ahí haremos películas como esas. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro, es un poco es echarle la culpa al espejo, ¿no? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Exacto, sí 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Echarle la culpa al espejo de por qué me veo feo, de por qué estoy gordo o de… ¿Por qué, no? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Totalmente es eso, qué bonito. Deberíamos implementar eso. Echarle la, echémosle la culpa al espejo. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

(Se ríe) Sí, pero, o sea, yo claro, es que uno lo ve muy, muy como fenómeno también de, de cinematografías, digamos que muy en pañales, o sea, muy, muy chiquitas. O sea, como que yo no, no sé si este cuestionamiento lo tienen, por ejemplo, en Argentina, ¿no? O sea, en Argentina se tocan muchos temas durante… Luego de la dictadura se tocaron mucho, se hicieron muchísimas películas sobre la dictadura. Ahorita digamos que uno sabe porque es que todo este mundo moralista está permeando demasiadas, demasiadas culturas. Pero esta, esta pregunta de “¿por qué no haces cine sobre la belleza?” A nosotros también, claro. “¿Por qué no hace cine sobre, sobre la riqueza de este país?” Que es la riqueza natural y los pajaritos y los colores y el realismo mágico, y bueno, y como que todo… Y claro, uno ve las realidades y pues que sí, las realidades no nos dan para eso. Pero es que, pero también siento que, que claro que hay un problema y es que como no nos hemos visto… Apenas como que son sociedades que se empiezan a ver y se asustan con su reflejo. Pero, además, que son sociedades que no son para nada críticas consigo mismas, no son críticas con su historia, o sea, a mí hay una cosa que me, que me, me parece que es como una metáfora de lo que es Colombia y es que durante 15 años se dejó de enseñar historia de Colombia en los colegios, ¿no? Y uno ve esto, o sea, uno como que piensa, o sea, los gringos no conocen nada de afuera, pero conocen su historia, ¿no? Conocen su historia, sus… O sea, como lo que ha pasado, ¿no? Sus estados…  Bueno y, y nosotros… O sea, por tener restringido el acceso a nuestra información es como, no sé, como crecer en una familia que no tiene fotos, que no tiene álbumes o que no tiene historia básicamente. No sabemos de dónde venimos. Entonces… Y eso, claro, al cine, a nosotros nos echan la culpa de estar mostrando lo feo, pero pues lo feo está al otro lado, ¿no? Está en el espejo, al otro lado del espejo. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y cuando hablas de esa, de esa privarnos desde la educación, no es solo nuestra historia, nos han privado de muchas cosas, incluso de algo tan hermoso como el arte, nos han privado de el poder entender cómo se debería entender el arte, ¿no? Porque yo creo que en nuestras sociedades, el artista… Te lo explico con un ejemplo, por ejemplo, a mí me gusta ver tu cine porque viendo tu cine yo tengo la capacidad de pasar por tu filtro y de ver el mundo como tú lo ves y, y nosotros estamos encerrados en nuestro cuerpo, ¿no? No hay otra manera de percibir emociones que no sea a través de nuestro cuerpo. Cuando yo veo, cuando yo veo el trabajo de un artista, me dan ese regalo los artistas, me dan ese… Que luego me guste o no, que la sensación que me haya provocado sea una sensación que me haga llorar o que me haga reír, ese regalo es algo que nosotros como sociedad no hemos entendido, no le hemos dado ese lugar al arte todavía, pero porque no nos dejan que nos lo enseñen. Todavía no nos hemos, no hemos entendido que la magia del arte es poder salir de nuestro cuerpo y, y eso no te lo regala nada más, nadie más y eso sería… Si lo llegásemos a entender, todo lo veríamos desde otro punto, ¿no? Todo sería como tener… Incluso ver la televisión por la noche no sería sólo para salirnos de nuestro cotidiano, sino para salirnos de nuestro cotidiano, de nuestro cuerpo y entrar a la mente de alguien más. Ese análisis que uno, incluso cuando está viendo cosas comerciales, uno podría entrar a la mente de tal vez no un artista único, pero de, de una industria. ¿Por qué esta industria quiere que yo vea esto? 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y nuestra reflexión sería mucho mayor. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Sí, sí, sí, seríamos, es mucho, sería mucho mayor y hay una cosa que, que también pasa y es que cuando te sales justamente de ese cuerpo, entras en el cuerpo del otro o en los zapatos del otro, hay una, una, una, una cosa que se funde, ¿no? O sea, como que a mí me resulta súper bonito esa identificación con los personajes porque, porque no necesitas, o sea, no tienes ni siquiera que tener lazos, historias comunes, o sea… Como que el poder que tiene el cine pa’ conectarte y para sacarte de tus zapatos y meterte en los del otro, ¿no? O en los de otra cultura que es completamente diferente a la tuya. Te regalan no solamente ese viaje de, ese viaje que haces, ¿no? Como, como alma, sino que te regala la capacidad también de conectar y de saber que al fin y al cabo, o sea, es como si fuéramos un gran uno, ¿no? Un gran uno que tiene problemas, tristezas, que tiene sueños, que tiene pesadillas, ¿no? Que tiene, que tiene culpas, que tiene un pasado del que no quiere hablar, o sea, eh, ese, ese, esa sensación de ver tu cine y de conectarme con eso y de sentir que, o sea, que estás hablando de algo tuyo, pero que también estás hablando de algo mío, ¿no? Que estás hablando de una historia que a mí también me toca… Con la que me puedo conectar porque siento que no solamente que la historia de nuestros pueblos, sino que la historia de nosotros como seres humanos, ¿no? De nuestro transitar, además por esta, por este lugar del mundo que nos, que tenemos el gusto de vivir, que, ¿no? Por esta Latinoamérica tan conflictuada y tan también tan llena de historias.

 

  • Fragmento de película

FRAGMENTO DE LA LLORONA

Se oyen hojas de papel.

-La guerrilla salió huyendo cuando se enteró que el ejército se estaba acercando.

-Yo no me di ni cuenta. Cuando vi el fuego agarré a mis hijos y salí corriendo

Diálogo en maya

-La violencia llegó de repente

  • VOZ MUBI: 


Acabamos de escuchar un fragmento de La Llorona, de Jayro Bustamante

  • Comienza la conversación
  • INSERT MÚSICA 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Hay una cosa que a mí siempre me, que a mí me fascinaría poder vivir y es el poder vivir cómo el público vive las películas, ¿no? Porque cuando uno está escribiendo una película uno sabe que está limitado en tiempo, uno sabe que está limitado también en valores de producción, que hay cosas que no podés contar, entonces les tenés que dar la vuelta y sabés que hay lagunas que dejaste en la historia y que cada uno con su propia vida las va a llenar. Entonces, cuando cada persona ve una película, realmente se están formando películas nuevas en cada uno de los espectadores porque cada espectador está poniendo su vivencia para llenar esas lagunas que nosotros dejamos. Y esas películas me parecen fascinantes, esas que ya están transformadas por la mente de cada espectador y… 

 

CRISTINA GALLEGO:

Y eso es increíble (se ríe)

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Eso es incre… Y luego yo solo lo puedo hacer con, conmigo, pero, pero me gustaría como entender cómo mi vecino en la sala de cine está llenando él su película, ¿no? Es como eso se vuelve así “¡puaj!”, un universo que me encantaría vivir. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Sí, y cuando las pelis viajan así como a continentes, ¿no? A otros continentes y son recibidas por otras culturas… A mí, a mí con Pájaros, no me acuerdo, creo que fue ¿en Turquía sería? Me acuerdo una proyección y hablábamos luego como en el encuentro con el público y me decían las personas del público y las señoras del público, es decir, hablaban mucho y hablan no, no solo las señoras, sino que hablaban de las mujeres de su familia, ¿no? Y de cómo se sentían, sentían, se sentían que esta familia pudiera retratar una familia, una familia con una matrona o con una de estas mujeres árabes, ¿no? Que determinan y que definen todo y que tienen también como sus premoniciones y sus cosas y son las que organizan, o sea, digamos que son el poder detrás de, de, de los movimientos de las familias. Y hablaban, o sea, como de la forma en la que se apropiaban de esta película, que era una película tan local y tan metida en una, en una comunidad muy particular que era la comunidad wayúu y hablaba de sus relaciones y de sus, de, de, de sus, digamos que de su relación con la vida y con los sueños y de sus particularidades. Sentir cómo esas particularidades conectaban profundamente a gente de otra cultura… A mí, yo decía “Esto es una cosa tan bonita que tiene el cine”, o sea, como que no importa si tienes tal vestido, no importa si hablas tal lengua, no importa si eres blanco, si eres negro, si eres moro, si eres cristiano o si eres lo que quieras, pero te conecta con, culturalmente te conecta con alguien que es muy diferente y que se siente igual de identificado, eso es una cosa que me parece súper bonita de esto.

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Esa, esa magia a mí… Yo creo que el lugar en donde más fuerte lo he vivido, lo mismo que estás describiendo, fue en India, en Calcuta. Aparte con esta cultura cinéfila que tienen, el festival se hacía en un estadio de fútbol (Cristina se ríe) y el estadio de fútbol estaba lleno de gente que iba a ver películas. Y claro está, no apagan el teléfono, comen y tienen, tienen una…. Pero es toda esta gente que yo sólo he visto moverse con esa euforia para, para el fútbol y para y para los ritos evangelistas, estaban haciendo lo mismo, pero con películas y con historias de todo el mundo y se estaban identificando con un genocida maya y estaban sufriendo por eso. Desde, desde cuando empezás a pensar en esta sociedad que está estructurada de una manera tan diferente a la mía, en donde hay castas, en donde pueden entenderme… y pueden sentirme, digamos, como, como cultura y aparte son miles gritando: “¡Ah!” (se ríe)

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Eso es increíble, tiene que ser tremenda experiencia

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Entonces esta emoción es como muy, muy loca, ¿no? Es como “¿de verdad?” Creo que ha sido de las pocas veces que lloro en una proyección de mis películas por la emoción que me provocaba el público, así de “¡Esto está pasando!” 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Wow, que cosa tan increíble. Sí, la verdad es que esos, esos encuentros con los, con los, con el público, el encuentro de las películas con el público es una, es una parte tan bonita del proceso. O sea, a mí me parece que las películas, o sea, uno puede terminarla en el Final Cut y, y todo el proceso de postproducción y cuando la estrena, pero me parece que el proceso que arranca la película una vez se termina, ¿no? Es, es tan bonito y es tan parte de la película, o sea, como que en ese, en esa forma, en ese completar la película, o sea, yo siento que la película se completa en la cabeza del espectador, ¿no? Ese es el, ese es el, el cierre, pero además ese encuentro yo siento que le da a uno muchas, o sea, como muchas reflexiones. Sí puede ser agotador o lo que sea, pero es como, como que te da unas reflexiones también en las que no, de pronto no te has parado a pensar lo suficiente en el proceso de hacerlas, ¿no? Y como que decantas otras cosas que sucedieron que realmente no has puesto en palabras, ¿no? No has decantado de alguna manera y que, que muchas veces son como el inicio o sea, como el cierre, como un gran cierre que te ayuda también como a empujar tu siguiente proyecto, ¿no? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Claro

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Como, como unas reflexiones que te genera… O sea, como que siento que el crecimiento no solamente se da en el proceso de hacerlo, sino en el proceso de encontrar, de encontrarse con el público y de encontrar, de reflexionar un poco sobre lo que hiciste, ¿no?

 

  • Sonido de que se acaba el primer rollo/carrete como en proyecciones análogas o sonido/s que considere Javier
  • Arranca música de ENCUENTROS (está presente durante todo el intermedio)
  • INTERMEDIO 
  • Voz MUBI (ELVIS):

INTERMEDIO

  • Espacio de promo MUBI
  • Voz MUBI (ELVIS):

MUBI, la plataforma de cine en línea que presenta una selección con curaduría. 

Películas increíbles, interesantes y hermosas de todo el mundo. Obras maestras del cine, retrospectivas de directores, programas especiales, estrenos exclusivos y selecciones de los principales festivales de cine del mundo. 

Siempre hay algo nuevo por descubrir. 

Para ver lo mejor del cine en streaming visita mubi punto com / encuentros y prueba MUBI gratis durante 30 días. 

Esto es M-U-B-I punto com / encuentros para obtener 30 días del mejor cine gratis.

  • PEQUEÑA PAUSA
  • Charla sobre películas favoritas
  • Voz (ELVIS):

En este espacio, Jayro Bustamante y Cristina Gallego hablan de algunas de sus películas favoritas.

 

CRISTINA GALLEGO:

 

A mí eso me cuesta tanto…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

A mí también, qué difícil escogerlas. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

A mí me cuesta tanto, porque es que hay muchas películas que… A mí eso me cuesta siempre muchísimo. Esas preguntas, o como sus top de películas preferidas… (Se ríen)

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí, a mí también es una cosa… Lo que sí es que sí hubo un momento para mí muy particular… Digamos que yo me fui a estudiar a Francia porque en Guatemala no habían escuelas de, de Cine y, y sin darme cuenta ya estábamos haciendo producción con mi madre, porque cuando yo salí del bachillerato ella me dijo: “Bueno, tenés que estudiar algo más mientras yo ahorro para poder ayudarte en este proyecto”. Y entonces yo me metí a trabajar para ahorrar con ella y al mismo tiempo estudiaba y estudié Comunicación Social y creo que eso me abrió también muchísimo la dirección hacia la que quería ir. Y cuando llegué a Francia, lo que más me preocupaba en, ya en la universidad estudiando, era entender cuál iba a ser mi lenguaje y mi línea y yo creo que en este período en el que yo estudié en Francia, el cine francés había sufrido mucho de la Nouvelle Vague, como que las nuevas generaciones no le estaban poniendo atención al, al guión y yo me decía: “Pero es que los que hicieron la Nouvelle vague eran unos grandes másters de guión, que ellos hayan podido cambiar las reglas era porque las conocían”. Entonces, con esa necesidad del, del guión como tal, me fui a estudiar a Italia y en Italia me cayó el neorrealismo italiano, así como “¡Paff!” Me sacudió la cabeza. Y yo creo que este movimiento cinematográfico a mí me logró hacer que encontrara mi camino, fue: “Claro, esto somos nosotros ahora, esto es Latinoamérica, viven así, viven en ese caos, viven con esa recursividad, con esa magia, con esa chispa”. Lamentablemente, pero de alguna manera, eso también es muy, muy lindo en la humanidad, es como cuando tú empiezas a admirar al chispudo y no al que lo hace bien, ¿no? Empiezas a admirar al, al, al que se las logra, casi que al bandido (Cristina se ríe) y no al que, no al que está haciendo las cosas en regla. Entonces me parecía muy cercano a mí y fue como el, fue el gran primer movimiento que me, que me sacudió y que me ayudó a encontrar mi camino.

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Sí, a mí… Hablas de eso y yo pensaba: “Bueno, es que… tantas películas importantes”. Bueno, no sé, como que las conexiones de unas con otras ya las, irá uno viendo en la medida en lo que analiza, pero, pero creo que una película también como importante, fundamental, no solamente para mí, sino para para mi generación aquí y que está conectada también con ese neorrealismo, pues en Colombia fue Rodrigo D, ¿no? Como que era la primera película que uno veía que hablaba, o sea, no solamente que le hacía un homenaje directo, ¿no? A, a, a, a una película que uno no sabía en ese momento que hacía parte del neorrealismo italiano, que era Umberto D. Eh, le hacía, o sea, como ese, ese homenaje directo, pero que hablaba… O sea, uno no lo sabía en ese momento, pero para mí fue importante porque hablaba, eh… Yo vivía en Bogotá, pero tenía una relación muy estrecha con Medellín por mi familia y por mis vacaciones y como que era una sociedad que conocía de alguna manera y ver esa película… Yo la vi cuando tenía 12 años, la vi cuando tenía 12 años y era como empezar a ver la, la potencia que tiene el cine y luego yo siento que las películas que a mí me han conectado de alguna manera, eh, pues tienen que ver, o sea, como las películas que han sido más importantes para mí, han tenido que ver no solamente con, con ese cine que hace un reflejo o una propuesta o que reinterpreta la vida de alguna manera, pero siempre ha estado vinculado con eso, o sea, con sociedad, con política, con cuestionamientos, o sea, no sé. A mí el cine cubano, por ejemplo, o sea, ver a Tomás Gutiérrez Alea, descubrir a Tomás Gutiérrez Alea, fue una cosa increíble y que todavía sigue siendo… O sea, como que sigo recurriendo a él. Pero cuando pienso, por ejemplo, en mi infancia y en las primeras películas que vi que me tocaron, me acuerdo de ver The Wall, ¿no? Y de verla y repetirla tantas veces a eso, a los 12, a los 14 años y luego, y luego, o sea, como que siento que a medida que avanza la vida, como que todo toma más sentido, ¿no? Como que toma más sentido porque retoma uno su historia, porque, porque esta parte tan importante, ¿no? Como, como ver de dónde, de dónde viene y esos y esas y esas pequeñas semillas creo que ya venían desde que, desde cuando era pues casi niña, ¿no? 12, 13 años, ¿no? Adolescente. Que, que yo no tenía ni idea, ni que quería estudiar Cine, ni que, ni siquiera yo cuando entré a estudiar Cine en la Nacional tenía como un bagaje de historia cinematográfica ni nada de eso, pero sí, sí había como unas conexiones fuertes con, pues con cine que me tocaba. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y luego también existen… Porque es que mencionar una película es, tres películas, es muy difícil, como lo dijiste tú, pero luego existen esas películas que son como la música pop. Y yo me acuerdo que a mí me pasó algo muy, muy loco cuando vi Terminator

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Ajá…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Muy loco, así de decir “¿por qué esta película está tan bien contada?” Y me la veía mucho tratando de analizarla porque es un concepto muy simple y está muy bien hecho, digamos, es como en términos de escritura, ¿no? Y a partir de ahí empecé a tener mi lista de películas…

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Tu secreta–(Se ríe) Tu lista secreta…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y a hacer mucho análisis de guión sobre ellas. Entonces esto… Y te lo digo reciente, lo sigo haciendo, digamos, cuando salió Madagascar, yo Madagascar la agarre, la bajé y la puse en esas tablas de cómo escribir un guión. Minuto tal, ta, ta, ta, ta, ta, ta y me sorprendía de placer de ver que funciona. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Es que hacer esos análisis, yo creo que, a lo bien, yo no, porque no soy tan juiciosa, me como el tiempo en otras cosas, pero yo eso es lo que más extraño de la universidad, o sea, esos análisis, o sea, como de obras, de las obras, ¿no? De bajarlas y de ver cómo funciona la arquitectura, es una cosa que extraño muchísimo y que… me parece delicioso de hacer. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí, a mí… Yo también me he visto como forzado a hacerlo en la formación con los actores, como enseñarles a bajar las películas para que ellos puedan bajar el propio guión y hacer su, su, pues su arco, ¿no? Y, y entonces es un trabajo que me disfruto muchísimo, muchísimo y les pongo Madagascar a los pobres… (Se ríen)

 

  • Fin del INTERMEDIO
  • Arranque sonido de prendido de “proyector”
  • Voz MUBI (ELVIS)


Segunda parte

  • “Beep” como de arranque de roll
  • Música (se queda de fondo para el arranque de la conversación, desaparece en fade out)

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Yo no sé en Guatemala, por ejemplo, creo que veía en una de tus entrevistas, no sé si era tuya o hablando con alguien… Bueno, no se producen tantas películas anualmente, ¿se están produciendo tres o cuatro? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Exacto, tres o cuatro. Por ahí tenemos años de buena cosecha, donde hay seis y todas las películas, digamos, fuera de los service de producción, todas las películas se hacen un poco desde el, desde como empezamos nosotros, ¿no? Los directores auto-produciéndose, poniendo sus casas, las casas, el dinero de su madre, de su padre, de su tío, de su amigo de, de quien haya creído en ese momento en la idea. Y el sistema no se ha, no ha cambiado, es muy complejo. Hay ciertas otras productoras que sí lo hacen en coproducciones y sí están encontrando, pero es muy difícil hacer una coproducción cuando yo como país no te propongo un fondo. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Lo único que te propongo es estar ahí contigo y trabajar, pero no, no, ni siquiera tengo un fondo mínimo y siempre como un fondo raro en Guatemala, en el que el Ministerio de Cultura tiene por ahí una plata para ayudarte, pero ni siquiera puedes contar con él. Yo estaba haciendo una película sobre el primer medallista olímpico de Guatemala, Erick Barrondo, que se ganó una medalla de plata en marcha y tiene una historia fascinante. Creo que su medalla al país le costó 5000 dólares porque él se formó solo, ¿no? Yo un día leí una noticia una mañana en el periódico en el que el ministro de Cultura decía que nos iba a dar una plata, que no era mucho, pero era como 50 mil dólares para hacer esta película, eh. Empezamos a recibir ataques en redes sociales, entonces dijimos “Bueno, esto es cierto porque ya la gente está reaccionando”. Entonces, siempre como lo mismo, ¿no? “¿Por qué le están dando dinero a estos que hacen cine, si hay tantos niños muriéndose de hambre?” Fuimos al Ministerio a recoger el dinero para empezar la producción y el dinero ya no está. Entonces, son estos sistemas corruptos en los que usaron mi nombre, el nombre de Erick Barrondo para sacar una plata y esa plata nunca llegó al proyecto en sí y lo único que nosotros ganamos fueron insultos. Entonces es muy difícil cuando el Estado no tiene ganas de que, de que las historias se cuenten y pegado a eso…

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Cuando el Esta–Cuando el Estado, cuando el Estado y cuando la sociedad tampoco, porque, o sea, tus películas hablan de esa, de ese rechazo de querer escuchar y de querer entenderse como seres humanos. O sea, yo los, yo la veía… Ayer le preguntaba a una amiga historiadora, antropóloga guatemalteca y yo le decía “Oye, este, este moralismo”, por ejemplo, hablando de Temblores. Claro, o sea, yo siento que nosotros estamos en un país súper moralista como, ¿no? El país del Sagrado Corazón y como de una cantidad de cosas, pero, pero esta sociedad tan, tan conservadora, tan de ultraderecha, a mí me remitía a los años 80, ¿no? Yo decía: “Me siento viendo algo de los años 80”. Pero quiero, creo que, que ese rechazo justamente a eso, a ver los temas, a ver el mundo cómo va evolucionando, a verse al espejo. Es una cosa súper fuerte todavía, digamos que en Guatemala y claro, te genera rechazo a tu cine, que es un espejo de esas cosas que pues, de lo social. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí, aparte es una sociedad… Hay una franja, digamos, en Centroamérica que hay como todo… Yo entiendo también que para México es, hay una sensación de que no se avanza con los derechos humanos, que no se avanza en términos progresistas, pero están re-avanzados si lo comparas. Y luego una vez que se termina Panamá y empieza Colombia, también conozco esta sensación colombiana de “No vamos tan fuerte”, pero para nosotros están re-avanzados y esa brecha es Centroamericana. Estamos en un, estamos así como en un agujero negro que nos involuciona todo el tiempo. El, el, el Día Internacional de la Mujer, hace dos días, en Guatemala pasaron la Ley Pro Vida y Pro Familia, en la que penalizan de 6 a 26 años a las mujeres que sufran un aborto. Si el aborto es natural, digámoslo, para llamarlo de alguna manera, o espontáneo, tres médicos tienen que aprobar la no culpabilidad de la madre. Si quedas embarazada hoy en día en Guatemala, tienes 50% de chances de ser madre y 50% de ser criminal, así. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

No. O sea…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Terrible. La misma ley prohibió la educación sexual en las escuelas públicas o privadas, prohibió hablar públicamente de diversidad sexual y tener cualquier ejemplo de lo que pudiese “invitar” a, a, a lo que no es moral, o sea, todo lo que no es heteronormativo y, y despenalizó los crímenes de no tolerancia ante las comunidades LGTB, menos el homicidio, o sea, puedes torturar a alguien y con que no se muera no está haciendo, no estás haciendo nada malo, según la ley guatemalteca. Es una… 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro, uno entra en un, en un hueco como, o sea, es como si te estuvieras devolviendo años. Bueno, justamente hablando, hablando de eso, mi amiga me contaba sobre, sobre este tema y claro, aquí, justamente ahora, ahora se despenaliza en ciertas, digamos, circunstancias, se despenaliza porque estaba penalizado también; se había despenalizado, pero, pero no sé como es bien la historia, o sea, se había… Mejor dicho, no se podía llevar a cabo, no se podían llevar a cabo ni siquiera en las tres excepciones que había, que había dejado la ley. Ahora finalmente se despenalizó de eso, pero yo decía “Esto finalmente es un péndulo”, porque claro, uno ve años de lucha por la despenalización, se abre la despenalización y enseguida la sociedad dice “¿Cómo es posible que estén aprobando o aceptando el asesinato de niños?” Y claro, son, son unas discusiones internas muy fuertes porque, porque hay agendas, ¿no? Hay agendas políticas, o sea, hay agendas, o sea, las agendas de nuestros, de nuestros Estados que tienen que los partidos de religiosos no solamente manejan, han manejado la educación, la economía, sino que manejan la política y ahora claramente son partidos de política los movimientos cristianos, ¿no? Como toda esta, esto, que ha estado pasando pues no solamente en Guatemala, en Colombia y que, o sea, Brasil es como un poco bandera de esa forma en la que se permea toda la religión con el Estado, en la que uno siente que se está devolviendo a la Edad Media, ¿no?

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y en ese término yo… Digamos que yo creo que también en nuestro cine tiene algo muy, como un lenguaje hermano en el, en el cuestionamiento de “el malo”, nuestros malos no son malos absolutos y no es porque nosotros no querramos condenar esos actos, es porque de alguna manera estamos en el cuestionamiento, en el “¿Por qué se volvieron eso?” ¿No? O sea, a mí por eso me gusta tanto Pájaros de verano, porque es cómo se llega a ser eso. ¿Cómo llegas hasta ahí? ¿Cuáles son los factores? ¿Cuáles son…? ¿Cómo, cómo la vida te cambia? ¿No? 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Normalmente, es muy difícil contar una historia tan larga, ¿no? Como la tendencia es ir y contar un momento de la vida y a mí Pájaros de verano me lleva y me la veo entera porque, porque me está, de alguna manera, me está diciendo “Claro, eh, les tocó, les tocó y así fue como reaccionaron ante ese cambio que se les vino encima, esa fue la reacción de estos, de los personajes que estoy viendo”. Y como público, necesitas justificar por qué estás queriendo a un personaje inquerible, ¿no? Es como “¿Por qué estás teniendo empatía por él?”

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro, pero es que yo creo que ese es el, el fondo profundo de… O pues, o lo que creo que a mí me ha regalado el cine entender, entender el alma humana y a medida de que avanzas y bueno, por las corrientes por las que uno vaya navegando, para mí es como cada vez más importante trabajar en ese… O sea, como que siento que los personajes adquieren dimensiones y te puedes conectar con ellos y te puedes conectar con los conflictos en la medida en la que no juzgas a tus personajes y ese no juzgar es muy fuerte porque uno siempre, claro tiene, tiende a ver, ¿no? Como la historia de protagonistas y antagonistas, ¿no? Es la historia de buenos y malos, nuestras vidas, nuestros países están atravesados por unos conflictos tremendos, ¿no? No por… No solo el colonialismo, la, la, la penetración norteamericana en nuestras, nuestras vidas, en nuestras economías, en nuestras formas de pensamiento. Tenemos las fuerzas también originales, indígenas, ya sean indígenas o ya sean criollas, pero digamos de la gente que se siente más de, del territorio, ¿no? Todas las entradas de, la entrada de, digamos, toda esta inversión extranjera versus la precariedad de nuestros países, tenemos unas fuerzas que se contraponen muy fuertemente. Pero cuando uno llega al ser humano y el ser humano que está permeado por las dos cosas, ¿no? O sea, yo siento que nosotros vivimos así como en esas, en esas tragedias y que a mí me recuerdan todo el tiempo al mundo de los personajes y de, a Shakespeare, ¿no? O sea, como que finalmente los grandes daños, crímenes de Estado son traiciones familiares, ¿no? (Se ríe) Son rollos personales y como que en la medida en la que no pueda entrar y trabajar y retratar lo mejor posible esos personajes sin juzgarlos, ¿no? La forma en la que uno tiene tan bien como de entender las partes, ¿no? O sea, ¿por qué, por qué alguien se llena de codicia? ¿Por qué alguien se llena de envidia? ¿No? Y, ¿por qué eso que, digamos, a qué lo, a qué lo manda, qué lo desata, qué desata sus acciones? Y creo que ahí está, o sea, como que esos personajes que uno ve deliciosos en el cine, que muchas veces son, eh, como así entrecomillados como “malos”,  pues es delicioso ver, ver sus matices porque uno se conecta con ellos, ¿no? Y uno ve, digamos que logra poder entender algo de este despelote que es el alma humana a través de… Pues a mí me resulta eso increíble a través del cine. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí, y también creo que es, mmm… Quizás a veces no es necesario no juzgar a los personajes, pero siempre es necesario justificarlos, ¿no? A veces creo que, que sí hay un momento en el que no puedes no juzgarlos porque, porque están doliendo mucho. Sobre todo cuando estás hablando de personajes que han ocasionado historias que se, que se pueden entretejer con la realidad, ¿no? Entonces hay… El dolor es muy fuerte, ¿no? Es como… Pero, pero justificarlos siempre y, y luego también un poco ese placer que tú y yo tenemos viendo a los personajes y entendiéndolos… Yo, yo me pregunto cómo ese placer se vuelve doloroso para otras personas, ¿no? Porque nosotros en Guatemala, los que estamos haciendo cine, somos pioneros en todo y, y he visto mucho cómo el público no quiere verse, no quiere, le duele mucho verse. Tienen muchos anticuerpos hacia nuestras películas con sociedades que están acostumbradas a… Mi generación, por ejemplo, está acostumbrada a compararse y a, y a tratar de entenderse a través de newyorkeses porque veían Friends. Y es muy loco y uno lo logra porque la ficción tiene esa magia, ¿no? Que aunque seamos, aunque estemos viendo una historia sueca en el Amazonas, podemos, podemos extrapolarnos pero, pero ¿y por qué nuestras historias causan dolor y por qué la gente ya no quiere que sigamos hablando de esas historias?

  • Fragmento de película

FRAGMENTO DE PÁJAROS DE VERANO

-César, ¿los gringos esos cuándo se van? 

-No sé

Se oye la radio en la tienda. 

-Nosotros podemos conseguirles la marihuana que ellos están buscando, Moncho

-¿Ah, sí? ¿Y dónde la tienes escondida? ¿Debajo de la falda esa que usas? (Se ríe)

-Preséntamelos, César

Se oye la radio en la tienda.

-Qué tal, Peter. 

-Hola

-Encontré lo que estabas buscando…

-Bien

  • VOZ MUBI: 


Acabamos de escuchar un fragmento de Pájaros de verano, de Cristina Gallego y Ciro Guerra

  • Continúa la conversación

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Cuando la gente ve Pájaros de verano y cuando ve también El abrazo, pero cuando ve Pájaros que refleja, que cuenta una historia de un tema que es tan doloroso para nosotros que es el narcotráfico, pero lo ve contado de una manera en la que se sienten, o sea, digamos que cuando, cuando pensábamos en, en de dónde partía, digamos que partía de, de, de estas digamos que ideas previas y también de una realidad que nos permeó a nosotros como sociedad, o sea, a nosotros en los años 80 vimos muchos ascensos y caídas de familias, muchas familias, o sea, cuando todavía ni siquiera era pensado como que fuera un delito o no teníamos ese mote del narcotráfico tan fuerte. Hubo muchas familias que se metieron en ese negocio que… Y entonces y que todavía hoy hacen parte, digamos, de la base social y de la base política de, de nuestro país, ¿no? Entonces claro, teníamos como que esos retos de ese tabú del que no se hablaba, ¿no? Y del que no se quería hablar porque no queremos hablar más de narcotráfico, pero luego la película, o sea, como que lo tocaba de una manera en la que la que, la que la gente pues no se sentía juzgada tampoco, ¿no? Y cuando la película me acuerdo, cuando pasó en La Guajira una cantidad de gente que no va a cine, o sea wayúus que vieron pasar toda esa historia iba masivamente y en Valledupar, que fue una de una, un bastión, pues, de la bonanza marimbera, la gente iba a verla y salía, salía del cine y decía “¿esto será la historia de tal familia o de tal otra? 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

(Se ríen) Es buenísimo.

 

CRISTINA GALLEGO:

 

¿No? Y como que decían “oye, pucha, ¿esto finalmente es ficción o el documental o que es lo que está pasando?” Pero, o sea, yo siento que pudimos contar esa historia de una manera en la que, en la que, o sea, en la que la sentíamos completamente, con la que sentíamos como ese, ese, ese, ese destino trágico en el que estaban los personajes claramente buscando, o sea, como justificando los antecedentes de los personajes una reacción muy particular que tengo que contarla porque estamos hablando también como de todo este tema americano y es que, claro, esa película toma, toca el tema de los cuerpos de paz, ¿no? Entonces pues los cuerpos de paz que venían, ¿no? A evangelizar contra el comunismo, bajo, bajo la enseñanza, digamos, el mote de la enseñanza de la lengua era como una enseñanza anticomunista, pero que fueron también como los primeros que estuvieron vinculados en el negocio de, pues aquí se producía, pero allá era otro mercado y había que–y se, se exportaba, ¿no? Entonces empezaron a tenderse esos lazos. Sí fueron los primeros que saltaron. Me acuerdo de un, de un debate con una persona, de un cuerpo de paz desde la primera, desde la primera proyección en Estados Unidos empezó a haber reacción, ¿no? “¿Cómo están hablando ustedes así de los gringos? Esto es una misión, era una misión diplomática, es una misión en la que el objetivo era uno, pero ustedes lo están vinculado con el narcotráfico”. Bueno, me acuerdo en un, en una proyección, después de dos años de, en Pájaros de verano, en la que un cuerpo, un cuerpo de paz, se levantó a decir que era increíble que nosotros estuviéramos hablando de los americanos de esa manera y de algo que era como el orgullo de la nación, ¿no? De estas personas que iban a, a esos territorios tan indómitos a enseñar la lengua y a protegerlos del comunismo y bueno, y digamos que hablaba como que se sentía de alguna manera encasillado, ¿no? O sea, lo que él decía era “Si algunos hicieron eso, ¿por qué ahora nos juzgan a todos?” Entonces…Y yo le dije “Si algunos en mi país, algunos estuvieron vinculados con el narcotráfico, algunas capos, algunas personas están vinculadas dentro del negocio, yo también estoy cansada como colombiana de que cada vez que salgo del país cada vez que me encuentro en una frontera, la gente piense que 40 o 45 millones de colombianos somos narcotraficantes. Entonces, o sea, como que esa, esa misma estandarización que usted está sintiendo acá, que tiene esta película con los cuerpos de paz y que permea todo el mundo, es lo que nosotros hemos sentido como colombianos cuando se cuenta nuestra, nuestra historia y cuando se nos mete dentro de un mote, ¿no? En el que no cabemos todos, o sea, cuando se nos se nos etiqueta de alguna manera”… 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Y se les castra de todas las otras cosas. O sea… 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Todo lo otro, el talento, todo… Se te fue porque ya la droga es tu estampilla.

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Claro, ya estos son los villanos, ¿me entiendes? Estos son los enemigos de turno, entonces pues eso es una cosa, digamos, que muy fuerte pero también que tiene mucho poder en el cine, ¿no? Y como que uno dice “Claro, nuestros…” Lo que tú decías ahora como que en Guatemala ahora estos les dan dinero para hacer cine y para que se diviertan haciendo cine con todos los problemas que hay y es como es… Pareciera que a veces las sociedades no se dieran cuenta de lo importante que es que nosotros contemos nuestra historia, que alguien de es… O sea, que nosotros no solamente seamos consumidores de todo lo que se hace afuera, sino que contemos nuestra historia, ¿no? Y que la procesemos, que le demos voz, que le demos palabra, que le demos imagen, ¿no? O sea, tener a estas pieles, a los actores, o sea, las razas, ¿no? Viéndose en una pantalla gigante. 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Es muy difícil, eh, porque se toma tanto tiempo mental y tanta energía, eh, pero sí es un gran placer…

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Pues nada, ¿qué hacemos? ¿Cerramos aquí nuestra conversación? (Se ríe) Pero deberíamos hacerlo como de una manera más orgánica, ¿retomamos? (Se ríe) Retomamos en…

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

No, creo que ellos lo van a hacer que parezca orgánico, pero me parece muy… ¡Gracias por esta conversación! Me la pasé muy bien, me hizo falta un tinto, me hizo falta un vinito, eh, pero… 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

(Se ríe) Nos desquitamos pronto, querido.

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Sí. Y me, y me parece muy gracioso, muy raro no poderte decir adiós con un abrazo, pero estos son nuestros nuevos presentes. 

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Estos son nuestros nuevos presentes y nuestros nuevos encuentros, además, que ya nos daremos el abrazo en persona y si estuvo muy linda, yo tenía mucho susto de, de qué vamos a, ¿qué vamos a hacer dos horas ahí? (Se ríe) 

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Pero bueno, hemos pasado más horas hablando y ves que no nos pasamos a nada personal, cosa rara. Lo logramos (Se ríe)

 

CRISTINA GALLEGO:

 

Estuvo perfecto, sí. Yo, yo tenía eso ahí como, como en línea, ¿no? Además porque todas las películas que se atraviesan con, con las vidas y con esas cosas que uno ande haciendo profundamente. (Se ríe)

 

JAYRO BUSTAMANTE:

 

Exacto…

 

  • Sonido de que se acaba el segundo rollo/carrete como en proyecciones análogas
  • ID DE CIERRE (CON MÚSICA DE CRÉDITOS)
  • Voz MUBI (ELVIS):

ENCUENTROS, un podcast de MUBI en español. La plataforma de cine seleccionado a mano.

  • ID sonoro – Presentación del pódcast.

Cada día, una nueva película. En cada episodio, una nueva conversación.

Escucha otros episodios de nuestra segunda de: ENCUENTROS de MUBI podcast con Paz Encina, Kiro Russo, Dolores Fonzi, Antonia Zegers, Julieta Venegas, Eugenio Caballero, Martín Rejtman, Pablo Stoll, Ana Katz y Santiago Motorizado

  • CRÉDITOS
  • (Voz Elvis):

Esto fue ENCUENTROS de MUBI podcast, con la participación de Cristina Gallego y Jayro Bustamante

Idea: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea y Ricardo Giraldo

Producción y supervisión: Ricardo Giraldo

Productores ejecutivos: Efe Cakarel, Sandra Gómez, Jon Barrenechea, Diego Luna, Gael García Bernal y Paula Amor 

Sonido: Javier Umpiérrez

Música original: Andrés Solís

Investigación, guion y transcripciones: Andrés Suárez

Coordinador de producción, guion y transcripciones: Fernando Peña

Grabación de Jayro Bustamante en Guadalajara: por Niel Damy en No Más Mellow Producciones

Grabación de Cristina Gallego en Bogotá: por Camilo Martínez

Voz: Elvira Liceaga

Gracias a Andrés Carvajal

La Corriente Del Golfo Podcast y MUBI todos los derechos reservados 2022